Publicidad
Juan David Ochoa 7 Jun 2013 - 11:00 pm

Monstruos, ráfagas y exilios

Juan David Ochoa

Aunque nos haya acostumbrado suficientemente bien este país a la continua expulsión de sus cerebros, por incómodos y por sensatos, y aunque el desprecio extremista de la carroña política contra sus detractores sea siempre predecible y bestial, no deja de impactar el nuevo exilio de León valencia, de Ariel Avila y Gonzalo Guillén.

Por: Juan David Ochoa
  • 79Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/monstruos-rafagas-y-exilios-columna-426601
    http://tinyurl.com/lfcw9fo
  • 0

Una huida desesperada y entendible ante la ráfaga letal de las vendettas. Pero lo cruento y lo dramático aquí supera la noticia del exilio. Lo cruento y lo dramático consiste en el renombre de los presuntos implicados en las amenazas. Los nombres que conocen todos; la presidencia, la procuraduría y el gremio judicial, los oficiales del ejército, la policía y lectores de prensa.

El prontuario tenebroso de un gobernador y de su círculo de sombras habla en un largo soliloquio público de oscuridad y de cinismo, reafirmado y repetido por decenas de testigos que ya empiezan a narrar con más intensidad sus convicciones, tiempo después del sepulcral silencio en el que nadie quería recibir el ya esperado estruendo   de las balas. Se empieza a develar la larga y extendida historia de los muertos que cayeron siempre alrededor del mismo círculo y del mismo nombre peligroso.  Y lo dramático aquí no circula totalmente alrededor de este fango de mafia y diplomacia. Lo dramático se extiende al ya conocido contexto de lo insólito y logra su máxima significancia y acepción cuando el poder judicial y el ente que procura y que resguarda el equilibrio de la rectitud y la honradez de funcionarios públicos parecen creer estar al frente de un pequeño caso de desorden bucólico.

Las respuestas y las declaraciones de los organismos de control son eufemísticas y simples, “el caso sigue investigándose”,  lo dice el polémico señor de siempre, el procurador incauto que sigue arrastrando su rabo de paja para mil incendios, el reelegido en una terna de dos, el intrépido benefactor de sus aliados. También investigaba, decía, el prontuario peligroso de Alberto Rojas Ríos, el magistrado acusado por estafa y robo que hasta hoy sigue impartiendo justicia desde el centro del escándalo. También afirmaba lo mismo sobre el pacto burocrático de Roy Barreras y su iglesia aliada en el boicot contra el aval del matrimonio igualitario.  También lo decía sobre la turbia contralora general Sandra Morelli. Con toda la flagrancia de las pruebas en las manos, nada ha sucedido hasta hoy, como nada ha sucedido nunca en la caverna impune del desangre.

¿Y es que alguien en su honda lucidez espera que en el país del contubernio entre la criminalidad y los oficialismos se llegue a las instancias esperadas del ejemplo judicial y de los fallos lógicos? ¿Alguien cofia hoy en la justicia que aplaza y dilata la investigación a fondo de los magnicidios, de los peculados cósmicos y de la histórica estafa del erario en las curules intocables? ¿Alguien espera que en la “patria” de la paja infernal se enciendan entre todos la gigante hoguera  de sus culpas? La justicia enmohecida se ríe detrás de los hacinamientos carcelarios, la generalizada opinión omite los escándalos monstruosos, la preclusión de los casos más sórdidos en esta historia sórdida del hampa apesta. Y mientras tanto se van, amenazados,  los últimos sensatos, lejos de esta feria mortal de obscenidad y de silencio.

  • Juan David Ochoa | Elespectador.com

  • 0
  • 15
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Defensor apoya adopción de parejas del mismo sexo
  • No puedo confiarme: Nairo Quintana
  • Bus del SITP chocó contra un hotel en el occidente de Bogotá

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
15
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Guillermo-Rua

Mar, 06/18/2013 - 21:58
Definitivamente la envidia es un mal sobre la tierra. Por qué será que cuando la persona es buena, le sacan problemas? Como ven que el Magistrado Rojas está prosperando, en seguida le sacan problemas, lo denigran, lo calumnian y demás para que la gente vaya en contra de él. Ahora los medios de comunicación viven buscando la manera o la forma de hacerle daño al Jurista Rojas para acabarlo y bajarlo de su cargo, pero lastima por ellos, porque ya él está arriba y de ahí no lo baja nadie, estará ahí hasta que se termine sus años en La Corte Constitucional de Colombia, duélale al que le duela, ya él es nuestro Magistrado.
Opinión por:

lic_diegocaceres

Lun, 06/17/2013 - 19:30
Monstruos quienes se lanzan con acusaciones y chismes contra personas correctas que horrible como se le ven en decadencia a los medios de comunicación. Que monstruos quienes están transformando esto en un juego de poder.
Opinión por:

Danihur

Lun, 06/17/2013 - 19:10
Cuánta porquería no sigue saliendo hoy de estos mal llamados medios de comunicación! Hasta cuándo vamos a permitir que los demás nos destruyan? Es clarísimo que esta viuda aparece ahora después de muchos años porque el Magistrado ahora tiene un alto cargo y quiere sacarle plata. Que tristeza lo que hacen algunas personas porque no soportan ver la felicidad ajena mientras ellos están en su mundo de envidia.
Opinión por:

dr.leon_jaramillo

Lun, 06/17/2013 - 18:39
Es increíble que sigan con esto de las estafas de Rojas, que indignante es ver como los medios no hacen sino sacar notas con chismes, porque simplemente eso es lo que publican, chismes que distorsionan la información para hacer ver a personas como el Magistrado como personas que no son. El magistrado es una persona correcta y los medios tendrán que retractarse.
Opinión por:

ingeniera.mariafernanda

Lun, 06/17/2013 - 17:47
Tanto amarillismo, al magistrado Alberto Rojas Rios no se le puede acusar de acciones que no ha cometido, se le dice ladrón por una acusación de una señora viuda, pero lo que no revelan es que a ella no le corresponde ningún dinero, ya que el caso ella lo vendió y el dinero no se entregó simplemente porque no le correspondía, se le entrego al tercero que se le entrego.
Opinión por:

martaluribe

Sab, 06/08/2013 - 18:54
Es doloroso el hacinamientoen las cárceles. Tampoco hay derecho. Y después quieren que el preso salga totalmente resocializado. Son seres humanos, sienten, y aunque hayan cometido crímenes, tienen que respetar los derechos mínimos de un ser humano . Pero para eso nunca hay presupuesto.En cambio a los ladrones de cuello blanco, a los políticos corruptos, los tratan con una benevolencia, inentendible, ya que son personas que, al contrario, deberían dar ejemplo. Lastimosamente éste país, de arriba para abajo, obvio, por reflejo, da pena. La calidad de sus políticos, es lastimosamente, lamentable. De acuerdo!
Opinión por:

suesse

Sab, 06/08/2013 - 16:19
Silencio, indolencia, miedo, indiferencia, desinterés, cortoplacismo, materialismo inmediato, inmediatismo general. Relatividad ética, superficialidad profunda e infinita. Y sigamos gozando el Mundial, la próxima medallita en algun torneo, la parranda semanal, el guayabo siguiente, la cirugía yla lipo que nos viene, el carrito que hay que comprar, así no haya con qué comer. Pero verdad! Qué comida ni que nada! Estamos todos a dieta, porque como ahora nos volvimos obesos gracias al desarrollo que hemos tenido.....No arreglamos aqui ni una pelea de vecinos pero ya queremos ir a mediar entre palestinos y judìos...Estamos hechos!!! No nos quejemos tanto!!
Opinión por:

Gildán Brunesky

Sab, 06/08/2013 - 09:17
¬?Pero cuál es el problema, si estamos de segundos en la eliminatoria?
Opinión por:

suesse

Sab, 06/08/2013 - 16:14
Bien dicho!! Donde hay problema aqui? Anoche, y hoy seguramente, seguimos celebrando el punto de oro, y las parrandas que se nos vienen desde Brasil....guepajeee!!
Opinión por:

jaimemur

Sab, 06/08/2013 - 08:48
!!!!! excelente columna..Felicitaciones..!!
Opinión por:

Sariato

Sab, 06/08/2013 - 08:42
Santos cree que viajando por todo el mundo a pantallar y sacar pechó con sus diálogos en la Habana ya arregló el país. El diálogo con las FARC es uno de los miles de problemas que tiene Colombia y Santos lo único que hace es hablar de esto mientras el país se está destrozando. Parece el peor gobierno de las últimas décadas. Más hubiera hecho quedándose dormido estos tres años dice su primo Pacho y creo que tiene razón
Opinión por:

morenoelesceptico

Sab, 06/08/2013 - 04:36
Diatriba etérea, vaga y abstracta, que nos cabe a todos, desde los santos que están canonizando en la Habana, hasta el cerebro sensato que planificó la quema de 203 civiles vivos, incluyendo un bebé de un día y a la madre, en la población de Machuca.
Opinión por:

capitanpurpura

Sab, 06/08/2013 - 11:45
Ni vaga ni abstracta. La verdad es que es mucho mas facil senalar delitos de las FARC sacando el pecho y sin preocuparse por repercusiones como lo hace usted todos los dias hasta en las columnas de cocina.
Opinión por:

alaina46

Sab, 06/08/2013 - 02:58
Vive Colombia, viaje por ella pero hasta la frontera y lárguese bien lejos pues... !Colombia es pasión! Pero de la mala... Porque la buena (a la que suelen llamar terrorista) se ha tenido que ir bien lejos para no quedarse bien bajo, bajo tierra... Y, toda la gente buena que queda, se puede quedar con tal de haber perdido por completo su capacidad de indignación, con tal de heberse vuelto ciego, sordo y mudo frente a toda la injusticia y corrupción que los rodean. Que los cercan se podría decir... Que verguenza ! No van a quedar sino depredadores en este pais y pobre gente asustada.
Opinión por:

suesse

Sab, 06/08/2013 - 16:15
Pasión de gavilanes...siempre he dicho yo, es lo que aqui abunda. Nada más ni menos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio