Gustavo Páez Escobar 29 Jun 2012 - 11:00 pm

Monstruos

Gustavo Páez Escobar

Cuatro casos horripilantes ocurridos en los últimos días ponen de presente el grado de perversión humana que se vive en Colombia desde hace largo tiempo, a merced de gente depravada que recorre las calles como seres normales, y que son peores que las fieras más sanguinarias.

Por: Gustavo Páez Escobar
insertar

La sociedad está atacada por la esquizofrenia. Terrible enfermedad transmitida por la plaga de sicópatas, dementes y desadaptados que esconden sus instintos salvajes en la vida ordinaria, donde suelen aparecer como personas inofensivas, y en el momento menos esperado inoculan el veneno letal que cargan en sus entrañas. A veces son víctimas de serias perturbaciones síquicas que reclaman pronto tratamiento. Pero como ni ellos ni el Estado pueden concedérselo, se convierten en monstruos incurables capaces de cometer las mayores atrocidades.

Hace un mes, Rosa Elvira Cely fue encontrada todavía con vida en el Parque Nacional de Bogotá, violada y torturada en la forma más aberrante que pueda concebirse. Murió de una peritonitis en el hospital al que fue llevada por la Policía en forma tardía. Había salido de un bar junto con un conocido, que sería el agresor. El presunto criminal, Javier Velasco, deberá responder además por el abuso sexual de dos hijastras de 4 y 10 años, en hechos ocurridos y denunciados en el 2007. Con todo, andaba suelto. Este caso encaja en la conducta de los asesinos en serie, un verdadero peligro para la sociedad.

En Bogotá, el 17 de junio, el joven abogado Juan Guillermo Gómez salió de un bar en la zona rosa y se dirigió a pie a su residencia en el barrio Rosales. En el recorrido fue interceptado por un grupo de malhechores. Y le echaron mano al celular. No se conformaron con robárselo, sino que lo asesinaron a cuchillo. La policía capturó cuadras adelante a tres adultos y un menor, de 16 años, en poder de los cuales apareció el celular. Hablaban tranquilamente, como si nada hubiera ocurrido.

Una cara más, no solo de la inseguridad bogotana, que es la misma que existe en las grandes ciudades, sino de la frescura con que se mata cuando se opone resistencia o no se accede de inmediato al deseo de estos asaltantes de las calles que irrumpen a cualquier momento como lobos sanguinarios, y poseen la suficiente sangre fría para cometer las mayores barbaries.

El 25 de junio, en Curillo (Caquetá), Ramón Reyes llegó a su casa y le pidió a su madre que le preparara un agua de sábila para calmar un fuerte dolor de estómago. Deseaba distraerla. Quizás estaba desesperado porque no conseguía empleo. Y subió al segundo piso, donde dormían su esposa y sus cinco pequeños hijos, uno de ellos de seis meses. Minutos después, la alcoba era un mar de sangre: había degollado a las seis personas, y con la misma arma se había suicidado. Este proceder oscuro e indescifrable hace pensar que el sadismo y la brutalidad del hombre enajenado no tienen límite. Las fieras no hacen lo mismo.

En Villavicencio, ese mismo día, John Árlex Ferreira tuvo serenidad para escribir unas líneas a una hermana suya contándole que había asesinado a su esposa y a sus dos hijos. Sucedido el hecho macabro, trató de suicidarse. “No sé qué pasó. Toda la culpa es mía”, le dice a su hermana. Personas allegadas al hogar dicen que el asesino podría estar mal de la mente a raíz de un paludismo cerebral adquirido cuando prestaba el servicio militar. El abogado quiere fundar su defensa en este hecho. El resultado del desequilibrio mental (si de tal se trata) vino a explotar con el exterminio de la familia.

Vivimos rodeados de monstruos. La ciudadanía no tiene cómo defenderse de estas fuerzas soterradas que mantienen en vilo la tranquilidad pública y la paz de los hogares. La inseguridad ciudadana ha llegado a extremos inauditos. El Estado es ineficiente para dispensar el equilibrio y el bienestar que necesita la sociedad, y los gobiernos, asimismo, resultan inoperantes.

Como si fueran pocos los monstruos sociales que acechan en las calles e irrumpen en los hogares, un grupo de parlamentarios, también desquiciados, en lugar de legislar en bien del pueblo, lo hicieron en su propio beneficio. Y alcanzaron a crear su propio monstruo: el de la reforma judicial, que por fortuna fue destruida por la opinión pública. A Colombia no le cabe un esperpento más. Ni resiste más locuras.

[email protected] 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Descubren 12 pistolas ocultas en un compresor
  • Nacional Oct 22 - 12:17 am

    La vida a los 69

    La vida a los 69

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

krankrank

Mie, 07/11/2012 - 07:16
Convertir la indignación en protesta y acción reales y eficaces Denuncia penal contra los médicos por omisión de socorro y homicidio de Rosa Elvira Cely ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------ver: www.spkpfh.de/Convertir_la_indignacion_en_protesta.htm
Opinión por:

virginiavallejo

Sab, 06/30/2012 - 18:07
Lo peor de todo don Gustavo es que no son desquiciados, sino todo lo contrario. Y lastimosamente estos monstruos sedientos de sangre son creados desde la misma institucionalidad deficiente y corrupta, a la cabeza de un Congreso criminal. Mientras no hayan penas ejemplares, baja impunidad y un buen sistema de prevención del delito que debe empezar desde las mismas familias ycuando los individuos son niños, seguiremos viendo correr ríos de sangre
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Sab, 06/30/2012 - 14:07
EL PEOR MONSTRUO COLOMBIANO ESTA EMPOTRADO EN LOS TRES PODERES CONSTITUCIONALES!!! SUS INTEGRANTES SON LOS CULPABLES DEL DESEMPLEO QUE CREA CAOS, ESQUIZOFRENIA Y HAMBRE!!!. ESOS CAFRES HIJUEPUTAS SON LOS VERDADEROS TERRORISTAS DE LA NACION!!!. POR ELLOS EXISTE LA GUERRILLA, LOS PARAS, LOS DELINCUENTES, LA VIOLENCIA, LA GUERRA, EL HAMBRE,LA PESIMA EDUCACION Y TODOS LOS DEMAS MALES QUE NOS HUINDEN EN EL MAS OBSCURO ABISMO!!!
Opinión por:

EGD

Sab, 06/30/2012 - 12:23
La nave "Colombia" se encontró por fin en medio de la tormenta, pero para entonces ya había perdido las velas, la quilla y el timón.
Opinión por:

EGD

Sab, 06/30/2012 - 12:20
De todo este escándalo solo una cosa ha quedado bien clara, este país no tiene las tres patas (ejecutiva, legislativa y judicial) sobre la que descansa cualquier sociedad medianamente decente.
Opinión por:

EGD

Sab, 06/30/2012 - 12:23
El presidente Santos está obligado a explicarle al país, ¿ cual, o como era, en principio la reforma a la justicia que su gobierno presentó a trámite en el congreso ? ¿ si el gobierno hizo seguimiento permanente al trámite que le daban los congresistas ?. El "patinazo" del gobierno en este asunto es descorazonador, y la aprobación de la reforma por parte de los "deshonorables", criminal. Todos hemos perdido, pero al país le queda por lo menos la oportunidad de sacarlos a todos a sombrerazos, mientras que ellos (gobierno y congreso) han pérdido definitivamente la paupérrima credibilidad de la que gozaban.
Opinión por:

ferchogomez7

Sab, 06/30/2012 - 12:22
sera q' nosotros los AVESTRUCES (generaciones de los 40,50y60) qx miedo a la violencia alimentada x los Terroristas de todo los colores, o x Ignorancia Politica al No Pensar,Leer,Estudiar nuestra HISTORIA, aprovecharemos esta oportunidad q' nos esta dando de njuevo la HISTORIA y seamos capaces de ser SUPERIORES a las circustancias?
Opinión por:

Viterbo de magallanes

Sab, 06/30/2012 - 11:42
Colombia es una nación enferma de violencia.Somos los parias de Latinoamérica y pareciera que llevamos la violencia y la muerte en nuestra sangre.La cultura de la violencia,la deshonestidad y la muerte que existen en Colombia seran difíciles de erradicar.Las distintas esquizofrenias, adquiridas o heredadas por por la gran mayoría de individuos involucrados en la violencia,el homicidio,la violación de niños y mujeres,ha cen del país el más violento de Latinoamérica y uno de los primeros del mundo.Es una vergüenza y un estigma ser un colombiano, por lo que significamos para los paises vecinos y el mundo en general.El narcotráfico como primer elemento distintivo de nuestra idiosincracia del mal,y la violencia de los grupos asesinos de paramilitareres y guerrilleros nos dan tal distinción.
Opinión por:

comentandoj

Sab, 06/30/2012 - 11:30
Los parlamentarios colombianos son tan corruptos y oportunistas que si alguien propusiera una ley para sacar a las prostitutas del barrio Santafé, le introducirían un micó obligando a la putas a nombrarlos sus chulos de cabecera. Esto aunado a lumbreras como los delfines: pastranas, laras, gavirias, galanes, etc., que ni siquera saben leer, genios que nos producen pena ajena, que entraron al parlamento ofreciendo depurarlo, pero que ya están en la honda y que propician con su ignorancia esperpentos como el que acabamos de librarnos. Esto, sin ahondar en el desangre económico que significa mantener a esa gallada inútil y asaltante del erario público.
Opinión por:

ferchogomez7

Sab, 06/30/2012 - 10:49
Las enfermedades mentales son muy dificiles de controlar y sabemos q' los q' las padecen muchas veces NO son concientes de sus actos, pero el contexto historico parece mostrar q la delincuencia NO cede, sea el delincuente comun o el Cascarero de cuello blanco q es todavia mas aberrante xq No tiene ninguna necesidad de robar, asesinar, secuestrar, amenazar, ese SI es el verdadero CANCER de nuestra sociedad y como EXTIRPARLO,sencillo, Aprendiendo a Conocer, Construir y Participar de una verdadera DEMOCRACIA.
Opinión por:

El de la H

Sab, 06/30/2012 - 07:38
El esquizofrénico oye voces que no puede diferenciar de las ajenas pero una cosa es que las oiga y otra cosa es que les obedezca o que estas le digan que haga algo ilegal. Sí, es cierto, algo está mal en la cabeza de este tipo de personas pero no necesariamente es esquizofrenia lo que padecen. La esquizofrenia no es condición suficiente para la locura asesina ni el loco asesino es necesariamente esquizofrénico.
Opinión por:

pedrito el antitraqueto

Sab, 06/30/2012 - 07:25
La sociopatía nos ronda a los colombianos, tenemos una conciencia moral delictiva, tanto que nos vanagloriamos de haber tenido a un gran sociopata y asesino como el mejor presidente de la historia republicana, durante 8 años y además estamos dispuestos a llegar a un referendum para buscar la forma de reelegirlo.
Opinión por:

AVISPONPIOLO

Vie, 06/29/2012 - 23:59
Los mismos monstruos que han habitado Colombia desde siempre... En provincia el grado de barbarie he estado fuera de todo limite, me acordaba de una masacre acaecida en los 80's en la cual mataron a machete a toda un familia (hasta los perros) los picaron y los metieron los pedazos a los fondos donde se cocinaba panela...
Opinión por:

digoall

Vie, 06/29/2012 - 23:40
Don Gustavo, de este barco hay que saltar para dejarlo hundir. Todo aquel que bien pueda irse de este país, que no lo piense dos veces. Para que Colombia salga del atraso moral en el que está sumida cada vez más, solo hay que acabar con el 90% de los colombianos, y como eso no va a pasar, es mejor largarse a cualquier país donde por lo menos no maten con la frescura como matan acá, donde la vida y la integridad de los demás valga alguito.
Opinión por:

digoall

Sab, 06/30/2012 - 08:12
Una 'patria' no salva. Yo no soy un ciudadano colombiano, soy una persona autónoma. Mi salvación está donde yo esté.
Opinión por:

usacabeza

Sab, 06/30/2012 - 05:53
¡Salte usted, porque el océano está plagado de casos horripilantes también! Cuando naufragado se encuentre, el mismo barco puede ser su salvación.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio