Publicidad
Columnista invitado 2 Abr 2013 - 8:15 am

Narconovelas, de héroes y sus travesías

Columnista invitado

Ahora, como si fuera poco, se nos anuncia que vienen en lista de producción la vida de Rodríguez Gacha, alias el Mexicano, y la de los otros hermanos que nos faltaban en la honrosa lista, los Rodríguez Orejuela.

Por: Columnista invitado
  • 667Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/narconovelas-de-heroes-y-sus-travesias
    http://tinyurl.com/d9z8agd
  • 0
insertar

"—Cuando uno ve balaceras y todo, uno siente tanta emoción, que se quiere meter allá… —Desde el principio uno siente que es el bueno, el que tiene las de ganar…
—Yo siento mucha energía cuando dispara…"
"—Uno dice: ¡Ay tan bacano ese man!, vea cómo tiene de plata y nunca lo cogen…”

Frases como éstas, se escuchan en un vídeo documental hecho en Manrique, Medellín, por el grupo de investigación Etnológica. Lo problemático no es que sea un análisis más de lo que han llamado los académicos, la influencia de las Narconovelas. Lo que remueve y asombra es que estas afirmaciones sean dichas por niños que no alcanzan los doce años. Más triste aún, es que ellos hablan con tal propiedad de los calibres, las marcas de las armas y de los sueños que tejen en sus mentes a través de estas representaciones, que es necesario y apremiante hacer un alto y mirarnos muy hacia adentro, hasta las entrañas mismas, de lo que podría suscitar en un tiempo, para nada corto, la influencia de seriados y telenovelas que se propagan en nuestra televisión tan endémicamente, como la violencia misma, que se pone en escena.

Lo que ha propiciado actualmente una serie de manifestaciones es la creación, realización y emisión en la ficción televisiva Tres Caínes, sin importar a cuál canal le pertenece, porque con exactos fines comerciales, llevamos demasiado tiempo queriendo exhortar nuestras culpas a través de ficciones de igual corte, estilo, y realización, como fue el caso de Pablo Escobar y El Capo. Pero ahora, como si fuera poco, se nos anuncia que no nos desesperemos, porque vienen en lista de producción, la vida de Rodríguez Gacha, alias el Mexicano, y la de los otros hermanos que nos faltaban en la honrosa lista, los Rodríguez Orejuela.

He tenido la posibilidad, y si se quiere, la oportunidad, de participar en las dos instancias en conflicto, que son la realización y la academia, por ello considero apremiante revisar el porqué, como se lee en comentarios de redes sociales, necesitamos rasgarnos las vestiduras, y propiciar un espacio para discutir sobre los contenidos llevados a la ficción, por la serie sobre la vida, obra, penurias y maldiciones de los hermanos Castaño.

De un lado de la contienda se encuentran periodistas y catedráticos como Juan Diego Restrepo, María Victoria Uribe, Omar Rincón, y grupos como la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (ASFADDES). Al otro costado está la industria, representada por el creador y guionista, Gustavo Bolívar, y Fernando Gaitán, quien representa la gerencia creativa del canal que emite la serie.

Tanto en una instancia como en la otra, los apoyos y rechazos se han ido intensificando, a tal punto que se consideran logros el hecho de que se hayan retirado varias pautas comerciales del programa. Desde el canal que emite la serie, y haciéndonos creer que es su gran manifestación o respuesta, se ha dicho que estos personajes recibirán más adelante su merecido. El merecido y el fin de los personajes todos lo sabemos, porque sería imposible que no estuviéramos enterados del desenlace de los hermanos Castaño, y del que todavía tenemos, seguramente, bastantes dudas.

En este momento la pugna de intereses ha llevado a una tarea forzosa para que se retire la emisión del aire. A raíz de ello, se han hecho presentes las críticas en redes sociales, prensa, radio, televisión, y manifestaciones de los actores que han pedido excusas públicas, como es el caso de Julián Edgardo Román, al que no podríamos discutirle sobre su impecable histrionismo en la representación de Carlos Castaño. Y quien ha sido amenazado, para reconfirmar el hecho de esa delgada línea que nos separa de la ficción y la realidad.

Pero si hilamos muy fino, lo que no puede desmembrarse es la necesidad a priori de un productor de televisión, que a toda costa necesita vender sus productos y cubrir las cuotas que representan una súper producción de este calibre, donde seguimos intentando jugar a los policías y los ladrones de las series estadounidenses, sin alcanzarlo, y lo más complicado, sin tener en cuenta el dolor que puede causarse a una madre, un padre, un hermano, que aún no ha podido reconocer aunque sea un trozo de la camisa con la que salió su hijo el día que desapareció, sin dejar un solo rastro.

Desde la creación y realización de ficción en televisión, lo que prima es el rating que puede generar, y de allí la gran cadena de ganancias que represente, aunque desde el primer momento se discuta en mesas de trabajo y se ponga de manifiesto la inmensa importancia que tienen las historias que se cuentan en la televisión, y la apropiación que hace de ellas el televidente.

Finalmente, en la gran mayoría de las ocasiones, el resultado de los estudios a lo que llega es a la comprobación de que estas historias, aunque hayan sido concebidas y exhibidas como una ficción, se convierten en ejes de la vida diaria, en el lugar y momento para reflexionar, comentar, y hacer de los héroes protagónicos en su travesía, un miembro más en casa, como si hiciera parte de la familia, a veces cercana, o a veces lejana.
Miles de anécdotas se escuchan en los pasillos de estudios, acerca de una mujer que en un supermercado encuentra al “perverso” de la telenovela de la noche, y que no ha escapado de pegarle al actor, o insultarlo, si es que él ha corrido con buena suerte. Por eso es innecesario comparar la exhibición de una historia como ésta, con las películas que se han hecho de la primera o segunda guerra mundial, cuando en lo que llevamos de emisión, la narrativa se asume desde la mirada de los hermanos Castaño, como héroes protagónicos de la historia.

Si quisiera hacerse un parangón, del que tampoco podría salir librada esta producción, habría que pensar en otras visiones de las guerras hechas con gran inteligencia y crítica, y donde en ningún momento se duda de quién es el que está errado o no en el asunto, como es el caso de filmes como La Cinta Blanca de Michael Haneke, o Inglorious Basterds de Quentin Tarantino, por sólo nombrar historias recientes sobre violencia y guerras, con esa mordacidad y capacidad analítica y crítica de estos dos directores.

En esta ocasión se siguieron y acoplaron paso a paso las leyes de la dramaturgia clásica, para contar la historia de tres hombres, que recurriendo a la primigenia ley del Talión, emprendieron su venganza por un hecho familiar. Pero no satisfechos con los resultados de su personal afrenta, y sin ser nombrados por nadie, se hicieron líderes de una causa y una organización, que en su sed de autodefensa unida no sólo nos han poblado de sangre y dolor, sino que aún no hemos podido terminar de contabilizar ni los cuerpos, ni las familias, ni las tierras, ni las secuelas de su violencia. Por lo que se deduce, y ahora sí, sin necesidad de hilvanar muy fino, que aún no estamos en la capacidad ni intelectual ni creativa de reconstruir con la fidelidad y responsabilidad, que la historia misma lo exige, así haga parte de nuestro trozo de realidad.

 

 

Normal
0

21

false
false
false

ES-CO
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

Normal
0

21

false
false
false

ES-CO
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

  • Adriana Villamizar Ceballos* | Elespectador.com

  • Página
  • 1
  • 2
inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
26 Jul - 11:15 pm f

Rostros

Delante de mí, la persiana; después de la persiana, fantasmas: Robert Graves, Baudelaire, Sartre, Camus, Piaf, Storni, Woolf, Cortázar, Borges, Quiroga, y más y más fantasmas que no quieren traspasar la persiana que me obstino en dejar entreabierta. Cierro la ventana y se cierra el mundo, deseo hacer memoria de los rostros de los maestros del pensamiento occidental para reconocer en ellos la alegría de las que tanto nos ufanamos. Paso la página para buscar mejores rostros, más humanos y más sosegados pero, por el contrario, me encuentro con los rostros de Beckett, Artaud, Van Gogh, García Márquez, Castaneda, Carpentier, Rulfo: fantasmas que se evaden por regiones de ilusión, protagonistas de una obra que ha escrito alguien en medio de una vasta soledad. Tal vez si buscamos rostros en el fútbol: Pelé, Maradona, Batistuta, Higuita, Mondragón, Raffo, Goycochea. Más rostros pletóricos de tristezas por sus derrotas. Rostros que aluden al fútbol siempre en falta, con ganas de reír pero con la tristeza profunda de quien nace derrotado: el fútbol es el espacio de la celebración de la desesperanza porque la derrota le gana. Un instante de felicidad mientras se hace el gol, pero un eterno nubarrón porque se acabó el partido y hay derrota. Abro la persiana y el mundo permanece cerrado, una Copa América es un evento americano, pero a Lio Messi le obligan a ser algo más que un futbolista mundial; le exigen ganar siempre porque está en deuda pero, paradójicamente, lo ha ganado todo. ¿Todo? Wilde, Unamuno, Poe, Dostoievski, Maupassant, Balzac, Calderón de la Barca, Vargas Vila, Quevedo, Dante, Moliere, Sófocles, Van Gogh, Cioran y Heidegger. El rostro de Messi, después de la derrota ante Chile, representa el gran triunfo de la caída, el triunfo de quienes caen y ya no quieren renacer. Este rostro me recordó que somos frágiles y que la cacareada felicidad depende de detalles simples (un abrazo, una conquista con los afectos). El rostro de Messi, que se ha hecho viral, es el virus de la dignidad hecha trizas por el fútbol, es deporte en el que todo está en juego: el amor, la locura y la muerte. Messi está lejos de ser un dios y, por ello, no puede ser más: un ser humano con sus debilidades, amores e, incluso, con sus mudeces y rayones “No le pidamos peras al olmo”, las peras no meten goles y los olmos son olmos. El colmo. Es falible, como todos. Lo tiene todo y hoy está vacío. Me duele el rostro de Messi.

25 Jul - 9:00 pm

Un plebiscito cordial

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio