Por: Juan Carlos Ortiz

Mi esposa es mejor que yo

Siempre leí que detrás de cada hombre hay una gran mujer. En mi caso estoy replanteando esta célebre teoría.

Pienso ahora sinceramente que delante de mí y no detrás, hay una gran mujer.

Alguien que ha tenido la capacidad de acompañarme, de soportarme pero sobre todo de inspirarme. El año pasado, en medio de varios eventos publicitarios acá en Estados Unidos, mi esposa, quien es una talentosa diseñadora gráfica, tuvo la fortuna de ser nominada a un Grammy Latino por el diseño de una carátula que había realizado para un disco vallenato. Hasta ahí emocionante el factor de orgullo.

Nos fuimos entonces a las vegas al evento del Grammy Latino. Tremendo show, imponente, y mi esposa como nominada y yo como su acompañante tuvimos la interesante experiencia de ingresar caminando por el tapete de los artistas y sentarnos con ellos en medio de su espacio reservado.

La verdad creíamos que la nominación era ya un gran honor. Llegó el momento de la premiación y la presentadora anuncio que el Grammy al mejor diseño de carátula del año era para..... Mi esposa.

No lo creíamos. Ella se levantó, subió al escenario y recibió la estatuilla. Yo mientras tanto me había convertido en su mayor fan, y en un paparazzi que la seguía a todos lados y le sacaba fotos con mucho orgullo.

Una mujer delante de un hombre, inspirándolo por su capacidad múltiple de ser al tiempo una madre, una esposa y una gran profesional.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Ortiz