Por: Harry Sasson

Esos dorados ochenta

La década de los ochenta fue, al menos en mi memoria, una explosión culinaria que dejó grandes clásicos para el recuerdo, empezando por el famoso filet mignon, el paillard, el lomo a las tres pimientas o la lasaña, platos que por esos años integraban los menús de los restaurantes de manteles de la época.

¿Lo recuerdan? Fue por entonces, también, que la cocina clásica italiana vivió su mejor momento, quizás impulsada por el cine gángster en boga por aquellos días. Una de las preparaciones ochenteras que me llamaban la atención eran los langostinos Costa Azul, terminados en queso azul con vino blanco y alguna pasta como acompañamiento.

Era una bomba de sabores. Tomando esta preparación como inspiración quiero proponer unos fettuccines de salmón fresco con su salsa poderosa de queso azul, un plato sabroso para terminar de buena manera la Semana Santa. La clave es agregar el filete de salmón al final de la cocción para que no se vaya a sobre cocinar.

FETTUCCINE CON SALMÓN Y QUESO AZUL

INGREDIENTES (para 4 personas)

1 libra de fettuccine de buena calidad
1.400 gramos de filetes de salmón limpio (100 gramos cada uno), sin piel y sin espinas
12 cucharadas de mantequilla
12 dientes de ajo finamente picados
11/2 taza de queso azul desboronado
11/2 taza de vino blanco
13/4 de taza de crema de leche
1Sal y pimienta negra al gusto

PREPARACIÓN

Cocine la pasta en abundante agua con sal. Aparte, en una sartén grande, funda la mantequilla y saltee el ajo. Agregue el vino y la crema de leche, y reduzca un poco. Integre el queso azul y revuelva bien. Sazone con sal y pimienta los filetes de salmón, agréguelos a la salsa y deje cocinar hasta término medio. Añada la pasta cocida, rectifique la sazón y sirva.

[email protected] / www.harrysasson.com

 

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson