Publicidad
Javier Moreno 23 Nov 2012 - 11:00 pm

La muerte de Clisman Túquerres

Javier Moreno

Hace una semana un balazo mató a Clisman Eduardo Túquerres en La Buitrera, un corregimiento de Cali.

Por: Javier Moreno
  • 29Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/muerte-de-clisman-tuquerres-columna-388792
    http://tinyurl.com/a99rwnf
  • 0
insertar

Clisman Túquerres tenía 19 años y estaba viendo un partido de fútbol en el que jugaba su novia. Su hermano menor, de 14 años, llamó “aguacates” a unos agentes de policía y estos procedieron a reprenderlo agresivamente. Clisman intervino.

En circunstancias todavía por aclarar, Clisman Túquerres recibió un disparo en la nuca proveniente de la pistola de dotación de uno de los agentes. La bala salió por la frente. Llegó al hospital con muerte cerebral y falleció 24 horas más tarde.

Hay un video en internet donde Clisman Túquerres yace en el piso de la cancha y convulsiona. La cabeza está lavada en sangre. Hay gritos de adultos y niños alrededor y también llanto. ¡Está muerto!, dicen. ¡Todavía respira!, dicen otros. Piden ambulancias. Dos agentes se acercan al cuerpo boca abajo, le dan vuelta con torpeza y lo levantan. Es un niño con los ojos vacíos. Lo llevan cargado hasta una camioneta y se van. Un perro negro corre tras la camioneta. Más gritos. Alguien pregunta si le tomaron la placa al agente que disparó. Ahí termina.

El comandante de la subestación de La Buitrera pidió a la comunidad que “no estigmaticen a los agentes” por lo ocurrido y aseguró que “rechaza la violencia contra la sociedad”. Aparentemente hay una historia larga de abusos policiales en el pueblo. Los agentes involucrados fueron detenidos y serán procesados por la justicia penal ordinaria según la personería de Cali. Nos dicen que el crimen no quedará impune. Se supone que eso debe aliviarnos pero no lo hace porque sabemos que no impedirá que vuelva a pasar.

A principio de agosto, en Bogotá, Julián Mancilla Barreto, de 17 años, recibió cinco tiros por la espalda cuando intentó resistirse asustado a una requisa de un agente de la Sijin vestido de civil.

A mediados de agosto del año pasado, también en Bogotá, Diego Felipe Becerra, de 16 años, fue abaleado por un patrullero durante una requisa y luego los policías involucrados montaron pruebas falsas para justificar su homicidio.

No será sistemático, pero es recurrente. Así fueran solo tres, son inaceptables.

En teoría, cuando la sociedad, por medio del estado, le entrega un arma de fuego a un agente de policía, el agente acepta un compromiso implícito. El compromiso es que el agente no puede usar esa arma para intimidar, reprimir, juzgar ni condenar. Esas no son sus funciones. Su arma es una herramienta extrema de defensa de los voluntariamente indefensos contra amenazas igualmente armadas. Cada vez que un agente rompe este compromiso, la confianza que la sociedad confiere a la policía languidece. Esta confianza es vital. Sin ella, la policía pierde su sentido.

Los homicidios de Becerra, Mancilla y Túquerres requieren una respuesta que vaya más allá de prometer los obligados procesos penales y disciplinarios. En el fondo de cada uno de estos casos hay problemas evidentes de entrenamiento, disciplina y comprensión del papel de la policía en la sociedad. A la policía le corresponde demostrarnos que estos problemas están siendo confrontados con seriedad a todos los niveles. Por más que sean incidentes aislados, la responsabilidad de cada una de estas muertes recae enteramente en la institución. Entregarles un arma y enseñarles a usarla no es suficiente. Necesitamos policías entrenados para no disparar.

http://finiterank.com/notas

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ccdc

Mie, 11/28/2012 - 07:32
Militares y policías están entrenados como asesinos del estado. Por eso requieren de un fuero.
Opinión por:

epifanio

Lun, 11/26/2012 - 14:33
COMO SE SIENTE USTED CUANDO DOS POLICÌAS LO ABORDAN EN MEDIO DE LA NOCHE EN UNA CALLE SOLA ?
Opinión por:

suesse

Sab, 11/24/2012 - 13:02
El problema es que cuando cada caso se muestra aisladamente, evidentemente, en la memoria (?), o mejor, el imaginario popular y de quienes quieren seguir mostrando que cada muerte abusiva en manos de las "autoridades" es un "caso aislado", queda la "idea" de que la incapacidad de los agentes, soldados, escoltas, vigilantes, etc, es cosa de " unos cuantos individuos". Lo malo es cuando una columna como esta, un reporte de algun organismo u ONG de Derechos Humanos, algun juez o fiscal, algun defensor ciudadano, muestra la lista de casos, sucesivos, regados por todo el territorio, mes a mes, semana tras semana. A muchos, la mayoría, no les gusta ver la realidad como es. Eso es solo mala prensa. Prefieren seguir engañados. Siendo parte de la población más feliz del mundo.
Opinión por:

jaramo

Sab, 11/24/2012 - 11:25
Esto es indignante. Sucede todos los días, lo vemos a diario. Los policías son unos abusadores, son los financiadores y protectores del microtráfico en los barrios pobres de la ciudad, lo sabemos todos, lo saben ellos, lo sufren los pobres, lo saben sus jefes y cuando asesinan a alguien, LO RETIRAN DEL SERVICIO" y aducen todos los argumentos para justificarlos porque, dicen ellos, allí está la imagen de la institución: claro que está la imagen de la institución que no se borra con palabras, permanece en el sentir de la población que le tiene miedo al policía cuando se le acerca, y con toda la razón. No es la guerrilla la que tiene descuadernado este país, son sus dirigentes que mantienen y conservan conductas como estas desde todas sus instituciones.
Opinión por:

Xavierten

Sab, 11/24/2012 - 11:22
Comparto su reflexión. Esto ocurre desde mucho antes de la aparición de los 'chulavitas' (con el perdón de la gente de esa población). No parece existir ni voluntad política ni las capacidades administrativas para poner fin a esta desgracia. Y no solo es la policia. En el ejército es recurrente. En este último caso la ONU observó que este actuar criminal es semi-sistemático, y ya sabemos que puede eso significar.
Opinión por:

gedanke99

Sab, 11/24/2012 - 11:18
Es triste lo que voy a escribir hoy, pero es que el Estado no protege sus ciudadanos, ni el Ejército ni la Policía cuida a la población, es más se aprovecha de ella, me da miedo estar cerca de la policía y del ejército orque la mayoría son abusadores, con trastorno de personalidad antisocial, inmorales, armados y uno siempre están en desventaja. La pruebas son muchas ya que desde el General Santoyo está vinculado con los paramilitares hasta los soldados que torturaron y mataron un perrito. En Medellín, Bogotá y en Santa Marta hay pruebas que la policía está con los grupos criminales que mandan en los centros de la ciudad y los soldados violan, matan y masacran. estoy de acuerdo con los indigenas Nasa del Cauca, ni guerrilla, ni paras, ni ejército sobre todo estos últimos que no protegen.
Opinión por:

Gerardo Beltran

Sab, 11/24/2012 - 10:57
Si es cierto que los policías han venido cometiendo errores imperdonables para la institución, no solo dejando muertes injustificadas sino también lesiones a algunos cuidadanos. Pero sin animo de ofender a las víctimas y menos justificar las acciones, me pregunto "dónde quedó el respeto por las autoridades legalmente constituidas". Hoy en día cualquier persona trata como se le da la gana a los representantes del orden y nada pasa, especialmente los menores de edad. Hasta que punto una persona por preparada que sea debe aguantar insultros, ultrajes y humillaciones de la sociedad a la que proteje. Ayer en un noticiero se veía que dos jueces se daban de golpes con los funcionarios que no los dejaban ingresar a trabajar, que buen ejemplo para nuestros hijos, derechos a las patadas.
Opinión por:

suesse

Sab, 11/24/2012 - 13:29
El respeto se gana, no se exige. Y la verdad, es que los agentes del orden, militares, etc, no son más sino el reflejo de lo que somos, cuando tenemos poder, armas y la sensación de que "podemos hacer lo que se nos de la gana". No nos digamos mentiras! Aqui, ni a nosotros mismos nos respetamos....cómo vamos a pedir respeto de otros, o aterrarnos de que no hay respeto por "autoridades" o instituciones? Finalmente, el Estado, la nación, esas "instituciones", las hacemos, por acción u omisión, entre todos!! Ojo!!
Opinión por:

jaramo

Sab, 11/24/2012 - 11:30
¿ hasta ser capaz de matar impunemente ? en la policía no pueden recibir a cualquiera y si reciben a cualquiera no pueden darle un arma sin tener seguridad de que sabrá comportarse. La rabia (mire usted a Uribe) nunca es buena consejera.
Opinión por:

eradelhielo

Sab, 11/24/2012 - 09:14
Que dificil debe ser para una persona honesta pertenecer a la policia o al ejército.
Opinión por:

elquetieneojosve

Sab, 11/24/2012 - 08:53
Y eso que aquí solo están unos pocos casos en los que la familia tiene los recursos para persistir en la investigación o por fortuna queda algún documento fotografiado o filmado. Los demás casos, la gran mayoría, ni siquiera existen oficialmente.
Opinión por:

otario

Sab, 11/24/2012 - 08:28
Me parece exagerado que por unos cuantos "bandidos policías" se enlode toda la Institución... Pero tengo pruebas: En Cali hace unos años, a las 6 y 30 am. dos policías en moto me detuvieron para una requisa formal. Yo andaba en pantaloneta e iba a comprar pan para el desayuno a unos escasos 50 Mts. de donde vivía. Me pidieron la cédula después de la requisa y como no la traía me amenazaron con llevarme detenido por 24 horas. A mi súplica para que me dajaran devolverme a la casa a mostrarles el documento -con ellos, lógico- me amenazaron mas e insinuaron algo de "soborno"... Pues bien, uno de los dos policías me dijo: "Es mejor que se evite problemas y arreglemos". Lo demás se lo imaginarán.. No puse denuncio pues se dice: "Esta gallada es muy grande".
Opinión por:

emalgenio.com

Sab, 11/24/2012 - 07:55
Lo dicho: Cuando a uno se le acerca la policia le da miedo, pues siempre llegan en busca cualquier cosa que los lucre.
Opinión por:

adolfoleon

Sab, 11/24/2012 - 07:20
las preguntas que se hace, pues parecen ser de una persona ingenua.........todos sabemos que la policia es un centro de corrupcion y delincuencia nada distinto a una bacrim, guerrilla o paras.....si una comunidad protesta por cualquier justa razon, llega la policia a gredir, insultar donde ni los periodistas se salvan para luego salir con cara de acongojados y preocupados los comandantes a "reprochar" y anunciar sanciones que nunca se dan....la pregunta es cual es la diferencia entre ese grupo frente a los de los que estan al margen de la ley?
Opinión por:

dalilo

Sab, 11/24/2012 - 06:45
No se le puede dar armas a una bestia con uniforme!!!
Opinión por:

Boyancio

Sab, 11/24/2012 - 04:37
¡Qué desgracia!que sea menester tres muertos para darte de cuenta que urge una institución donde den verdadera instrucción a sus agentes, sea una solución humana en el desempeño, y no una solución sanguínea, mi estimado Javier Moreno
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio