Publicidad
Lorenzo Madrigal 3 Mar 2013 - 11:00 pm

Noches de Castel Gandolfo

Lorenzo Madrigal

Por: Lorenzo Madrigal
  • 15Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/noches-de-castel-gandolfo-columna-408079
    http://tinyurl.com/cqpfoyw
  • 0

NO ME QUEDÓ GUSTANDO CASTEL Gandolfo. Por causa del detallado cubrimiento, prácticamente viajé en el helicóptero con Su Santidad Benedicto Dieciséis, arrancando de una colina romana y mareándome junto al venerable dimitente, mientras daba vueltas sobre la ciudad de los papas. Fui transportado a las estancias vaticanas y puesto virtualmente a bordo hasta esa población de descanso papal.

Al seguir de cerca la renuncia del pontífice, me preocupa el estado de envejecimiento que pudo verse de su rostro en algunas tomas cercanas: su mirada desdibujada; su sonrisa esquiva —tímida y esquiva ha sido— con deterioros evidentes y, eso sí, el cabello al viento sin mayor arreglo; la vestidura final fue sencilla y contrastó con el oro desmesurado de los pasados y pesados ornamentos, que acababa de dejar.

Pero Castel Gandolfo me pareció aburrido, con su plaza reducida; el caserío apretado, medieval, posiblemente con esa vecindad atosigante y ruidosa, que es propia de los poblados italianos, y todo ello muy próximo al castillo de verano de los papas. Imagino que se escucharán las consejas de las matronas de ventana a ventana y hasta la ropa secándose será paisaje para el papa emérito. Los jardines versallescos, del lado del lago, le restan belleza natural al paisaje. Sólo el descanso de tanto trajín, le traerá solaz al anciano pontífice, si tiene la suerte de dormir bien sus noches (noches de Castel Gandolfo), como se lo deseo, muy solícito con el abuelo de la cristiandad.

La capilla Sixtina quedó atrás para él y espera el cónclave. Renovada, volvió a su alboroto de color original. Pude ver viejo y reseco ese espectáculo barroco de horror al vacío, sin un ápice de respiro entre un dibujo abigarrado y el siguiente. Un libro ilustrativo me muestra ahora los detalles de su última restauración, la de Juan Pablo II (entre 1980 y 1994) y me inquieta cierto contorno dibujístico con el que se protege cada figura. No sé si esos recorridos lineales fueran propios de Miguel Ángel, aunque lo dudo.

En las restauraciones, la mano del artista original, su pulso, su brochazo, aquel intangible nervioso de su trazo, sin duda se echa a perder. El conjunto decorativo gana; el testimonio gráfico personal pierde.

En ese ámbito multicolor, el púrpura de los cardenales, reunidos en la capilla, semeja un zócalo rojizo y uniforme, desde el cual se decidirá una etapa más en la historia de la Iglesia.

Suena el cardenal Ángelo Scola (boceto), seguidor de Ratzinger, no propiamente aperturista, sino más bien de los que, según Küng, llevarían a la Iglesia a una “edad de hielo”. Conjeturo que asumiría el nombre de Benedicto XVII, sin importar la repetición.

Pero imagino a Gianfranco Ravasi (“Paulo VII”) o, como sorpresa, a Christoph Schönborn, austríaco (“Juan XXIV”).

  • Lorenzo Madrigal | Elespectador.com

  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Santos asegura que asesinato de policías no quedará impune
  • Guerrilleros dispararon contra policías en Córdoba
  • Bacteria Sep 16 - 8:49 pm

    Extaxitables

    Extaxitables

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

UnNuevoPais

Lun, 03/04/2013 - 12:21
El cardenal Ratzinger ha optado por el mejor camino que se puede elegir para hacer un examen de conciencia. Gran daño le hizo a la libertad religiosa desde la Congregación para la Doctrina de la Fe, "la gestapo" del Baticano. Fué implacable en contra de quienes postularon "cambios" o criticarón el "regimen" del Baticano y el dogma Católico. Persiguio sin piedad a los sacerdotes que de una manera u otra contradecían el mandato Católico Romano. Sus apreciaciones y dictámenes incluso "apresuraron" a los extremistas de derecha para asesinar a sacerdotes disidentes en America Latina.
Opinión por:

ptpch

Lun, 03/04/2013 - 12:10
sí, atrás dejó un pasado, sus años, sus escritos, la autoridad que representó, su sede con los muros, dió un paso a un lado para seguir sirviendo a la iglesia con otro estilo en los úlimos restos de su vida. gracias por su artículo
Opinión por:

Campeon1949

Lun, 03/04/2013 - 12:00
Que comentario tan tonto, tan simple, tan ridiculo. No entiendo como El Espectador permite este tipo de comentarios sin ningun contexto historico, sin ninguna base religiosa y que se parece al presidente Santntos cuando lo hecharon de la Armada por que se mareaba cuando como cadete salia a navegar. A mi me mareo este comentario tambien por lo infantil y repito por lo tonto.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Lun, 03/04/2013 - 13:56
No será santo de mi devoción pero ah, lejos andás, pibe champion naintinforinain! Mease Osuna, además de decano de los caricaturistas colombianos, es pintor. Sabe de pintura, sabe de estética. Dicho de 'mero uán', el mancito entiende lo que los nenes de 1970 pa'cá necomprenenpá: el espacio. No el virtual, of course: el espacio arquitectónico (lo exterior) y el desafío del espacio interior ante la magna obra del bacán mayor: Michel Angelo. Lo del cuchis Joseph volando -sobrevolando- y su mirada virutal (la cámara que suplanta el ojo del vicario) es una excusa del viejo Loren para hablar LIBREMENTE en un divertimento harto romano (¿por qué no la óptica de Fellini sentado en las gradas del metro buscando sus extras?) propio de mentes no contagiadas del transido y edulcorado relato mediatico.
Opinión por:

Chicoral

Lun, 03/04/2013 - 11:57
Es cierto que el Papa Benedicto XVI por imitar a Cristo pidió venir a morir a Colombia a nuestro Congreso de la República, para morir como El lo hizo entre ladrones?
Opinión por:

karissa

Lun, 03/04/2013 - 11:34
Si el fanatismo medieval no fluyera en cada romano e italiano, no se verían esas manifestaciones hostigantes en las misas papales, en la plaza de San Pedro y en todo lo que concierne al clero. Igual que el columnista pensé en la aburrida vida de encerramiento a la que sometieron al papa. Más crueldad de la iglesia católica. Y ni se diga, por ahí en algunas ventanas de las casas cerca de la residencia papal, el aire frio agitaba los brasieres y calzones de las matronas italianas del susodicho y aburrido pueblo.
Opinión por:

pebeco

Lun, 03/04/2013 - 06:32
LA MAS ABSOLUTA POBREZA MENTAL.......SU FUENTE CULTURAL Y SU APRACIAICÓN SOBRE CASTEL GANDOLFO Y SUS JARDINES VERSALLESCOS PROVIENEN SEGURAMENTE DE ESTUDIOS DE ARQUITECTURA EN LAS VEGAS DE NEVADA............ABSOLUTA IGNORANCIA.....ROMA ADEMAS DE SER SEDE DEL PAPADO ES UNA CIUDAD QUE SE FUNDA MUCHOS SIGLOS ANTES Y ES PROFUNDAMENTE PAGANA A PESAR DE SUS IGLESIAS...........NI LA CIUDAD, NI SU CULTURA RESPIRAEN EL AIRE BEATÍFICO QUE USTED ASUME ......FELLINI, PASSOLINI, VITTORIO DE SICA MUESTRAN LA ROMA REAL,,,,,ADEMAS DAR UNA VUELTA POR EL PANTEON, LA PIAZZA NAVONA, LA FONTANA DI TREVI, EL FORO ROMANO, IL CAMPIDOGLIO, LE MOSTRARÍAN MUESTRAN LO QUE USTED IGNORA.....NO OPINE PUES SU "SABIDURIA DESTILA" ENVIDIA,,I GIORNALI SONO SCRITTI DA FURBI E LETTI
Opinión por:

pebeco

Lun, 03/04/2013 - 06:38
DAGLI SCIOCCHI".....CHI ASINO NASCE, ASINO MUORE"
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio