Por: Columnista DATAiFX

Obama y la economía

La economía más grande del mundo decide quién será su próximo presidente. A diferencia del arrollador optimismo y la conmovedora inspiración de hace cuatro años, los estadounidenses tendrán una tarea más difícil en esta ocasión en las urnas.

 Sin embargo, las últimas cifras económicas, especialmente las de empleo, han inclinado la balanza hacia Obama, ante señalamientos pesimistas republicanos y vaticinios demócratas de fortaleza.

A pesar de las críticas que ha recibido el actual mandatario, el mayor logro de su gobierno fue que posiblemente evitó que la crisis fuera más profunda y duradera. Los que reprenden no tienen en cuenta que el mundo vivió una de las crisis más difíciles desde los años treinta.

Las cifras macroeconómicas eran aterradoras en 2008 y 2009. La contracción del PIB era cercana al 9%, la confianza de los consumidores estaba deprimida, el precio de la vivienda acumulaba una caída de más de 50%, se alcanzaron a destruir 800 mil empleos cada mes y la tasa de desempleo superó el 10%.

Hoy las cifras muestran recuperación, aunque siguen frágiles. El PIB en los EE. UU crece al 2% y los precios de la vivienda están en terreno positivo (en agosto crecieron a un 2% anual). En octubre de 2012 se crearon 171.000 empleos y la tasa de desempleo se ubicó en 7,9%.

La tormenta persiste, pero hay viento a favor de Obama. A pesar de la lenta recuperación, las políticas económicas, sin ser perfectas, han tenido una respuesta positiva. Un segundo período puede permitir avances económicos imposibles de lograr durante la crisis.

 

* Julián Cárdenas, ING.

Buscar columnista