Publicidad
Luis Carvajal Basto 25 Feb 2013 - 12:01 am

No son los demás. Es Petro

Luis Carvajal Basto

Un alcalde sorprendido, también, por la valorización. Debería cobrarla después de que la ciudadanía vea las obras.

Por: Luis Carvajal Basto
  • 180Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/no-son-los-demas-petro-columna-406519
    http://tinyurl.com/a8um4sl
  • 0

La actuación del gobierno distrital frente al asunto de la valorización es otra “patraseada” del alcalde, muy parecida a la de las basuras. Esta administración va de sorpresa en sorpresa descubriendo el ámbito de la gestión pública. Desde su posesión, la improvisación reina en Bogotá. Recordemos cuanto tiempo de gestión perdió por la demora en conformar un gabinete del cual se han marchado 18 altos funcionarios, casi todos “por razones personales”. Con lo ocurrido deberían ser 19, porque como el alcalde no renunciará, le corresponderá esta semana, o próximamente, a la directora del IDU. En la actual administración los responsables son los demás.

Todo parece indicar que las “razones personales” por las que renuncian tienen que ver con que los funcionarios no ejecutan lo que el mismo alcalde no sabe. No sabe escoger equipo, consensuar, dirigir, planificar ni ejecutar y ha demostrado que tampoco conoce la ciudad que debería administrar. Lo que hizo con la fracasada valorización fue tirarle la pelota al concejo para que resuelva lo que él no pudo estando facultado para ello. Ahora, con la propuesta de suspender el cobro a predios con un valor inferior a 80 millones, quiere hacer populismo con su desconocimiento y falta de planificación. ¿Antes de expedir los recibos de cobro no sabía de la falta de equidad? ¿Desconocía que la metodología para expedirlos no funcionaba? ¿Que los encargados de asignar los valores no estaban dotados de superpoderes para avaluar, en promedio, 150 predios por día? Tampoco usa mucho su sentido común: ¿Cómo hacer coincidir las fechas de pago de la valorización con las del predial? ¿Por qué no se tomaron la molestia de revisar los cobros y su relación con las obras a ejecutar, antes y no ahora?

El artículo 157 del estatuto orgánico de Bogotá autoriza “… al gobierno distrital para introducir en las valorizaciones decretadas los ajustes y reducciones que fueren necesarios al monto distribuible y a los plazos y descuentos ordenados para su pago”. También dice que “la liquidación y recaudo pueden efectuarse antes, durante o después de la ejecución de las obras…”.Todo parece indicar que el alcalde conoció esta parte del decreto 1421 después y no antes de expedir los recibos y ahora los ciudadanos solicitan, con suficientes razones, que el cobro se haga también después de que se ejecuten las obras. Tienen motivos suficientes para desconfiar de la capacidad de ejecución de este gobierno, como se ha mostrado repetidamente desde esta y otras opiniones.

Es que las aventuras del alcalde resultan costosas para los bogotanos. Recordemos la historia de las basuras. Se paseó por todos los medios argumentando la infalibilidad de su proyecto para después fracasar. Parecía sorprendido el 19 de diciembre cuando se acumularon. No es suficiente la renuncia extemporánea del responsable del acueducto. ¿Quién pagará los sobre costos estimados por un concejal en 20000 millones de pesos, de un proyecto que solo tuvo éxito mediático para Petro? Pues los mismos ciudadanos que ahora pretende “redimir” y con los mismos recursos extraídos del mismo patrimonio familiar. El concejo no puede patrocinar más aventuras y la ciudadanía debe revisar en detalle las razones y utilización del cupo de endeudamiento. ¿Con qué se pagarán los cobros que su populismo y afán de protagonismo le sugiere, ahora, no realizar? Pues con los recursos de la gente que padece cada día los trancones y sí necesita más obras, por supuesto.

Un administrador eficiente no se queja ni lamenta: se anticipa; no se deja arrollar por las circunstancias: controla las variables que las determinan; no solicita recursos ni pasa facturas de cobro sin ton ni son con las cuentas de los bancos llenas, como todavía las tiene una Bogotá que aun paga juiciosamente sus impuestos. Pero sobretodo, no descarga en los demás sus propias responsabilidades. Alcalde, la próxima vez que le pida la renuncia a uno de los funcionarios que nombró, aunque sea por razones personales, evalúe, con el mismo rasero, la necesidad de pedírsela a sí mismo.

@herejesyluis

  • Luis Carvajal Basto | Elespectador.com

  • 0
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio