Publicidad
Santiago Villa 3 Dic 2012 - 11:00 pm

"Este mercenario, este sicario, este paramilitar de Santiago Villa"

Santiago Villa

El documental "Rafael Correa: Retrato de un padre de la patria", que fue censurado el 23 de noviembre en Estados Unidos, logró salir al aire el viernes pasado, en medio de las amenazas y de la difamación del régimen de Rafael Correa.

Por: Santiago Villa
  • 37Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/mercenario-sicario-paramilitar-de-santiago-villa-columna-390505
    http://tinyurl.com/ccwaqwy
  • 0
insertar

“Este mercenario, este sicario, este paramilitar de Santiago Villa”, fueron los calificativos que usó para referirse a mí el parlamentario ecuatoriano Paco Velasco, que pertenece al partido del gobierno: Alianza País. Esto porque en el documental que dirigí, un ex guerrillero de las Farc afirma haberle entregado a Velasco 500 mil dólares para la campaña de Rafael Correa en el 2006.

(Audio de entrevista aquí: http://tinyurl.com/ckqftqt )

En el documental se contrastan las versiones, y Velasco, quien durante la entrevista conmigo fue amable (incluso ante las preguntas más difíciles), responde a todas las acusaciones.

Sin embargo, una vez salió el documental se acabó la amabilidad de Velasco. Anunció que me demandaría penalmente. Probablemente ganará el juicio y dentro de algunos meses pese sobre mí en el Ecuador una condena a 3 años de prisión y a pagarle a Paco Velasco 80 millones de dólares, como hizo Rafael Correa con Diario El Universo. Esto porque en el Ecuador no hay separación entre la rama ejecutiva y la rama judicial. La segunda es cliente de la primera. Al ser Velasco partidario de Correa, la pelea en los estrados judiciales sería de tigre contra burro amarrado.

En una carta que envió la semana pasada el embajador Raúl Vallejo a este diario, y en la que respondía a mi columna anterior, él decía que en el Ecuador el sistema judicial es autónomo. Eso es falso.

Si la justicia en el Ecuador es independiente, el embajador Vallejo debería aclarar por qué la sentencia contra Diario El Universo, Emilio Palacio y los hermanos Pérez provino del computador de Gutemberg Vera, el abogado de Rafael Correa. ¿Considera él que hay independencia de poderes cuando desde la presidencia se manipula el desenlace de los procesos judiciales?

La justicia en Ecuador es independiente del ejecutivo tan sólo en el papel de una constitución que, además, puede ser calificada de ilegítima. Quienes trabajaron en su redacción han denunciado que el gobierno de Rafael Correa modificó el texto acordado por la Asamblea Constituyente.

Una de las personas que hizo público este escándalo fue Martha Roldós, hija de Jaime Roldós, un ex presidente del Ecuador que según John Perkins fue asesinado por orden del gobierno de los Estados Unidos en 1981, por ser de izquierda. La auténtica izquierda: no el populismo corrupto de Rafael Correa.

Pero así la constitución del Ecuador no tuviese artículos falseados, una constitución no es el sistema en acción, sino en potencia. Su texto no necesariamente refleja la realidad del país, como tristemente podemos comprobar los colombianos, que vivimos un país en el papel y otro en la realidad. La constitución puede decir una cosa mientras que los gobernantes aplican otra.

Aquello sucede con el tema de la libertad de prensa. Aunque en el papel hay libertad, durante la última semana he vivido en carne propia una pequeñísima muestra de lo que padecen los periodistas independientes del Ecuador: acoso verbal y jurídico.

El presidente Rafael Correa, para desprestigiarme a mí como periodista y desestimar mi trabajo, ha dicho que soy de ultraderecha. Aunque no me parece que la orientación ideológica de un ciudadano sea una razón válida para descalificarlo, difícilmente un “mercenario” de la ultraderecha publicaría las columnas que escribo para este diario.

Según Fernando Alvarado, el Secretario de Comunicaciones del Ecuador, Álvaro Uribe Vélez financió el documental que dirigí. Curiosamente, el ex presidente Uribe también llama “sicarios” a los periodistas que lo critican. Correa y Uribe tienen mucho en común. Son casi iguales. Les seduce el totalitarismo y son víctimas de sus psicosis.

Pero finalmente todo este polvorín que ha levantado el presidente Rafael Correa no hace sino perjudicarlo. Es “un tiro en el pie”, como dijo en un “tweet” del 25 de noviembre Karen Hollihan, directora del Instituto Interamericano para la Democracia.

Quizás Rafael Correa pensó que son tan efectivos en el extranjero como dentro del Ecuador sus métodos: las demandas, las amenazas y la compra masiva de publicidad.

Sin embargo, la semana pasada María Elvira Salazar demostró que la censura de Correa no aplica en el mundo entero. Tuvo la valentía de emitir el viernes el documental en todo Estados Unidos, durante el programa que conduce para Canal 8 GenTV.

Y mientras Rafael Correa fracasó en su censura a los periodistas colombianos y estadounidenses, Julian Assange, quien alguna vez representó la lucha a favor de la libertad de prensa, se autocensura, y hace caso omiso de los atropellos cometidos por el gobernante que lo protege. La vida nos da sorpresas.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 32
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio