Publicidad
Salomón Kalmanovitz 3 Mar 2013 - 11:00 pm

Lo que nos cuestan los biocombustibles

Salomón Kalmanovitz

Por: Salomón Kalmanovitz
  • 361Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/nos-cuestan-los-biocombustibles-columna-408076
    http://tinyurl.com/cvyv7qr
  • 0

LAS VENTAJAS DE LOS BIOCOMBUStibles frente a los derivados del petróleo son las siguientes: son renovables, no deben contener renta de escasez ni de riesgo geopolítico y son menos contaminantes, aunque ocupan territorios extensos como monocultivos que deterioran el medio ambiente y limitan la biodiversidad; son sinónimos, además, de concentración de la tierra.

Un estudio de Helena García y Laura Calderón, de Fedesarrollo, hace un balance de los costos y beneficios derivados de la política de fomento a los biocombustibles para el Gobierno, los productores y los consumidores. Los resultados son sorprendentes: al Gobierno le costaron en 2011 $452.000 millones las exenciones, $343.000 millones para la Nación y $108.000 millones para los departamentos; los consumidores pagamos $71.000 millones más que si hubiéramos utilizado combustibles sin mezclas.

El estudio no establece lo que ganaron los ingenios y los palmicultores por contar con precios administrados que los han privilegiado históricamente. Mientras que en 2005 los ingenios recibían $3.900 por galón de alcohol, en 2011 reportaron $8.300 y en diciembre de 2012 se había corregido un poco el exabrupto pagándoles $7.662. Lo cierto es que el precio del etanol estaba pegado al precio final de la gasolina, el cual a su vez se deriva de una renta extraordinaria por ser el petróleo un recurso no renovable, sometido además a la explosiva geopolítica del Medio Oriente. ¿A cuenta de qué los ingenios se deben beneficiar de la enorme renta que disfrutan los productores de petróleo en el mundo? Eso no sucede en Brasil y ni siquiera en Estados Unidos, que extrae alcohol muy improductivamente del maíz.

Los palmicultores, por su parte, recibieron entre $8.000 y $10.500 por el galón en el período 2005 a 2011, cuando el diésel recibía un subsidio a favor de los transportistas que lo mantenía en $7.400 el galón. En marzo 1º de 2013, el subsidio se había evaporado y el galón costaba $8.473; mientras, los productores de aceite de palma habían sido ajustados a $7.560 el galón. Los transportadores, junto con los cafeteros, están haciéndole un paro al Gobierno para que les devuelvan sus privilegios y de nuevo los asumamos los contribuyentes. El problema debe resolverse con buena política macroeconómica, de la que carece el Gobierno, y no mediante subsidios.

Las autoras del estudio argumentan que la política de fomento no ha garantizado la seguridad en el abastecimiento de combustibles pues su contribución ha sido marginal. Agregan que los ingenios dejaron de exportar azúcar para atender el mercado cautivo de biocombustibles y aumentaron levemente la producción total. No ha servido tampoco para reducir la contaminación: en el caso del diésel era más expedito que Ecopetrol adquiriera una mezcla más limpia que mezclándolo con biodiésel, que no supera el 5% del contenido. En cuanto al etanol, es grave la contaminación que generan las quemas del bagazo de la caña en los municipios que rodean a los cultivos; posiblemente sea mayor la generación de gases invernadero por su cultivo que la que dejen de producir los motores del parque automotor privado con la mezcla de etanol.

En fin, la sociedad colombiana se ha beneficiado poco de las políticas de fomento de los biocombustibles, que han resultado costosas para el Estado. La historia ha sido distinta para los productores, a quienes los gobiernos les han garantizado un precio muy por encima de sus costos de producción.

  • Salomón Kalmanovitz | Elespectador.com

  • 53
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Ingrid Betancourt fue citada por trámites de divorcio en Colombia
  • Presentador de Canal Capital asegura que fue censurado por Hollman Morris
  • Administración busca la 'medicina' para las localidades más violentas

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio