Publicidad
Javier Moreno 12 Oct 2012 - 11:00 pm

Matones patentes

Javier Moreno

El sistema de patentes estadounidense fue diseñado para incentivar desde el Estado el desarrollo de nuevas tecnologías. Por un tiempo determinado, el inventor tenía respaldo gubernamental para decidir quién y en qué condiciones podía usar su producto.

Por: Javier Moreno
  • 29Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/matones-patentes-columna-380817
    http://tinyurl.com/9gb4pxk
  • 0
insertar

A medida que la categoría de lo patentable se extendió para acoger los nuevos tipos de inventos, el sistema perdió su rumbo. La estocada definitiva llegó durante los años noventa, cuando una serie de fallos judiciales abrieron la puerta para que los programas de computador fueran patentables.

Desde entonces, las patentes de software se han convertido en el arma de preferencia de compañías grandes para aniquilar a sus potenciales competidores, reprimiendo así el nacimiento de nuevas empresas (y por ende nuevos productos). Su poder radica en su vaguedad: las patentes describen en términos muy generales la función del programa, sin adentrarse en las particularidades técnicas de su implementación. Esto permite que se patenten ideas amplias estilo “una agenda para programar reuniones” para luego cobrar licencias (o entablar carísimos pleitos legales) cada vez que una empresa enemiga desarrolla un programa que (así sea lateralmente) cumpla ese propósito.

El extremo de abuso del sistema es tal que Google y Apple gastaron más en demandas y compras de patentes que en investigación y desarrollo de nuevos productos en 2011. Cuando las compañías líderes gastan más en abogados que en ingenieros y diseñadores quiere decir que algo está realmente mal. Con toda razón, cada vez son más quienes piden que el sistema de patentes sea reformado radicalmente o incluso descontinuado. El riesgo de que la industria entera se estanque sumida en juegos desgastantes de “yo lo soñé primero” es alto.

En Colombia, por fortuna, el sistema de patentes no admite programas de computador. Estos son protegidos usando el (más laxo y razonable) sistema de derechos de autor, como los libros. El problema, claro, es que si una compañía de software colombiana quiere comercializar sus productos fuera del país, muy probablemente deba someterse al matoneo monopolista que el sistema de patentes del norte todavía permite e incentiva.

http://finiterank.com/notas

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 10/13/2012 - 10:27
Ummm, otra columna mediocre. No estoy de acuerdo con que no se generen nuevos productos de software gracias al sistema de patentes, y si le parece tan bueno el sistema colombiano comparado con el gringo, entonces por qué Colombia tiene esos niveles tan ridículamente bajos de patentes en software. El problema real, es que la innovación es difícil, entonces se requiere más que dinero para llegar a productos que puedan funcionar en el mercado, los colombianos como buenos facilistas que son, no aprecian que la elaboración y comercialización exitosa de un producto toma su tiempo. A todo le salen con soluciones mágicas, como por ejemplo cambiar el sistema de patentes: Abracadabra. El camino de la innovación es cada vez más difícil y requiere de más tiempo, propiciarlo es lo único realista.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 10/13/2012 - 10:30
... y para eso se requieren más que leyes. Por eso es que este país está como está, porque es un país de abogados: cuál es la solución para salir de la pobreza "una ley". Cuál es la solución para acabar con la violencia "una ley".... Y pues ese es el sueño de la represión leyes que le digan a la gente que hacer....
Opinión por:

leftright

Sab, 10/13/2012 - 08:56
otro minicalumnista,
Opinión por:

Hoax

Sab, 10/13/2012 - 00:49
Lo que hacen Monsanto, Dupont y Syngenta con las semillas patentadas me parece lo peor de lo peor cuando hablamos de esto. El problema de las patentes de software o libros no me parece tan grave como el tema de la agricultura y la comida.
Opinión por:

jkgh

Sab, 10/13/2012 - 00:11
El sistema de patentes de Estados Unidos parece que fuera al reves, primero se obtiene la patente y luego si se defiende y argumenta en las demandas for infricción. Yo creo que el sistema debería ser de la siguiente forma: cuando alguien aplica para una patente, solo se puede otorgar si un grupo de expertos la valida primero: puede ser un proceso similar al de una corte, o puede ser como el proceso de arbitraje para aceptar artículos en conferencias y publicaciones cientificas.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio