Santiago Montenegro 7 Oct 2012 - 9:53 pm

Metáfora de la vida

Santiago Montenegro

¿Por qué un partido como el del Barcelona-Real Madrid genera tanto interés en todo el mundo? ¿Por qué un deporte, como el fútbol, suscita tanta pasión en personas de la más diversa índole y condición?

Por: Santiago Montenegro
  • 13Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/metafora-de-vida-columna-379876
    http://tinyurl.com/mjfyfcs
  • 0

Sin duda porque, en sí mismo, ese deporte es interesante y divertido y justifica el interés que se le presta. Pero, como tantas actividades humanas, muchas veces el deporte, el arte o el toreo se convierten en metáforas de la vida misma y, quizá, allí radique una parte del interés y la fascinación que generan. En primer lugar, al igual que las sociedades, las empresas o las familias, es posible entender al fútbol como una actividad que combina el trabajo de conjunto o de grupo con la eficacia y la destreza personal de cada uno de sus miembros y, en particular, con la genialidad de una o varias individualidades. Para triunfar, hacen falta los dos elementos. Un buen trabajo en equipo, bajo una clara estrategia, pero también la genialidad de una estrella que aproveche las circunstancias que crea el conjunto y haga goles. El Barcelona parece combinar los dos elementos. Es un equipo disciplinado en el que todos, hasta Messi, trabajan, por ejemplo, en la recuperación del balón. En la selección de Colombia, como en nuestra sociedad, tenemos excelentes jugadores que brillan en equipos de distintas latitudes, pero pocas veces hemos podido jugar en equipo. La misma selección argentina no ha podido aprovechar a Messi como lo ha hecho el Barcelona, porque ha tenido problemas para entenderse como conjunto. El éxito de un país, de una organización o de una empresa consiste en encontrar la combinación precisa entre un trabajo de conjunto, que no ahogue y que permita el florecimiento de la creatividad y el genio de sus sujetos.

Como la vida, el fútbol es también una sucesión de jugadas o de partidos, que pueden ser entendidos como problemas, que hay que resolver uno tras otro. Pero la solución de un problema crea otros nuevos. Si se hace un gol, se crea el problema de defender la ventaja o de consolidarla. Con la victoria, llega la alegría, la satisfacción del deber cumplido, pero también la pesada carga de defender lo ganado, el prestigio o la primacía. Si es un campeonato local, ahora se trata de ganar el nacional y, si es el nacional, el continental o el mundial. Con cada triunfo, se ajustan las expectativas. Así, la solución de un problema crea otros nuevos, cuyas soluciones, a su vez, crean otros y así, ad infinitum. Por la misma razón, en el fútbol, como en la vida, es imposible predecir los resultados. Si pudiéramos predecir el futuro, deberíamos tener las soluciones a problemas que aún no se han creado. Finalmente, los jugadores maduran, envejecen y se retiran, como en la política, en las organizaciones o en los negocios. Pero queda el juego del fútbol, con sus instituciones, sus reglas y sus convenciones. Unas reglas creadas por personas hace más de un siglo y que pasarán a generaciones futuras. En ese sentido, el fútbol le da razón a Edmund Burke cuando dijo que la sociedad es, en realidad, un contrato social. Pero no sólo entre los vivos. Es también un contrato entre los vivos y las generaciones pasadas. Pero, igualmente, es un contrato entre los vivos y los que todavía no han nacido.

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ferchogomez7

Lun, 10/08/2012 - 15:12
Una ayuda q' necesitamos las/los ciudadanos de este pais para mejorar las actividades de todos los estamentos de la vida Nal. es el Conocer nuestra Historia y/o Constitucion,desde donde se empezaria a Construir y PARTICIPAR de una verdadera DEMOCRACIA. Una Democracia donde se minimizara la Cultura del Trafico de seres humanos,drogas e influencias,Testaferro,Terror de todo color y matiz,Guerrilla,Paramilitar,Delfin,Politico corrupto,Carteles de la construccion,transporte,Abusador,Sicario y todas las actividades criminales y mafiosas q' nos Han o Hemos permitido q' nos gobiernen.Vamos,despabilemonos y atrevamonos a hacer ese CAMBIO.
Opinión por:

flecha veloz 1943

Lun, 10/08/2012 - 10:26
¿ De modo pues, señor Montenegro, que así se divierte usted tratando de divertir a los incautos, mientras que en foros decisorios usted es duro con los de abajo y blando con sus conmilitones ?. En uno de esos tantos aquelarres que los dueños de éste pais hacen, este caballero afirmó algo así como que ...."debería ser obligatorio que los trabajadores colombianos se afiliaran a los Fondos Privados de Pensiones y que cuando téngan edad para merecerla se pasaran a la aseguradora oficial para que allí se la pagaran " ???. Así la vida es un sóplo !.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/08/2012 - 08:50
Este sacamicas del uribismo sale cada ocho días con un bodrio espantoso con el que suele descrestar "guaicosos" como dicen los pastusos... Ahora es el fútbol -entendido como arte, es decir como babas, igual a las babas de la economía que profesa este sacamicas: sin referencia alguna a la economía real, la de las prácticas mafiosas, la de ricos rapaces, instituciones al servicio de hampones como los tipos a los cuales Montenegro sirve, etc. Igual con el fútbol: Colombia se parece al fútbol de Colombia: sin competencia real, con mafiosos que determinan resultados, con muertos - muchos muertos-, una plebe holgazana que se asesina entre sí antes, durante y después de los partidos, unos jugadores que tienen pinta de matones y actúan como matones, jugadores que son minusválidos mentales....
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/08/2012 - 09:13
Lo más asqueroso de esta columna es la afirmación final de este puerco de Montenegro; "la vida es también un contrato entre los vivos y las generaciones pasadas. Pero, igualmente, es un contrato entre los vivos y los que todavía no han nacido... ¿Cómo putas puede escribir ésto un tipo cuyo trabajo en esta última década ha consistido en destruir la solidadridad intergeneracional entre los vivos y los muertos? ¿entre los ancianos y muertos que trabajaron y cotizaron por nosotros y nosotros? ¿Entre nosotros y los que vienen después de nosotros? Este puerco es uno de los artífices de la destrucción del contrato social que teníamos, aunque malito, por la rapiña para sí y sus compinches? Eres un buitre Montenegro, una hiena que se alimenta de la carroña que dejan los tipos a los cuales sirves.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/08/2012 - 08:53
El mismo Falcao creció y se formó fuera de Colombia… si se hubiera quedado aquí hasta la vida adulta sería un guiso matón de barrio como Téofilo, el Tino, el Pipa o cualquier putrefacción de esas… Lo propio del rentado colombiano es la mierda: ¿sabes soplapollas Montenegro? Tal vez tengas razón: la vida … colombiana, es igual al fútbol… colombiano.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Lun, 10/08/2012 - 07:23
En Colombia el contrato social es entre los VIVOS, pero de viveza.
Opinión por:

El de la H

Lun, 10/08/2012 - 06:25
Por más que lo intenten, el toreo no tiene futuro, a diferencia del fútbol o de las muchas artes que existen porque NO ES un deporte: es un entretenimiento sádico que se puede poner al nivel de actos de barbarie conquistadora, benditos por monarquías y arropados con mantos de grandeza pero sádicos. El toreo no pertenece al s. XXI.
Opinión por:

eradelhielo

Lun, 10/08/2012 - 03:45
Noi me parece personalmente, que el futbol tenga algo de interesante, tal vez de entretenido, pero de interesante nada.
Opinión por:

eradelhielo

Lun, 10/08/2012 - 03:46
Y el toreo, es el placer del sádico.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 10/08/2012 - 01:35
Eso se llama, sumercé, esas vainas de escribir por escribir: ¡papurreta deportiva! para entretener los cerebros que no pueden disfrutar en plena libertad la naturaleza, la soledad, y después dicen que es pura paja, digamos que es un negocio espectáculo en el cual la mayor virtud es burlar al contrario con la pelota de por medio, pues eso nos agrada, sea que nos place ver sufrir al vecino cuando nos presta la vecina., jajaja
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio