Publicidad
César Rodríguez Garavito 19 Ago 2013 - 10:00 pm

Oro, piedras y consultas

César Rodríguez Garavito

En Piedras, Tolima, se juega el futuro de la democracia participativa y el medio ambiente en Colombia. Allí tuvo lugar la primera consulta popular sobre un proyecto minero (La Colosa), que sería uno de los más grandes del país y la estrella en el portafolio nacional de Anglo Gold, la multinacional aurífera.

Por: César Rodríguez Garavito
  • 211Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/oro-piedras-y-consultas-columna-440967
    http://tinyurl.com/kb24v22
  • 0

En Piedras estaría ubicada la planta donde se separaría el oro de las rocas mediante el uso de químicos riesgosos. A eso se opuso el 98% de los participantes en una consulta que siguió todos los trámites legales. Como las consultas son vinculantes, le corresponde ahora al alcalde obedecer el mandato popular.

El problema es que el gobierno nacional le cerró el paso a este tipo de vetos locales a la minería en un controvertido decreto (el 934) de mayo de este año. ¿Qué prima, entonces? ¿La democracia participativa y la protección del medio ambiente, o la propiedad del Estado sobre los yacimientos minerales?

La pregunta tiene aristas legales y políticas. Jurídicamente, uno de los ejes de la Constitución del 91 es la participación ciudadana con poder de decisión. Por ello se crearon los referendos, los plebiscitos, las revocatorias del mandato, las consultas populares como la de Piedras y otras formas de participación directa que resultan en decisiones obligatorias para las autoridades públicas.

Pero la misma Constitución le dio al Estado central, en cabeza del presidente, la propiedad y la potestad de regular el uso de los recursos mineros. De ahí que el Gobierno argumente que ni los habitantes de los municipios, ni los alcaldes o gobernadores, pueden vetar la minería en sus territorios.

Aunque el tema es complejo y será dirimido por el Consejo de Estado, la posición del Gobierno no tiene fundamento jurídico sólido. Primero, porque desconocer la votación popular dejaría sin efectos la participación de los ciudadanos “en los asuntos que los afectan” (art. 2 de la Constitución). Si pueden votar por la remoción de un mal alcalde, ¿cómo no podrían hacerlo sobre un proyecto minero que tendría consecuencias aún más profundas y permanentes sobre su salud, su futuro económico y su permanencia en sus tierras y viviendas?

Segundo, el Código Minero de 2001 (art. 35) les permite a las autoridades municipales limitar las actividades mineras en su territorio. Aunque el Código habla de “restringir” en lugar de “prohibir”, deja un margen de apreciación a los alcaldes que puede ser utilizado para atender la voluntad popular en casos como el de Piedras, o para cerrar las canteras en Bogotá, como lo quiere hacer la Alcaldía. Por eso mismo, el decreto reciente del Gobierno podría ser ilegal.

Los argumentos políticos dan una respuesta más contundente. Porque las consultas son el mecanismo ideal para canalizar pacífica y democráticamente las inquietudes y reclamos locales, y ofrecen una alternativa institucional a los bloqueos y vías de hecho. Además, no hay proyecto minero que tenga éxito si las comunidades locales se oponen, como lo saben bien las empresas. De hecho, las consultas han detenido otros proyectos auríferos aun en países donde no son obligatorias, como pasó en la mina de Esquel en Argentina o en la de Cajamarca en Perú.

Por eso yerra el Gobierno al criticar las consultas populares (y las consultas previas con indígenas y afros) con tanta acrimonia como lo hace con los paros. En lugar de ello, debería reconocerlas y ordenarlas con reglas de juego claras. Y dejar de lanzar acusaciones infundadas de corrupción y sabotaje contra sus promotores.

 

 

  • César Rodríguez Garavito | Elespectador.com

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Y hasta en la muerte, el teatro
  • Relato escénico para actuantes

Lo más compartido

7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

nfbauti

Jue, 08/22/2013 - 09:41
Aunque la mineria destructiva se vista de legalidad y buenas practicas. !!! mineria destructiva se queda !!!
Opinión por:

ana_ceballos

Mie, 08/21/2013 - 14:43
No se trata de si el gobierno esta o no esta con las empresas mineras. Cualquier persona con sentido pensaría que si usted como presidente propone políticas económicas del tipo que sea las defiende. Yo por ejemplo aunque el gobierno no ha hecho un pronunciamiento claro sobre este hecho defendería en parte y parte. No puede ser que ahora por moda de los ambientalistas se estén planteando consultas en todo el país. ¿Dónde quedan mis derechos como ciudadano? Yo personalmente no estoy de acuerdo con estas consultas bajo bandera política. Una cosa es que existan hechos verdaderos que ameriten la acción, pero sin haberlos como puede la gente tomar semejante decisión por puro lavado de cerebro. Ignorancia.
Opinión por:

elmonpa

Mar, 08/20/2013 - 19:01
No le demos vuelta al asunto,el gobierno está a favor de las transnacionales mineras y por eso es enemigo de la democracia participativa de los pueblos,importando un pito lo que ellos opinen ,vulnerando la libertad de expresión.
Opinión por:

ana_ceballos

Mar, 08/20/2013 - 14:01
Cesar creo que su punto de vista esta claro frente al tema de las consultas populares, pero tiene que indagar más sobre como fue la consulta que se llevo a cabo en piedras. - ¿Sabia usted sobre la preguntada? Hasta yo hubiese respondido que no. En esos términos la consulta para mi no es valida. - ¿Sabia usted cuales eran las intenciones de los políticos que armaron todo este panorama? - ¿Sabe usted cuantas personas de ese pueblo si quiera conocer información de primera mano sobre el proyecto la colosa? (no dejaron entrar a los funcionarios al pueblo por orden del gobernador. Eso te parece bien?) En este pequeño pueblo los dos políticos a cargo de toda la payasada patriótica hablan de contaminación cuando no existe tal hecho. Pura ignorancia en ola.
Opinión por:

Jose Knecht

Mar, 08/20/2013 - 12:29
Con cara gano yo, con sello piere usted. En Colombia se respeta la voz del pueblo cuando dice algunas cosas, mientras se considera que ese mismo pueblo es incapaz de gobernarse cuando dice otras cosas diferentes. Para unos efectos, el "constituyente primario" es sagrado, y para otras es simplemente una masa desinformada y manipulada, que a la que se le debe imponer la razón.
Opinión por:

agualongo

Mar, 08/20/2013 - 11:51
César: muy bien. Santos la semana pasada dijo, en otro arranque de uribismo no tan tardío, que eso de las consultas era un dolor de cabeza, queriendo indicar que la voracidad de los privados y las rodilleras de la clase política están dispuestas a cambiar todo tipo de normas que vayan en contra del 'desarrollo' de los ricos-ricos, tal y como va a suceder con el hediondo caso de Río Paila, Carguill y la Fazenda. Conclusión: parra los de arriba toda la mermelada, para los de abajo represión y demagogia. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

Ocossa

Mar, 08/20/2013 - 10:14
Las consultas a las comunidades no son un problema, son una solución.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio