Publicidad
Ricardo Bada 18 Jul 2013 - 11:00 pm

Yo soy como el picaflor

En ocasión del 100º Tour de Francia

Ricardo Bada

En 1894 implosionó en la sociedad francesa l’affaire Dreyfus: un capitán del ejército, judío por más señas, acusado de espiar por cuenta de Alemania, el enemigo atávico.

Por: Ricardo Bada
  • 39Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/ocasion-del-100-tour-de-francia-columna-434652
    http://tinyurl.com/m6lwenq
  • 0

¿El juicio?: puras pruebas amañadas y perjurios, según se evidenció años después. El capitán Dreyfus fue degradado en público y enviado a purgar su pena en la tenebrosa isla del Diablo, en la Guayana Francesa.

Francia se divide entre 1894 y 1914 en dos trincheras desde las que se apuntan y disparan con todas las armas unos enemigos irreconciliables: dreyfusistas y antidreyfusistas. La hostilidad mutua de ambos campos llegó hasta el punto de que un dreyfusista acérrimo, Pierre Giffard, director del periódico deportivo Le Vélo, se negó a aceptar en sus páginas la publicidad de empresas y personalidades antidreyfusistas. Entre ellas la del señor conde Albert de Dion de Malfiance, fabricante de automóviles que funda en 1900 su propio diario deportivo, el mismo famoso que desde 1945 se llama L’Equipe.

El redactor jefe del diario del señor conde era el exciclista Henri Desgrange, quien fichó a uno de los talentos de la competencia, el periodista Géo Lefèvre, y le encargó que pensara en alguna competición que desbancase en el favor del público las organizadas por Giffard y Le Vélo. Entre ellas se contaban la carerra Burdeos-París (572 km) y la maratón París-Brest-París, 1.200 km de un tirón. Así las cosas, el 20.11.1902 Desgrange llama a su despacho a Lefévre. Y según quiere la leyenda, el buen Lefévre, a quien no se le había ocurrido ninguna idea, improvisó: “Pourquoi pas un Tour de France?”. ¡Era la idea!

En cuanto al affaire Dreyfus, la primera página del diario L’Aurore apareció el 12 de enero de 1898 con un titular a toda plana: “J’ACCUSE!”. Encabezaba una carta al presidente de la IIIª República Francesa y la firmaba Émile Zola, que acusaba sin andarse por las ramas, jugándose su reputación, e incluso su libertad, a un sistema podrido que había condenado hasta el infierno letal de la Guayana a un inocente: el capitán Dreyfus. El proceso se revisa, Dreyfus regresa a Francia y será rehabilitado, aunque Zola moriría antes, en 1902 y en circunstancias harto sospechosas: puede hablarse en su caso de la primera víctima del periodismo de denuncia.

Mas hete aquí que de aquella pugna exacerbada entre dreyfusistas y antidreyfusistas, casi como subproducto casual, nació la vuelta ciclista a Francia. Debe ser porque el dios de los ciclistas sprinta derecho con pedales torcidos.

  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Líderes comunales de Caracolí eran extorsionados desde cárceles
  • Tercera imputación contra Samuel Moreno, en firme
  • Así quedaron los bombos para el sorteo de Champions

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

14
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

turn

Vie, 07/19/2013 - 20:30
Ahora, un tour de Francia, es una carrera para robots, podríamos decir que para seres no humanos, pues por mas entrenamiento, 240 Km un día y al otro un premio de montaña fuera de categoría, y al siguiente una contra reloj, a si por espacio de 25 días. ¿ La pregunta es que cuerpo resiste ?. Las mismas organizaciones hacen que las personas acudan a clases de ayudas, que terminan en dopaje, pero en el fondo se están incentivando esas conductas . El ciclismo es un deporte muy duro, y lo hacen mas duro con pruebas que son inhumanas. Dicen que los toros son aberrantes, y no lo es ver corredores, corriendo con los brazos o clavículas o partes de sus cuerpos lacerados por la dureza de la carrera. La tecnología ayuda, pero son las piernas del corredor y su físico el motor de su caballito .
Opinión por:

turn

Vie, 07/19/2013 - 20:06
Sin justificar el dopaje en cualquier clase de deporte, y refiriéndonos al ciclismo, ha sido el deporte estigmatizado en los últimos años. Ya que en el futboll casi no se oye escándalos, ni en el basket, base boll. ni en el box, ni en las carreras de carros, ni en otras disciplinas que exigen el mismo o superior desgaste físico. Solo se la dedicaron al ciclismo.
Opinión por:

Josetenene

Vie, 07/19/2013 - 11:13
Interesante por lo rocambolesco el origen del tour. Gracias don Ricardo por develar a nosotros los legos en esas materias, ciclismo, historia y jurisprudencia, los intringulis y vericuetos del destino.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 07/19/2013 - 15:30
Gracias, José María, y el martes, en mi blog, podrás leer una ampliación de este tema, sin el corsé que le impone el formato de la columna. Vale, y un abrazo hasta Arboletes.
Opinión por:

swhelpley

Vie, 07/19/2013 - 08:28
Don Ricardo, nos ha brindado un ejemplo de los vericuetos de la historia que no se conocen. Asi podria concluirse que un grupo de personas con prejuicios antisemitas, fundo el Tour de France? O como tanto al final, todo fue, money, money?
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 07/19/2013 - 15:28
Gracias, don Samuel, y bueno, si piensa en parámetros históricos tendrá que convenir conmigo en que la Iglesia de Roma también fue fundada por un grupo antisemita, y que al final, según usted bien dice, tanto en ella como en el Tour, todo se reduce a money, money, money: así lo explica sabiamente la canción que inaugura "Cabaret". Vale, y feliz fin de semana.
Opinión por:

usacabeza

Vie, 07/19/2013 - 08:00
Don Ricardo, ¿cómo leo 100º?. Mi duda aparece con el centésimo 100.º
Opinión por:

usacabeza

Dom, 07/21/2013 - 18:05
Ciertamente, mucho berraco el Nairo, sumercé. En cuanto a la falta de convicción... yo también la tengo porque hay otra normita del DPD en que no debemos mezclar números y letras en casos como este. El honor sería completo para mí, si lo titula "El Centésimo Tour de France", pero usted me dirá si centésimo con mayúscula o con minúscula.
Opinión por:

Ricardo Bada

Dom, 07/21/2013 - 06:17
De ñapa le diré que acabo de subir a mi blog una versión ampliada de esta columna, y en honor al trabajo que se tomó usted desasnándome de la mano del DPD, la he titulado "El 100.° Tour de France"... aunque le confieso que sin ninguna convicción interior. De todos modos, gracias, y feliz domingo. Vale.
Opinión por:

Ricardo Bada

Dom, 07/21/2013 - 05:18
Pues muchísimas gracias por desasnarme porque la verdad es que jamás en la vida he escrito un punto y una o ó una a voladas en los casos que el DPD lo establece. He estudiado en él, ahora, con detenimiento, la entrada dedicada a los Ordinales y el apartado d) del § 6 de los Diminutivos, y la verdad es que escribir 100.°, con punto y o volada (así como cualquier otro ordinal), me parece por completo inncesario, excepto por la confusión que implica el pensar que esa o volada se pudiese referir a una cantidad de grados. Pero creo que el contexto es suficientemente claro como para no pensar que quise escribir "Con motivo de los cien grados del Tour de France". ¡¡Y viva Nairo, carajo!!
Opinión por:

usacabeza

Sab, 07/20/2013 - 20:25
Un grado, don Ricardo; por supuesto, no de temperatura sino de medida angular, por ejemplo: 90° corresponde al ángulo recto. El DPD nos aclara con "1.º" para primero y "100.°" para centésimo.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 07/19/2013 - 15:24
Bueno, yo pienso que si ve escrito "1°" usted lógicamente leerá "primero". O sea, que no entiendo su pregunta y mucho menos su duda.
Opinión por:

dalilo

Vie, 07/19/2013 - 07:08
Ese mismo dios de los ciclistas le dio la formula quimica a Lance Amrstrong para poder ganar siete veces el tour de Francia, la fe mueve pedales!!!!
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 07/19/2013 - 15:23
Particularmente ese tipo me repateaba el hígado desde que se instaló en el trono del Tour con el uso hipócrita y comercial de su victoria sobre el cáncer. Pero no olvidemos nunca que si él se dopaba, los otros no lo hacían menos, de manera que la conclusión es que, o bien se dopaba mejor, o bien le sacaba mejor partido a su dopaje. Y en cualquier caso, la vieja norma recomienda odiar al delito y compadecer al delincuente. Yo no creo que su vida sea muy agradable en estos momentos. Piedad para el caído. Vale.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio