Juan Carlos Gómez 7 Oct 2012 - 9:53 pm

Ojo con la Circular Única

Juan Carlos Gómez

Se supone que las circulares que expiden las entidades gubernamentales son simples instrumentos para informar a los ciudadanos y a las empresas acerca de la manera como deben cumplir sus obligaciones con la administración pública.

Por: Juan Carlos Gómez
  • 5Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/ojo-circular-unica-columna-379886
    http://tinyurl.com/mglb46o
  • 0

Sin embargo, en la práctica, muchas veces las circulares se convierten en fuente ilegítima de normas de obligatorio cumplimiento. De esta forma, los funcionarios sustituyen al poder legislativo o se arrogan la potestad reglamentaria.

Los ciudadanos resultan abrumados por circulares que se reproducen casi que por generación espontánea. Si se tiene en cuenta el tiempo que tarda en resolverse una demanda de nulidad en el Consejo de Estado, las circulares ilegítimas sobreviven campantes e impunes durante muchos años.

Algunas entidades han tenido a bien compendiar sus circulares, lo cual tiene la ventaja de que por lo menos se tiene certeza acerca de las órdenes que se deben cumplir, aunque muchas de ellas sean ilegales.

La Circular Única de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) es tal vez la campeona de las circulares en Colombia. Es extensa y variada, como los son las facultades de esta entidad. Incluye temas como protección al consumidor, promoción a la competencia, cámaras de comercio, propiedad industrial. En materia de servicios de comunicaciones es de una minuciosidad inútil, como el tamaño que deben tener los avisos en las oficinas de atención al público. Lástima que tanta letra no sirvió de nada frente al fracaso en la protección de los derechos de los usuarios de telefonía móvil.

Recientemente, la SIC anunció un proyecto de reforma al capítulo de la Circular Única que se refiere a la publicidad y a la información que se les debe ofrecer a los consumidores. Es sorprendente que los medios, anunciantes y agencias de publicidad no se hayan pronunciado de manera vehemente frente a muchas de sus disposiciones.

El proyecto sigue por el camino errado de considerar al consumidor como un incapaz mental y enfatiza en identificar publicidad con información. Así la publicidad pierda su magia y encanto para convertirse en un catálogo de datos explícitos y advertencias, como si todos los anunciantes quisieran vender una cruz de poderes mágicos.

  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

EFRAIN BARRERA

Lun, 10/08/2012 - 22:30
SE PARECEN A LAS CIRCULARES - LEY QUE FABRICA AMPARO GARCIA LA DIRECTORA DE REGALIAS DEL DNP...VIOLANDO TODA NORMA CONTRACTUAL SOLO PARA SU BENEFICIO Y EL DE SU SEQUITO!!!
Opinión por:

SANTODOMINGO II

Lun, 10/08/2012 - 17:29
Lastima al final del escrito el columnista se desenfoca en el objeto del mismo. Dio un giro de 360 grados, paso de denunciar las arbitrariedades que se cometen en los actos administrativos llamados "Circulares Únicas" a tratar un tema respecto al consumidor y la publicidad. Se debe resaltar, que si existe una diferencia total entre información y publicidad, ambas pueden estar juntas, pero existe la responsabilidad social de informar al consumidor, que si bien no es "incapaz mental", es el actor más débil del mercado y ante su asimétrica posición debe ser protegido, esto es, el derecho reforzado a ser informado con veracidad, realidad, actualidad y suficiencia. En esto la Circular Única de la SIC no es arbitraria por el contrario se convierte en un instrumento Garantista.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio