Por: Jorge Gómez Pinilla

“Dios te bendiga”

Dios se apiade de mí –si es que existe- pero hay una expresión que me cuesta enorme dificultad entender, aceptar y asimilar de buen grado. Es cuando me dicen “Dios te bendiga”.

 Esa frase me la dicen personas cercanas a mis afectos y la recibo de buen grado, porque significa que quieren lo mejor para mí, pero también la escucho de personas que acabo de conocer y me producen desconfianza, pues suena en el ánimo de aparentar bondad. Y si se lo dicen al primero que conocen, qué pereza. Es como cuando te dicen “amigo” la primera vez que te ven: algo se traen entre manos.

El tema adquirió especial relevancia con motivo de mi último cumpleaños, cuando me desearon decenas de “bendiciones”, unas virtuales, otras reales y la mayoría con abrazo incluido, y me dije a mí mismo “mí mismo, un día tienes que hacer una reflexión sobre esto”, a sabiendas del riesgo que habría de correr con las personas cercanas o lejanas que pudieren sentirse ofendidas con mis planteamientos.

Desde un punto de vista agnóstico, o sea escéptico pero no ateo, “Dios te bendiga” significa que hay una divinidad por allá arriba (o por allá abajo, pues el universo es relativo) que tiene la potestad de repartir determinada cantidad de bendiciones, y escoge por cuenta propia a quién se las entrega y a quién no. He de suponer que esa repartición se hace con base en criterios de meritocracia, aunque aún faltaría dilucidar si es por la cantidad de oraciones que recibe el Dios solicitado del solicitante, o por la manera como los rogantes se comportan con el prójimo, o un poquito de lo uno y un poquito de lo otro, en fin.

Lo que siempre me he preguntado, de todos modos, es por qué de esas bendiciones solo son merecedoras unas pocas personas, poquísimas en realidad, si vemos el estado actual de pobreza, violencia, injusticia, desigualdad y confusión que impera en el planeta. Al tenor de tan deprimente espectáculo, también me he preguntado por qué a Dios no le da un día por despertarse generoso y reparte bendiciones por igual a todas sus criaturas, sin entrar a considerar quiénes le han rezado más o quiénes le han rezado menos.

Un día le escuché a mi madre decir que “Dios no le dio inteligencia a todo el mundo pero se la dio a usted, y eso tiene que agradecérselo”. Ante lo cual, no resistí la tentación de preguntarme: ¿y por qué son precisamente las personas menos inteligentes las que más le agradecen a Dios por lo que no les dio?

En ese contexto (y lo digo sin el ánimo de ofender, más bien como imperativo categórico kantiano) ocurre que cuando escucho “Dios te bendiga” siento que estoy frente a una persona que no es consciente de hallarse en un estado de esclavitud mental, pues asume como natural la existencia de un dictador celestial que controla su vida a su antojo y dispone de su omnímodo poder para decidir si le para bolas o no en sus ruegos, y ante el cual al rogante solo queda la opción de seguir rogando cada vez que no le atiende sus fervorosas solicitudes. Eso me preguntaba pero no me atrevía a decir nada, en parte porque soy muy tímido pero sobre todo para evitarme la reprimenda del cura o, lo que podía ser peor, un eventual castigo celestial por poner en duda la voluntad divina.

Mis sospechas comenzaron desde cuando me ponían a recitar el estribillo “Cristo ten piedad” o a rezar “Santa María Madre de Dios ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte amén”. Y me decían de Dios que era un ser misericordioso, pero yo no lograba entender qué podía haber de misericordioso en alguien a quien había que suplicarle piedad, y como si eso no bastara tocaba poner a la madre de Jesucristo a que intercediera por gente que se asume pecadora desde su nacimiento debido a un pecado original cuya autora material había sido una mujer de nombre Eva, quien al morder una manzana engendró la culpa de todos los males que de ahí en adelante se desencadenaron para la humanidad, y en tal medida hicieron merecedoras a Eva y a las mujeres en general de la condición de inferioridad a la que se les relegó desde el principio de todos los tiempos.

Es por ello que siempre me ha costado un enorme esfuerzo entender eso de las lluvias de bendiciones que la gente se pasa pidiéndole a Dios o deseándole a su prójimo, mientras uno observa que en la práctica muy de vez en cuando aparece al menos la lloviznita sobre uno u otro galardonado, aunque lo habitual es la sequía que tiene precisamente a todo el mundo necesitado de bendiciones por doquier.

Hace algún tiempo escribí una columna donde dije que son tres los campos en los cuales una persona que conservaba una fe ciega hacia algo se ve de pronto obligada a dejar de creer: la religión, el amor y la política. A mí me ha ocurrido así en diferentes etapas de la vida, así que esta columna termina por ser una confesión del alma, pero sin el ánimo de ofender ni hacerle daño a nadie.

Puedo estar equivocado (es más, espero estarlo) pero mi creencia básica en torno al tema de la religión se resume en una frase que dijo el científico Rodolfo Llinás durante una lúcida y reveladora entrevista para El Tiempo: “Dios es un invento del hombre, y como todos los inventos humanos se parece a él. Dios tiene dos razones de ser: a los inteligentes les sirve para gobernar a los demás, y a los menos inteligentes para pedirle favores. Y a todos, para explicar lo que no entendemos de la naturaleza. Es una lógica de un primitivismo náuseo”.

Sea como fuere, sigo esperando con infinito anhelo (a falta de fe) el día en que Dios resuelva salir de su anonimato y aparecerse al planeta entero, y resuelva así de una vez por todas quién es el único y verdadero, si el Yahvé de los Judíos o el Jesús de los Cristianos o el Mahoma de los musulmanes o el Brahmán de los hindúes o el Zeus de los griegos o el Júpiter de los romanos o el Quetzalcóatl de los toltecas, y con su viva presencia refute para siempre las sospechas de quienes afirman que su silencio sepulcral es la prueba reina de que nunca ha existido.

DE REMATE: La juiciosa pero bulliciosa tarea que viene desarrollando el uribismo consiste en sembrar desesperación entre la gente para luego aparecer como los salvadores de la desesperación que ellos mismos crearon.

En Twitter: @Jorgomezpinilla
http://jorgegomezpinilla.blogspot.com.co/

Buscar columnista