Publicidad
Nicolás Rodriguez 7 Jun 2013 - 11:00 pm

La nueva vieja Colombia

Nicolás Rodriguez

Hay algo viejo en el reportaje que el Financial Times publicó bajo el título de La nueva Colombia. El contenido es casi idéntico al de algunos textos que en otras ocasiones han sido presentados como publirreportajes financiados por algún gobierno con el interés, también viejísimo, de mejorar la imagen del país en el exterior.

Por: Nicolás Rodriguez
  • 57Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/nueva-vieja-colombia-columna-426628
    http://tinyurl.com/mk96c2y
  • 0
insertar

En esta ocasión, la nueva Colombia es un paraíso lleno de energía y recursos minerales, tierra arable y abundante agua fresca. Un lugar, faltó agregar, que cualquier extraterrestre querría colonizar.

Lo de la biodiversidad va con el infaltable texto sobre los wayuus, que, como siempre (y aun en esta, la nueva Colombia), aparecen en el informe para que el lector sepa que esta es tierra de indígenas e increíbles paisajes. ¿Se oponen los indígenas a la minería? Siguiente pregunta. Acá, en esta nueva Colombia, ya no se es pasión sino paisaje. Colombia es paisaje. Los indígenas son paisaje. Y la minería también.

Sobre la prensa y el poder hay un texto que va de la denuncia al piropo complaciente; otro sobre cómo se exporta todo lo que se sabe en materia de repartir plomo e impartir seguridad, con foto del colombiano que sacó adelante sus chalecos antibalas para niños gringos que todavía no van armados al colegio; uno más de la pluma del mejor policía del mundo acerca de lo cívica y humanitaria que es nuestra Policía, y una lista de figuras nacionales prominentes, con Andrés Jaramillo entre los retratados, a tono con lo de la nueva Colombia.

En algún punto, como sin querer queriendo, se nos presenta al presidente Santos (que recién dijo que lo del premio Nobel de Paz no es con él) en términos de “el hacedor de paz”. Y aunque uno busca en el artículo alguna frase tipo Mandela o Gandhi, de su traje de empresario apenas si sale un “créanme, es más difícil hacer la guerra que la paz”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 06/08/2013 - 22:32
Una irrefrenable hipertrofía del cinismo político es, hoy por hoy, una de las más alucinantes aristas del manual del manejo de las imágenes públicas, fundamento éste de la gestión administratiiva del burócrata en la posmodernidad -o de la hiperrealidad- como algunos dicen que hay que llamar al período histórico que reemplazó la Modernidad. Digo "alucinante" por no tener más palabras: porque este breve ejercicio de recapitulación que hace Nicolás genera estupefacción, pues basta para comprender lo fácil que resulta refutar estas sombras chinescas oficiales. Refutación a la carta gracias al cajón de herramientas de la web, proveedora de una amplia gama de estiletes (expedientes de una memoria aún fresca) que aseguran -para las historias ofiaciales- capada fija "córtese por donde se corte".
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 06/08/2013 - 22:58
No obstante, es pertinente develar las encriptadas claves políticas en la malhadada civitas terrena, descodificadas por uno de los últimos profetas hermeneutas vivos: Umberto Eco. Quien explica cómo estas ostentosas formas de la mentira que hoy asume el discurso visual del poder político, dispensan una amplia ventaja estrátegica: la que es factible sacar desde el momento en que son emitidos/publicados los embustes y el momento en que éstos son refutados. La ventaja, dice Eco, es básicamente temporal: la cantidad de tiempo que transcurre entre la 'publicación-oficial' y la 'refutación-ciudadana' es un espacio concreto y material, un generoso margen de maniobrabilidad que permite al poder seguir actuando inpunemente sobre una realidad -la suya- que aún no ha sido evidenciada como falacia.
Opinión por:

sarcasmo1

Sab, 06/08/2013 - 20:30
´Buen Análisis, que el viejo mito se lo crean afuera del país es comprensible pero que el rebaño electoral o mejor el borregomatrix promedio colombiano se lo crea con la realidad al frente es una paradoja monstruosa.
Opinión por:

manamuisca

Sab, 06/08/2013 - 20:06
el paisaje de la minería es la pasión de la muerte de la capa vegetal y de los espejos de agua, el paisaje de los indígenas denota la tristeza e indignación del corazón.
Opinión por:

suesse

Sab, 06/08/2013 - 16:40
Qué mas le podemos pedir al "máximo representante" de nuestro país, elegido o no, como Santos ( o un Uribe, o Pastrana, o el que sea?), sino máximas light y superfluas, como cualquier libro de autoayuda de Coelho o revista TV y Novelas (sigue siendo la de mayor "lectura" en el pais? O ya será la que vende Claro, la de los chismes y los otros publireportajes sobre servicios de cirugía plástica?)....No somos un México, o una Argentina, ni mucho menos un Uruguay, de donde par literatos de talla mundial han salido, y hasta Presidentes con 4 dedos de frente. no le pidamos peras al olmo! Locombia es pasión, de gavilanes! Es Shakira, preocupada porque quedó arrugada para su "hombre" despues de ser mamá, pero quien dice que amamantará hasta que su retoño sea mayor de edad. Es bala y oro y coltan!
Opinión por:

Ar mareo

Sab, 06/08/2013 - 11:36
A mi JuanMa me da pesar. Toda la vida cultivando su ego para llenar con su nombre los libros de historia y ahora q por fin le llego su cuarto de hora pasara sin pena ni Gloria...el reloj sigue marchando y aqui todo sigue igual.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Sab, 06/08/2013 - 14:55
No te preocupes "Ar mareo" que a Santos, Uribe, Gaviria, Turbay, etc., etc, la historia no los absolverá, y eso por más maromas que hagan Malcolm y sus muchachos, o repten los análisis "sesudos" y "consistentes" de KK.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Sab, 06/08/2013 - 08:44
Colombia es pantalla. Colombia es apariencias y sus élites compran espacio publicitario en los periódicos, en CNN internacional y en español para difundir la publicidad que ni ellos mismos se creen. Si Colombia fuera ese paraíso terrenal (no el que existió entre el Tigris y el Éufrates, sino la republiqueta sangrienta entre el Cauca y el Magdalena, entre la cordillera y las planicies) me pregunto por qué sus felices líderes andan literalmente blindados y armados hasta las muelas del juicio (sic). En cuanto a JuanMa: en su oportunismo para conseguir poder y/o dar más pantalla es capaz, según las circunstancias, de declarar la Guerra o de declarar la Paz.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio