Publicidad
Pascual Gaviria 18 Dic 2012 - 11:00 pm

Oncología vs. ontología

Pascual Gaviria

El castigo llegó por manifestar en público mi curiosidad sobre el libro La infancia de Jesús, publicado hace poco por un famoso tuitero residenciado en el Vaticano.

Por: Pascual Gaviria
  • 80Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/oncologia-vs-ontologia-columna-393171
    http://tinyurl.com/lpwd68v
  • 0

Un amigo se tomó en serio mis palabras y me sorprendió con un pulcro ejemplar en blanco y dorado. El escalofrío inicial se vio apaciguado cuando busqué ansioso el final y vi que esa infancia fue más o menos corta, apenas 132 páginas. Decidí que el libro merecía una columna, una especie de reseña navideña sobre un pesebre erudito. A burro regalado…

Pero la verdad, Ratzinger resultó un autor imposible. Cargado del tedio de los profesores que hace tiempo no hablan fuera de sus clases, circular y redundante en sus argumentos. En las primeras 20 páginas me atiborró de genealogías incomprensibles por lo “simbólicas y profundas”. Los personajes de su libro no son hombres del tiempo de Jesús sino teólogos, palabras y acertijos que recuerdan a los monjes malvados que hizo famosos Umberto Eco. Solo algo me gustó de esas primeras páginas: sus juegos de números que suman letras y encuentran cifras mágicas. Fue nuevo ver a Benedicto XVI como un maestro de supercherías, un jugador de un casino venerable y sofisticado.

Acudí entonces a un libro de un tamaño similar que estaba sellado en la cabecera de mi cama. Serviría como antídoto contra la noche larga que prometía Ratzinger. Ya no se trataría de una infancia sagrada sino de los últimos días de un hombre que se niega a mirar al cielo en medio de su agonía. Un ateo que consumido por un cáncer de esófago nivel 4 (no hay nivel 5) decide contar sus dolores y sus pensamientos luego de ser deportado a “Villa Tumor”. Mortalidad es el título de la colección de artículos de Christopher Hitchens que terminan con las simples anotaciones del moribundo, bocetos de las páginas que no fueron.

Hitchens reta a la muerte como si fuera uno más de sus contradictores en el debate público. Está orgulloso de poder mirarla a los ojos, de esperarla aunque lo encuentre humillado y maltrecho, asexuado (con los primeros síntomas Tanatos gana la pelea sobre Eros), incapaz de ejercer desde el imperio de su voz, sabiendo que será imposible una nueva pretensión de juventud. “He retado a la Parca a que alargue libremente su guadaña hacia mí y ahora he sucumbido a algo tan previsible y banal que me resulta aburrido”.

Pero Hitchens también es un paciente excitado y por momentos feroz. Creerá en las posibilidades de algunos tratamientos con un respaldo científico y escupirá sobre la esencia granulada de la semilla del durazno, las dietas macrobióticas, la posibilidad de abrir sus chacras y otras curas que requieren la carga de un aparato de fe sobre los hombros. También en ocasiones es melancólico: se duele porque no podrá asistir al matrimonio de sus hijos, ni gozar la recién adquirida posibilidad de eterna primera clase por sus millas acumuladas, ni leer (o por qué no escribir) las “notas necrológicas de villanos como Henry Kissinger o Joseph Ratzinger”.

La enfermedad de un ateo recalcitrante hizo que muchos espíritus religiosos celebraran el castigo sobre el blasfemo mientras otros tantos acudían a la oración, primero por su alma y luego por su cuerpo. Hitchens no podía responder a las ofensas ni agradecer lo que le parecía inútil. Sólo recordó una contundente frase ajena: “no tengo un cuerpo, soy un cuerpo”. Y para los que apostaban por su posible conversión buscó la sentencia de Voltaire cuando moribundo le dijeron que renunciara al diablo: “no es el momento de hacer enemigos”. Prometo no apartarme nunca más de mi senda como lector.

  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Industria avícola en Santander en riesgo por fenómeno de El Niño
  • El Centro Democrático ya es un partido
  • Se acerca Colombia 3.0, la cumbre sobre contenidos digitales en Latinoamérica

Lo más compartido

23
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Javier Felix

Mie, 12/19/2012 - 19:15
Como poeta podríamos ayudar a descifrar el amor entre los hombres por ahora, el odio es para los inhumanos
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/19/2012 - 23:03
El amor y el odio son humanos.
Opinión por:

Javier Felix

Mie, 12/19/2012 - 19:13
Apreciado Pascual si lees este comentario quiero que sepas que desde la mirada de Jesús te amo y pido por ti
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 12/19/2012 - 18:54
Lo q ud esta diciendo es q por no tener otro libro alterno, como en su caso el libro de Hitches, el padre Llano termino escribiendo su columna y perdiendo su puesto.
Opinión por:

perotanelgrande

Mie, 12/19/2012 - 18:18
Me sorprende lo bien que escribe Pascual. Tiene ideas y estilo. Sus columnas son magníficas. Felicitaciones
Opinión por:

contestona

Mie, 12/19/2012 - 11:53
Ay Pascual.. que mas se puede esperar del autor...(me refiero al Papa)
Opinión por:

chococruz

Mie, 12/19/2012 - 08:17
La religión, cualquiera que sea su rito, amparada en la palabra FÉ, define la relación entre cualquier hombre y su divinidad, desgraciadamente en esta "patente de corzo" se esconden miles o millones de acciones violentas, mortales o inhumanas pero que los religiosos justifican al creer hacerle un bien a su Dios, hacen parte de las paradojas humanas, pues hoy entre mas conocimiento tenemos mas ignorantes nos sentimos y por esto muchos buscan con desespero y ahinco el Dios que los guíe así tengan que aceptar cualquier verdad, no importando que sea mentira.
Opinión por:

jose chamiza

Mie, 12/19/2012 - 08:14
Es la primera vez que lo leo, y.. la ultima. Que petardo.
Opinión por:

perotanelgrande

Mie, 12/19/2012 - 18:19
La miel no se hizo para la boca del asno!
Opinión por:

ali cates

Mie, 12/19/2012 - 14:52
Me pregunto, qué será lo que tú lees, chamizo? No mucho, por lo visto.
Opinión por:

diaverde

Mie, 12/19/2012 - 14:12
Creo que no tanto como usted, que ni es capaz de escribir bien un mísero comentario de una línea.
Opinión por:

leftright

Mie, 12/19/2012 - 06:35
Cualquier parecido con la situacion de los catsrochavistas ateos verlos arrodillados con sus manitas junticas y carita de yonofui, implorando salud para el tirano es pura coincidencia
Opinión por:

guicama

Mie, 12/19/2012 - 05:44
Otra estúpida de sus columnas,para mi colección.Gracias.
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 12/18/2012 - 23:55
Genial, excelente, magnífico. Gracias, no conozco ese libro de Hitchens (el gran Hitchens), pero apenas pueda iré a comprarlo. Sin embargo conozco a Hitchens por sus discusiones en la red sobre Dios, o sobre Irak, incluso su valiente sometimiento a la tortura practicada en Guantánamo, su increíble libro "God is not great", las conversaciones con Richard Dawkins, Sam Harris y Daniel Dennet (4 horsemen of atheism).
Opinión por:

pistorius

Jue, 12/20/2012 - 07:35
Hasta donde le entiendo usted más que la guerra, defiende las razones de Hitchens para defender la guerra. Eso es valido, aunque no lo comparto.
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/19/2012 - 23:20
Irak 1 defensa de Kuwait. Irak 2 mala información usada por los republicanos de manera mentirosa. Vietnam y Corea, guerra fría, al igual que la Invasión Rusa de centroamérica y África. Jamás he dicho que las guerras se hayan dado por razones humanitarias, pero Hitchens si apoyaba la guerra por razones humanitarias. El ejército de Napoleón utilizaba la violación de mujeres como arma de guerra, saqueaba y masacraba pueblos enteros, pero los próceres colombianos lo elogiaban. Hitchens apoyaba la guerra en Irak, porque sabía que de otra manera el pueblo Kurdo iba a ser exterminado, o reducido a la exclusión en territorios baldíos. Fuera por la razón que fuera, el mundo está mejor sin Saddam. Su carácter fue más allá de la mera retórica, pues su compromiso con el pueblo Kurdo lo llevo incluso a llevar ayudas, como construir escuelas y llevar medicinas.
Opinión por:

pistorius

Mie, 12/19/2012 - 22:01
Yo solo le hago una pregunta: ¿usted de verdad cree que un país invade a otro por motivos altruistas?
Opinión por:

pistorius

Mie, 12/19/2012 - 21:08
Pues no pretendía ofenderlo, simplemente disiento de su punto de vista. Yo no tengo "pruebas secretas", no creo en teorías de la conspiración, no voy a hablar del asesinato de Kennedy ni del alunizaje. No se que clase de interlocutores frecuenta usted, que supone que se le responderá con banalidades como esas. Cuando yo digo que las invasiones son selectivas, lo digo por lo siguiente: las guerras que ha iniciado Estados Unidos, piense en Irak (las dos veces), Vietnam, Corea...o se trataba de intentos por tumbar regímenes considerados enemigos o por conquistar bienes económicos. Las empresas que actualmente manejan el petroleo en Irak son gringas (Halliburton) y en Afganistan el Geological Survey está "asesorando" al gobierno afgano para buscar minerales. Simplemente sospecho.
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/19/2012 - 17:17
Cuando la gente que hila delgado llega a conclusiones tan severas como que las invasiones han sido selectivas, no puede uno sino pedir pruebas. Pero con que se encuentra uno, con el mismo cuento de como mataron a Kenedy, o del alunizaje falso filmado por Stanley Kubrick. ¿Como puede un gobierno entero hacer invasiones con intereses ocultos, cuándo el director de la CIA ni siquiera fue capaz de ocultar su affaire, cuando ni siquiera el servicio secreto fue capaz de ocultar lo de Dania, o Clinton le tuvo que decir al mundo que si había recibido felación? ¿Por qué ud si sabe cuáles son los intereses ocultos, si eran tan ocultos? ¿Por qué? No es necesario que responda, porque detrás del detrás siempre habrá algo. Ser ateo no sólo funciona negando a Dios, sino tonterías de difícil prueba.
Opinión por:

pistorius

Mie, 12/19/2012 - 15:07
No sea ingenuo (o ingenua, no se si es ud. hombre o mujer, su nick no lo revela), las invasiones "humanitarias" son selectivas, planeadas para saquear países con recursos naturales importantes o de importancia geopolítica, o sino ¿por qué E.U no ha intervenido en países de Africa donde también se dan genocidios? ¿por qué los gringos no se pronuncian frente a los atropellos de China a su población? E.U también tortura y asesina, como fue claro con la invasión a Irak, pero a ellos nadie los vigila. Lo que pasa es que ud. apoya lo que hizo Hitchens porque lo admira, porque es un ateo radical.
Opinión por:

pistorius

Mie, 12/19/2012 - 15:04
A mí no me parece que haya "razones correctas" para apoyar una invasión injustificada como la de Irak. Mire los resultados, ¿en qué ha mejorado la situación de ese país? ¿qué derecho tiene E.U a ejercer de "policía global"? Hitchens justificó esa invasión y se alió con Bush, un fanático religioso, eso es hipocresía.
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/19/2012 - 09:37
No es hipocresía cuando Hitchens apoya la guerra contra Irak por las razones correctas. Como él mismo dijo, "uno no abandona a sus camaradas", refiriéndose al exterminio de Saddam Hussein a los Kurdos, asesinando a más de 1 millón de personas en un país de 30 millones de personas. Él, a diferencia de los que decían que había que invadir a Irak por las armas de destrucción masiva, sabía que había que neutralizar el poder maligno que el mismo Reagan le había dado. La ONU tiene muchas maneras de intervenir en caso de genocidio, pero en ese caso no lo hizo, dejando a Saddam en el poder por más de 20 años (20 años de atrocidades contra la humanidad de millones).
Opinión por:

pistorius

Mie, 12/19/2012 - 08:25
Si me permite, me gustaría sugerirle el artículo "Las dos Caras de Hitchens", escrita por Terry Eagleton. Él lo conoció bien y su opinión sobre Hitchens es bastante crítica.
Opinión por:

pistorius

Mie, 12/19/2012 - 08:18
Hitchens era un miserable, no por ateo, sino por apoyar al fanático religioso y tirano George Bush, en su aventura guerrera en Irak. Defendió a capa y espada la tiranía, usando excusas maniqueas. Su aversión a lo religioso, al igual que en Dawkins y Dennet, tiene una carga de fanatismo grande; desprecian las actitudes religiosas sin siquiera entenderlas (yo mismo soy ateo, pero no comparto la obsesión antirreligiosa). Hitchens era un buen prosista, pero nada más, de resto un provocador, un panfletario, un tipo al que le gustaba comer con los poderosos y luego escribir columnas satíricas sobre ellos. Pura hipocresía.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio