Publicidad
Mauricio Botero Caicedo 27 Oct 2012 - 11:00 pm

Las orejas del lobo

Mauricio Botero Caicedo

No puedo ocultar que —haciendo óbice del lenguaje soez, la manifiesta agresividad y las mentiras e incoherencias evidentes en el discurso de Iván Márquez en Oslo— hay algo que no disgusta: el que la subversión, por primera vez en su muchos lustros, esté expresando sin mayores tapujos qué es lo que pretende cuando pide “reformas económicas radicales”.

Por: Mauricio Botero Caicedo

 Al exigir incluir en la discusión del modelo económico la inversión extranjera, los acuerdos de libre comercio, la minería, el sector financiero y la propiedad de la tierra, las Farc (despojándose momentáneamente del disfraz de oveja) empiezan a enseñar las orejas del lobo. El cuento —con el que los terroristas y la izquierda radical pretenden seguir escondiendo su ideología totalitaria— de que su meta es exclusivamente la ‘equidad y justicia social’, ya no tiene acogida dentro de la opinión. Como bien lo señala la revista Semana (oct. 22/12): “A nombre de ‘equidad y justicia social’ se puede desde hacer una reforma tributaria hasta establecer la dictadura del proletariado”. Con sobrada razón don Nicolás Gómez Dávila afirmaba en uno de sus escolios: “Quienes defienden lo existente luchan por algo concreto: un privilegio, una estructura social, un bien encarnado; por el contrario, quien batalla por un programa abstracto puede creer que defiende lo universal. El izquierdista se cree generoso porque sus metas son borrosas”.

Pero volviendo al grano, la manifiesta pretensión de las Farc es imponernos un modelo socioeconómico que tiene elementos tanto de la Cuba de Castro como de la Venezuela de Chávez. Es pertinente hacer un somero análisis sobre los resultados económicos de estos dos países: Para ilustrar el desastre de lo que hoy es Cuba, basta repasar las declaraciones de Fidel Castro en 2010 a la revista estadounidense The Atlantic Monthly: “El modelo cubano no nos sirve ni a nosotros”. Aparte de señalar que Cuba sobrevive básicamente por su condición de país mendigante (la Unión Soviética en el pretérito… hoy Venezuela), añadir a la sentencia de Fidel es superfluo.

Sobre Venezuela, es oportuno transcribir la opinión de Moisés Naim, exeditor de Foreign Affairs (El Tiempo, oct. 22/12): “Chávez comienza su nuevo período con una economía devastada por las políticas que él mismo implantó. Los datos son aterradores: la inflación más alta del mundo, la tasa de cambio y las reservas internacionales del país en caída libre; unas importaciones que, si bien han aumentado casi cinco veces desde 2003, no palían el desabastecimiento crónico (alimentos, medicinas, etc.); la producción petrolera declinando y las refinerías estallando; la producción agrícola y manufacturera por los suelos; el endeudamiento, desbocado —en 2007 no llegaba a US$30.000 millones y hoy excede los US$200.000 millones— y una conflictividad laboral azuzada por salarios deteriorados por la inflación. Las distorsiones alcanzan niveles que pronto obligarán al presidente a tomar las decisiones económicas más difíciles e impopulares que le han tocado desde que llegó al poder, en 1999”.

Y si bien las Farc han destapado parcialmente sus cartas en cuanto a su proyecto económico, no así lo han hecho con su proyecto político. Y los que crean que el férreo control de la economía no va a ir acompañado de un drástico control político, no saben de lo que están hablando. Un modelo que estrangula las libertades económicas, necesariamente va a estrangular las libertades civiles.

Apostilla: “Desde hace décadas padecemos unas guerrillas que carecen de brújula, que dan la idea de una guerra civil inexistente”. La anterior sentencia no proviene de un derechista paraco, guerrerista y enemigo de la paz, como a la izquierda le gustaría afirmar. Proviene del expresidente Belisario Betancur, colombiano que como pocos ha perseverado en la lucha por la paz.

  • Mauricio Botero Caicedo | Elespectador.com

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • La incertidumbre que genera la continuidad de José Pékerman
  • Congreso estudia nuevo 'tatequieto' frente a abusos de los bancos
  • Supertransporte interviene a Promasivo y sanciona a Megabus

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio