Publicidad
Luis Carvajal Basto 19 Ago 2013 - 5:42 pm

Nicaragua: un pacto contra el despojo

Luis Carvajal Basto

El reto del gobierno, el verdadero arte en este espinoso asunto, consiste en lograr la unidad de los colombianos sea cual sea la decisión que asumamos, comenzando por excluirlo del próximo debate electoral. ¿Será posible?

Por: Luis Carvajal Basto
  • 32Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/nicaragua-un-pacto-contra-el-despojo-columna-440950
    http://tinyurl.com/mykl26w
  • 0

¿Estaremos repitiendo la historia de Panamá, esta vez con otros protagonistas y “preavisados”?  Puede ser. Por lo pronto parece otra crónica anticipada de un naufragio que comenzó a ocurrir cuando aceptamos las reglas de un juego del que no podríamos resultar sino perdedores.

Hasta ahora, a nadie se le ha ocurrido revisar nuestras fronteras, en lo que se refiere a Nicaragua, para devolverlas  a 1830   cuando la costa Caribe de ese país, la costa de Mosquitos, hacía parte de nuestro territorio. Pero si a Nicaragua no le han “servido” las fronteras establecidas durante el siglo pasado, referidas al meridiano 82 tratado Bárcenas Esguerra de por medio, el sentido común, y la opinión pública, dice que a nosotros no nos sirven las que ha fijado un tribunal al que nunca nos hemos debido someter. Nunca será tarde hasta que, físicamente, no podamos entrar, situación que no tenemos en este momento pero podríamos tener en el futuro. Mejor con “ventaja” que sin ella, diría Maquiavelo o el mismo Ortega.

Pero vamos al asunto y a las “especulaciones” acerca de las fórmulas que parecen haberse presentado a nuestra comisión de relaciones exteriores, las cuales se reducen a demandar el fallo y, simultáneamente, defender la posesión que hemos mantenido mediante un decreto que fije límites, garantizado por la presencia de la Armada Colombiana. La arrogancia y prepotencia del envalentonado Ortega parece no dejar más alternativas, a menos que resolvamos sentarnos a esperar a que vaya, después, por San Andrés.

A nivel internacional no las tiene todas consigo nuestro vecino presidente expansionista a cuyos copartidarios recibimos muy bien aquí, luego de que cayó el último de los Somoza. Para empezar tiene problemas similares con la pacífica  Costa Rica. A pesar del desfile de sus barcos, Rusia puede estar interesada en vender armas en la región, pero no en intervenir de otra manera en las narices de los Estados Unidos. Venezuela, su socio en el ALBA, afronta una difícil situación interna frente a la que Colombia ha mantenido solidaridad con las instituciones, con un pueblo hermano, y prudencia. Más allá, tenemos tratados de libre comercio con Europa y Norteamérica que no nos colocan, frente a Nicaragua, en situación de “igualdad”.

La carta de desconocer el fallo o recusarlo y mantener nuestra soberanía, es una opción que no por indeseable deja de ser posible. Las Naciones también tienen derecho a rebelarse contra la injusticia. ¿Qué existían intereses por detrás de ese fallo? Pues claro, pero ese no es el asunto a discutir en este momento a menos que tengamos la pretensión de causar más confusión entre nosotros.

La pregunta de fondo se reduce a si nuestra dirigencia, toda, tendrá la grandeza suficiente para entender que los intereses de Colombia están por encima de los de cada quien y sus pasiones. No se trata de culpar a nadie, en particular, aunque responsables los hay, comenzando por los llamados “expertos”, y  actuar como corresponde, como un Estado Unitario a punto de ser despojado.

El asunto no es sencillo y mucho menos en las puertas de unas elecciones presidenciales y el proceso de Paz, pero tampoco imposible. Un pacto por Colombia que informe a Nicaragua y al mundo de nuestra decisión de no permitir un evidente atropello, cuyo primer acuerdo consiste en excluir este asunto del debate electoral. Para comenzar, necesitamos una declaración de los partidos, gremios, organizaciones sindicales y del mismo Congreso respaldando, cualquiera sea, la decisión Presidencial. La responsabilidad sobre lo  ocurrido y por ocurrir es de toda nuestra dirigencia y no solo del actual gobierno. ¿Dónde van a ejercer, quienes en este momento llaman a la división, sus pasiones políticas, si seguimos perdiendo territorio?

@herejesyluis

  • Luis Carvajal Basto | Elespectador.com

  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Mujer es atacada con ácido en Cali
  • La hora del guisante blanco
  • Por deshidratación murió caballo cochero en Cartagena

Lo más compartido

8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Vitor Fulio

Lun, 08/19/2013 - 22:38
Ni riesgos de aceptar el grotesco fallo de los soeces de la Haya, si el mismo sinvergüenza que leyó el fallo fue quien le dio la idea a Nicaragua de poner otra demanda para robarse más mar de modo que no podemos esperar nada honesto de esa corte
Opinión por:

wxv..

Lun, 08/19/2013 - 22:35
Ya son varios las naciones que han desacatado las decisiones de la CIJ como Argentina, EEUU, Islandia, Turquia, Malasia, Inglaterra, Francia. Guinea, Tailandia, Romania, Israel, SudAfrica, etc. sin sufrir alguna consequencia. Roosevelt dijo "lo unico que temer, es al mismo temor." El periodico The Guardian de Londres, hasta indico que la CIJ es la organizacion menos respetada de las ONU. Su ladro es mas fuerte que su mordida. Colombia lo que debe hacer es desacatar esa decision YA.
Opinión por:

MXVDFG

Lun, 08/19/2013 - 22:22
Excelente columna, el no acatamiento y el uso de las fuerzas militares es lo único digno para solucionar este grave problema a no ser que el gobierno quiera permitir que los abusivos sandinistas nos roben territorio.
Opinión por:

Memintin

Lun, 08/19/2013 - 21:42
Y en relacion a Costa Rica, nuestro mas cerecano aliado en Centroamerica, no creo que vuelva a ayudarnos, si ellos tambien terminaron perdiendo una considerable porcion de mar que nos cedieron para sustentar nuestra tesis del parelelo 82, a traves del Tratado Fernandez-Facio, el cual fue totalmente desarticulado por el fallo de la CIJ, pues en el mapa adjunto al fallo, se nota claramente que las aguas que Costa Rica nos cedio, terminaron en posesion de Nicaragua, gracias a dicho Fallo. Asi, Costa Rica, ya no tiene el mismo animo de ayudarnos.
Opinión por:

Vitor Fulio

Lun, 08/19/2013 - 22:47
Que bestialidades escribe este animal, además porque no reconoce que usted es un puto nicagando, para que se las da de Colombiano.
Opinión por:

Memintin

Lun, 08/19/2013 - 21:37
Luis Carvajal escribe haciendose el ignorante o siendolo realmente. Nicaragua tambien tiene sendos TLC con los EEUU (CAFTA) y con la Union Europea (AdA). El Tratado Barcenas-Meneses-Esguerra nadie lo ha "desconocido", sigue vigente. Lo que nuestros juristas no pudieron mostrar fue una sola linea de su texto, en donde se estableciera que el paralelo 82 era una "linea limitrofe" entre ambos paises. En dicho tratado, el paralelo 82 es mencionado como una referencia para la diferenciacion de los accidentes insulares, pero no como un "limite maritimo". Y por eso fue que perdimos. La votacion del fallo fue unanime, hasta el Juez por nuestro pais. Colombia, votó a favor.
Opinión por:

wxv..

Lun, 08/19/2013 - 22:30
No sea mentiroso o se invente. Ni uno de los jueces es de Colombia.
Opinión por:

CARV

Lun, 08/19/2013 - 18:53
Nadie serio y honesto (y conocedor del Derecho Internacional y de las normas supranacionales) estaría dispuesto a 'respaldar incondicionalmente una decisión presidencial, cualquiera que ésta sea'. Ello equivaldría a 'jugar a la ruleta rusa' o a 'firmar un cheque en blanco' en asuntos de gran calibre y de potencialmente muy costosos compromisos. En una democracia, las decisiones -mientras más trascendentales, con mayor razón- han de ser conocidas y 'socializadas' en profundidad, y han de contar con un muy significativo respaldo popular. Precisamente, esto fue lo que mañosa y cobardemente se eludió cuando nuestro Gobierno (?) entregó -mediante una simple 'Nota de Cancillería'- Los Monjes, en 1952. Luis XIV ("El Estado soy yo") dejó de existir hace más de dos siglos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio