Cartas de los lectores 15 Mayo 2012 - 11:00 pm

Matoneo

Cartas de los lectores

Se viven a diario en las instituciones educativas del país las riñas verbales entre alumnos y alumnas.

Por: Cartas de los lectores
insertar

La semana pasada, en donde trabajo, un alumno de gran estatura y masa corporal comenzó a molestar a otro de menor estatura, delgado y de color moreno, diciéndole varias veces que él se parecía a Demo, el burrito que el exalcalde de Turbaco le tenía al presidente Obama para obsequiárselo.

Claro, a nadie le gusta esto, llámese broma, pereque o mamadera de gallo. El ofendido no aguantaba más y en vista de su debilidad al enfrentarse, salió llorando a buscar a su hermano mayor, que está en grado diez, y éste le pegó una cachetada al alumno que molestaba al hermano, y se formó la grande: hubo amenazas verbales como: “una cachetada equivale a la muerte”.

Este caso y muchos los vivimos en los colegios, el llamado ‘matoneo escolar’, que no es más que, acoso escolar.

El matoneo es el nombre con que se ha hecho popular el maltrato escolar, que entre otras, es una enfermedad social propia de la posmodernidad. Y vuelve a ser titular en los principales medios, por la reciente muerte de un niño en el municipio de Itagüí, producto de las secuelas de una golpiza propinada por compañeros del colegio.

Hasta hace cuatro o cinco años, la intimidación entre compañeros era considerada una transgresión casi infantil, cuyos efectos más graves eran el enrarecimiento del clima escolar. Hoy los casos se han multiplicado.

Una circunstancia especialmente grave de este problema es que tiene origen y sustento en los prejuicios discriminatorios, es una agresión contra quienes son considerados ‘diferentes’, al compararlos con unas pautas intolerables e inflexibles de algunos desadaptados.

Este tipo de violencia se constituye en un problema formal de convivencia en el interior y exterior de los salones de clase, y sus consecuencias en los afectados pueden ocasionar problemas mentales y emocionales, como trastornos depresivos, fobia a ir al colegio, como sucedió en un colegio de prestigio de Cartagena, donde un alumno no quiso ir más, porque lo amenazaban por ser excelente estudiante, los amigos lo aislaron socialmente e, incluso, ideas o actos de suicidio y venganza de muerte.

Necesitamos que toda la comunidad educativa nos ayude a entender que este fenómeno debe ser conocido y abordado en una primera instancia por todos para buscar formación y conciliación entre los estudiantes.

Anuar Cortázar Cáez. Magangué.

Envíe sus cartas a [email protected].

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

GONQUIVAN

Mie, 05/16/2012 - 13:36
Desde esta breña manizaleña reconocemos que nuestro país está lleno de contrastes. Cuando menos se piensa aparece el fantasma del terror urbano, como el atentado contra nuestro compatriota Fernando Londoño Hoyos, personaje controvertido, pero agudo y profundo, claro y sincero sobre los aconteceres de Colombia y acogió el pensamiento y la opinión, baluartes del Periodismo, como uno de sus estilos de vida. Y ha engrandecido el oficio desde el canal radial de la cadena Super como su ambon analitico. Estamos tristes por tan aberrante y odiosa actitud de los enemigos del bien. LA LIBERTAD DE PRENSA, ha sido lacerada, pero nó vencida. Nos preocupa si, la pasividad con olor a sometimiento y resignación casi consciente, de la gente, frente a estos episodios. Rechacemos todo esto por favor.
Opinión por:

suesse

Mie, 05/16/2012 - 13:02
No es el matoneo. O las peleas entre niños. El problema es que primero, se inicia con el empujón, la cachetada, se sigue con la amenaza verbal, creando y dándole bases a la sociedad del miedo, el temor, la agresividad que nuestros menores, así aprenden como parte de "la normalidad" cotidiana. Con el tiempo, y muchos aun antes de ser adutlos, ya han violado todo el código penal, y el del menor, ante la mirada "escandalizada" de familiares, amigos y vecinos que lloran compungidos ante la bomba que hirió a un personaje público y mató a sus dos escoltas, pero que pasa de largo y aconseja "no dejarse" a esos menores de hoy, indolentes ante la violencia cotidiana que crece, cual espiral. Mucha carencia de educación emocional, mental y cívica es lo que nos tiene como nos tiene,y desde la cuna.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio