Por: Hernán González Rodríguez

Crisis económica 2015 – 2016

No cabe hoy la menor duda de que dos de los tres peores años de la última década, desde el punto de vista de los resultados económicos, serán los años 2015 y 2016.

Las razones para ello son tanto internas como externas, a saber: 1. La caída abrupta de los precios internacionales del petróleo. 2. El preocupante desempeño de un sector industrial al que le expropiaron sus utilidades cobrándole impuestos totales del 75% de sus utilidades. 3. La caída del consumo de los hogares y de la inversión privada, atemorizados por la entrega del país a las Farc en las negociaciones de La Habana. 4. Encarecimiento del servicio de la deuda externa del Gobierno por culpa de la revaluación del peso colombiano.

Para disipar esta lamentable realidad, presentó recientemente en el Club Campestre de Medellín el ministro de Hacienda y Crédito Público, señor Mauricio Cárdenas Santamaría, un ‘PowerPoint’ titulado: “Perspectivas de la economía colombiana”.

Recordemos para comenzar, que se presenta déficit fiscal cuando los gastos totales del gobierno superan sus ingresos, los préstamos se excluyen. Y que el déficit en cuenta corriente se presenta cuando los gobiernos, los negocios y los individuos importan más bienes, servicios y capital que los que exportan.

Reconoció Cárdenas que el déficit fiscal para 2015 puede terminar entre el 3,7% y 3,9% del PIB. En 2016 espera ajustarse a la meta fiscal del 3,6% del PIB. Estimó cerrar los déficits en cuenta corriente de 2015 en 6,2% y el 2016 en 5,8% PIB.

Lo que no se mencionó en ninguno de los ‘PowerPoint’ que proyectó el Ministro fue el monto del PIB de Colombia en 2015, esto es, el valor monetario de todos los bienes y servicios que producirá el país en este año. Si entramos por Internet a las páginas del Banco Mundial encontramos que tal cifra para 2014, en dólares corrientes del año pasado, sumó 380.000 millones de dólares. El Fondo Monetario Internacional –FMI- estimó que nuestro PIB en 2015 tan solo se avecinará a los 330.000 millones de dólares de los corrientes hoy, debido a la elevada devaluación reciente de nuestro peso. El PIB en dólares se desplomará, caerá, por tanto, en cerca del 13% en 2015 con relación a 2014.

¿Cuánto representarán los dos déficits mencionados en 2015, calculados sobre los 330.000 millones estimados en dólares corrientes? Un déficit fiscal de meta fiscal del 3,6% nos revela un faltante para el gobierno de unos 12.000 millones de dólares. Y un déficit del 6,2% en cuenta corriente nos descubre un faltante para el gobierno, los negocios y los individuos del orden de los 20.000 millones de dólares.

¿Cuáles son las expectativas para 2016? No pocos analistas consideran que serán ligeramente mejores que las de 2015. Prevé Cárdenas que el déficit en cuenta corriente en 2016 bajará al 4,9% del PIB, caerá de 20.000 millones a unos 16.000 millones de dólares, gracias a las exportaciones de Reficar –Refinería de Cartagena- cuya puesta en marcha está programada para marzo de 2016. Anunció, además, que esta nueva planta nos elevará el PIB en el futuro a razón de 0,8% por año.

Aseveró el Ministro en su ‘PowerPoint’, finalmente, que el Gobierno está en control de la crisis económica, porque ya ha sido capaz de reducir sus gastos en las vecindades del 0,8% del PIB por año y porque confía en que los recaudos tributarios le seguirán creciendo. De acuerdo con la proyección del Ministro titulada, “Ingresos netos de la Dian”, saltan allí estos recaudos de 65 billones de pesos colombianos en 2010 a 126 billones en 2016, cuasi se doblarán en seis años del gobierno de Santos, esto es, nos crecerán al asfixiante, destructor, 12% por año.

No ocultemos la realidad, a los colombianos no nos quedan como soluciones para esta crisis sino seguir endeudando el país como los griegos, aplazar las inversiones e incumplir las promesas, en lo cual es experto el presidente Santos. O lo inaceptable, tolerar y fomentar los cultivos de coca como en el Catatumbo.

 

 

Buscar columnista