Publicidad
María Elvira Samper 10 Ago 2013 - 10:00 pm

Minorías políticas: el debate está abierto

María Elvira Samper

Las minorías están notificadas: no habrá cambio de las reglas del juego. Así la cosas, y tal vez con la excepción del Polo, parecen condenados a desaparecer Cambio Radical, el Mira, los Progresistas, el Partido Verde, el PIN y la ASI, pues difícilmente podrán superar el umbral del 3% en las próximas elecciones.

Por: María Elvira Samper
  • 9Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/minorias-politicas-el-debate-esta-abierto-columna-439148
    http://tinyurl.com/mtrhr86
  • 0

No obstante el discurso sobre la necesidad de que las minorías sobrevivan, el Gobierno y las mayorías oficialistas en el Congreso estaban realmente interesados en lanzarles un salvavidas.

De hecho, y pese a que por petición del Ejecutivo la representante Ángela Robledo del Partido Verde y el disidente del Polo Luis Carlos Avellaneda presentaron un proyecto para reglamentar las coaliciones —fórmula contemplada en la reforma política de 2011 que podía salvarlas—, ni el Gobierno ni la Unidad Nacional —en especial los liberales y el sector mayoritario de la U— movieron un dedo para sacarlo adelante, por miedo a una posible coalición de los conservadores con Uribe y su Centro Democrático. Pero fueron los propios partidos en riesgo —y sobre todo la oposición del Polo— los que sirvieron en bandeja el argumento que sirvió de justificación para que el Gobierno y al presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, se lavaran las manos y tiraran la toalla: la falta de consenso.

Minucias y argucias aparte, de no ser porque las conversaciones de La Habana obligan a mirar la política desde el hipotético pero no imposible escenario de un acuerdo que podría permitirles a las Farc crear un nuevo partido, recibir financiación estatal, tener acceso a los medios, hacer proselitismo y hasta llegar al Congreso mediante fórmulas de favorabilidad excepcionales, la discusión sobre la necesidad de salvar a las minorías políticas en vía de extinción tendría connotaciones diferentes a las que hoy tiene.

En la perspectiva de un acuerdo de paz, no tendría presentación alguna que, por no pasar el umbral, desaparecieran los partidos minoritarios que han jugado con las reglas de la democracia, mientras que las Farc ganan espacio gracias a una negociación política y a la generosidad de una sociedad dispuesta a hacerles grandes concesiones a cambio de su desmovilización y el fin de la confrontación armada. La paradoja sería que, en ausencia de fórmulas salvadoras, si las minorías no logran superar el umbral, su subsistencia acabara por depender de un acuerdo con la guerrilla, que haría imperativo cambiar las reglas del juego para todos.

Pero en ausencia de un proceso de paz, el debate sería otro y tendría que partir de preguntas sobre si la muerte de la mayoría de los partidos minoritarios en realidad significaría la pérdida de representatividad de algunos sectores sociales en el Congreso, o si vale la pena desandar lo andado en la dirección de tener menos partidos pero fuertes y organizados, en aras de salvar a pequeños grupos organizados al calor de coyunturas electorales, que hoy naufragan en la incoherencia ideológica y en medio de las contradicciones e intereses divergentes y personalistas de sus cúpulas. El caso más patético lo constituye el Partido Verde, que en tres años pasó del cielo al infierno, de ser la gran promesa de renovación política, a la gran frustración, convertido en un partiducho sin norte, dividido y contaminado por las prácticas clientelistas de siempre.

El debate está abierto, pero sólo es parte de uno mucho más amplio sobre la crisis de la política y de los partidos, y de su incapacidad para conectarse con el país real.

  • 9
  • Enviar
  • Imprimir
9
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

polista

Dom, 08/11/2013 - 18:37
Todos sabemos o deberíamos , que sin partidos no hay democracia que con todo y errores son la manera organizativa y civilizada de canalizar las fuerzas sociales , de preparar cuadros , dirigentes , tener escuela propia de lideres , pero por esos motivos no tenemos democracia , a las minorías las asesinan , se les cierran las puertas y se lesa calla o aplasta. Lo de los verdes es un caso de oportunismo que pudo haber salido , pero partidos o movimientos como el Polo , Mira , Marcha Patriótica no pueden estar sujetos a plumazos y el umbral del 3% podría parecer razonable siempre y cuando se mantengan 10 partidos o movimientos lo que garantizaría cierto juego democrático y la permanencia de ideas , programas , banderas o liderazgos.Ojalá la UP y la sobreviviente de las farc amplíen el abanico
Opinión por:

Zaquita

Dom, 08/11/2013 - 18:08
Maria Elvira: te he visto canosa. Tienes que teñirte tu pelito mas a menudo, para que sigas luciendo como una estrella decembrina. Con respecto a tu columna, te esbozo una crítica: no hay derecho a que vengas ahora a lanzarle unos salvavidas a unos partiduchos que no se justifican. ¿O es que crees que el PIN representa algo? ¿O que Cambio Radical es sustancial para la democracia participativa? ¿O que sin el partido verde hay un estropicio en Colombia? Y todos ellos son tan corruptos como el Partido que dirige "El Loco Barrera". No fregués, maria elvira, ve a teñirte el pelo y dejá de proponer wevonás! No pretendas que tenemos que volver a la época nefasta en que cada ladrón montaba su partido político. Ahora por lo menos cada ladrón tiene que disciplinarse con el resto de ladrones
Opinión por:

Contradictor

Dom, 08/11/2013 - 13:28
Se concluye que quedarían por fuera: cambio radical, el pin, el mira, los verdes y centro democrático.
Opinión por:

luispuyana

Dom, 08/11/2013 - 07:58
LOS DIABLOS HACIENDO HOSTIAS. SI FUE ENTRE LOS URIBES Y LOS SANTOS QUE SUBIERON EL UMBRAL AL 3 POR CIENTO, y en esa ocasión no dijeron lo mismo, que si el Polo Democrático NO esta de acuerdo NO SE SUBE EL UMBRAL, Fue precisamente el partido liberal que subió el umbral, con los verdes, y toda esa manguala de neoliberales de los santos y los uribes QUE NOS TIENEN 14 TLC QUE LIQUIDAN NUESTRA INDUSTRIA NACIONAL Y EL AGRO, acaso le dijeron al Polo Democrático o a los 46 millones de Colombianos que si ESTABAN O NO DE ACUERDO CON ESOS 14 TLC? Criminales la cagan subiendo el umbral y ahora quieren que el Polo les recoja esa mierda del haber subido el umbral.
Opinión por:

luispuyana

Dom, 08/11/2013 - 07:50
ES POR VEZ PRIMERA QUE UN GOBIERNO, EL DE URIBE III, QUE SOSTIENE QUE SIN APOYO DEL POLO DEMOCRÁTICO NO HABRÁ REFORMA ELECTORAL, y como para quitarle los impuestos al capital financiero y clavárselos a los trabajadores y clase media NO DIJO LO MISMO? Cambiar las fórmulas de juego en los últimos tres meses sólo le sirve a la derecha, para aplastar al POLO DEMOCRÁTICO, CALIFICADO POR LOS SANTOS Y URIBES CON SUS BANDIDOS DE LA BANDA DE LOS RASTROJOS COMO 'TERRORISTAS', cuando a los reales terroristas en la Habana están por graduarlos de congresistas, diputados y concejales SIN PASAR POR LAS ELECCIONES. Bien cretina es la columnista.
Opinión por:

luispuyana

Dom, 08/11/2013 - 07:45
Y TODAVÍA SE RÍE LA COLUMNISTA DE VER COMO LOS URIBES Y LOS SANTOS FUERON LOS QUE SUBIERON AL 3% EL UMBRAL, para joderse en los partidos minoritarios, HOY EL SANTOS NO ESTÁ POR REBAJAR ESE 3% SINO PARA HACERLO MÁS VISIBLE, esto es condenar a los partidos minoritarios que se unan a los santos y a los uribes bajo ese letal programa de los 14TLC, es decir, que la Única oposición baje la cabeza, denigre de su programa democrático de APOYAR LAS JUSTAS PROPUESTAS DEL 19 DE AGOSTO,
Opinión por:

Boyancio

Dom, 08/11/2013 - 04:35
Cierto, sumercé, los Verde, no fueron más que un embeleco cachacal de masato, ruana, alpargata con chinchurria fría, eso por acá, no pegó. Nis gusta más que nos den libertad para meter el hocico en nuestros problemas más apremiantes, diga usted como...¡Todo! NOTA: Se me metío una novela al corral neuronal, toca ordeñarla: me verán poco de ahora en adelante. Fuíme....¡¡¡ juipiti.!!!!
Opinión por:

elpasquín

Sab, 08/10/2013 - 23:23
El principal argumento de quienes defienden la subida del umbral, reforma promovida por los mismos partidos políticos fuertes, parece que se centra en el argumento ideológico. Según esta postura, la subida del umbral se justifica porque las democracias sanas se caracterizan por debates ideológicos entre partidos fuertes. Intento hacerme una idea de esto, intento comprender qué tipo de batalla ideológica es la que enfrenta a los liberales y a los godos (dado que el partido de la U es una mezcla de ambos). Lamentablemente no lo consigo, lamentablemente no logro comprender cuál es la pelea de ideas que libran los liberales, los godos y la mezcla. ¿Están acaso combatiendo por el establecimiento de un modelo económico, digamos, como el que momentáneamente enfrenta a republicanos y demócratas en E.E.U.U.? Yo veo que no, yo veo que los tres partidos están de acuerdo en una política económica que privilegia a los grandes, limitando drásticamente la intervención del Estado. ¿Acaso luchan por, digamos, la ampliación de las libertades civiles, versus la cultura pública? Para nada, ya que los liberales apoyan las arcaicas posturas de los conservadores en torno a los derechos de la mujer, o la capacidad de la religión “oficial” para acaparar la educación y sus contratos.
Opinión por:

elpasquín

Sab, 08/10/2013 - 23:24
Y eso tiene mucho sentido, dado que en un país en el cual se han concentrando las fuerzas políticas principales en torno a una agenda específica, se puede hablar de una tal “unidad nacional”. Si de verdad existiera una batalla ideológica, sospecho que no existiría comercial alguno que nos hablara de la tan famosa unidad nacional. ¿Cuáles son, por ende, los motivos reales que mueven esta incitativa? En este punto pido la ayuda de columnistas y sus respectivos lectores. Mil gracias.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio