Publicidad
Rodrigo Lara 22 Ene 2013 - 11:00 pm

¡Ojo, que el anillo no se ve todos los años!

Rodrigo Lara

El 22 de mayo se cumplen doscientos años del nacimiento de Richard Wagner, uno de los grandes genios de la humanidad. Con ocasión del bicentenario, diferentes ciudades del mundo ofrecerán temporadas de ópera sin precedentes, que permitirán disfrutar con intensidad las doce grandes obras de este compositor, poeta y filósofo de Leipzig.

Por: Rodrigo Lara
  • 74Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/ojo-el-anillo-no-se-ve-todos-los-anos-columna-398237
    http://tinyurl.com/m3s57ng
  • 0
insertar

En las principales capitales culturales de Europa, Norteamérica y Australia se anuncia un año prolífico en representaciones de Parsifal, Lohengrin o Tristán e Isolda. Con satisfacción observo que Bogotá no se queda atrás; en julio tendremos en el teatro Jorge Eliécer Gaitán a la orquesta Simón Bolívar de Venezuela, dirigida por el maestro Gustavo Dudamel, junto a la Opera de Colombia, representando Tannhäuser. Hasta donde he podido averiguar, ninguna otra capital de Latinoamérica tiene previstas este año obras del repertorio wagneriano, algo que me deja perplejo.

No obstante, aún son contados los teatros en el mundo con la capacidad —y el coraje— para representar la compleja tetralogía de Wagner: El anillo del nibelungo. Estas cuatro óperas (El oro del Rin, La valquiria, Sigfrido y El ocaso de los dioses) son un reto escenográfico y musical. A diferencia de la opera tradicional, que somete la música al bel canto, El anillo es una simbiosis de diferentes artes (escenografía, luces, disfraces) que conforman un todo con la música y la poesía, lo que transporta al espectador y lo sumerge en el espectáculo: el ideal de la obra de arte total, Gesamtkunstwerk, como acuñó Wagner.

La Ópera Metropolitana de Nueva York ofrece este año tres ciclos de El anillo del nibelungo entre abril y mayo. Se trata de una superproducción de 16 millones de dólares puesta en escena por el polivalente dramaturgo canadiense Robert Lepage. Esta representación, que se estrenó en 2012, no ha estado exenta de furiosas reacciones de la crítica especializada, que se ha mostrado severa por supuestos excesos de efectos especiales y que, según algunos, la asemeja a funciones del Cirque du Soleil, varias de ellas también dirigidas por el mismo Lepage.

La crítica especializada es sin duda una orientación importante para que las sociedades puedan apreciar el arte que vale la pena. Sin embargo, de nada sirve la crítica si no podemos palpar el arte con nuestros sentidos. Tener la oportunidad de ver un ciclo de El anillo es un verdadero privilegio. La Ópera de Nueva York, por ejemplo, no lo ofrecía desde 1987. El único escenario que lo presenta todos los años es el Festival de Bayreuth, pero la demanda (unas 500.000 solicitudes) supera con creces la oferta (60.000 entradas), por lo que el tiempo de espera puede llegar a ser de 10 años… Cine Colombia se ha destacado transmitiendo temporadas de la Ópera Metropolitana de Nueva York en directo y en alta definición. Esperemos que este año le ofrezca al público colombiano alguno de los tres ciclos de El anillo del nibelungo previstos. Ojalá.

 

  • Rodrigo Lara | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

alekos

Mie, 01/23/2013 - 10:39
Es verdad. Qué bueno sería poder ver el ciclo anillo en vivo. Pero ese es un sueño irrealizable en Colombia, empezando por que Wagner es un perfecto desconocido para nuestro mundo cultural. Claro, habria que adaptar las obras para orquestas y coros un poquito más pequeños!
Opinión por:

Davionda

Mie, 01/23/2013 - 10:01
veee, que buena columna. No me pierdo la presentación en el JEG.
Opinión por:

solesporventanilla

Mie, 01/23/2013 - 09:45
Chibchombia solo aspira a admirar a héroes de la talla del empresario de buen corazón que se casa por fin, al cabo de las "luchas" que tiene que libara en contra de una esposa (risas), con la abnegada, santísima muchacha que solo tiene una ética laboral indeclinable, no le busque.
Opinión por:

solesporventanilla

Mie, 01/23/2013 - 09:48
¿O por qué cree que Vicky Dávila tiene más de medio millón de seguidores en twitter?, ¿Por azar? ¿Y Uribe más de un millón? ¿Por qué si?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio