Publicidad
Víctor M. Tafur 10 Feb 2012 - 11:36 pm

¿Otra oportunidad al medio ambiente?

Víctor M. Tafur

EL TLC CON LOS ESTADOS UNIDOS, aprobado finalmente el año pasado, contiene un capítulo sobre el medio ambiente que incorpora algunos principios y mecanismos importantes para prevenir el deterioro ambiental como consecuencia del objetivo comercial que pretende, e incluso mejorar los estándares y asegurar la participación ciudadana en su desarrollo.

Por: Víctor M. Tafur
  • 45Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/otra-oportunidad-al-medio-ambiente-columna-325923
    http://www.elespectador.com/opinion/otra-oportunidad-al-medio-ambiente-columna-325923
  • 0
insertar

Por ello, la implementación del capítulo ambiental del TLC, que debe hacerse este año, es un punto crítico en la agenda ambiental del 2012. Debe enfrentarse como una oportunidad única e histórica, más aun porque el TLC adolece de instrumentos complementarios establecidos en tratados similares.

Empecemos por describir su objetivo y mecanismos principales. El objetivo es, lógicamente, asegurar que las políticas comerciales y ambientales se apoyen mutuamente y promover el desarrollo sostenible. Para ello, el TLC requiere la adopción o modificación de las leyes y políticas ambientales para que éstas proporcionen altos niveles de protección ambiental. Exige además que no se deje de aplicar efectivamente la legislación relacionada con el medio ambiente. La implementación del TLC, por tanto, es la oportunidad para revisar y coordinar, las políticas y normatividad ambiental y comercial conforme a principios de sostenibilidad.

En cuanto a los mecanismos, el TLC establece un acción ciudadana especial para solicitar a las autoridades competentes investigar supuestas infracciones de la legislación ambiental, además de garantizar el acceso “apropiado y efectivo” a reparaciones frente a infracciones en dicha legislación. La clave está en que se haga una reglamentación simple y efectiva para estas peticiones y se fortalezca la capacidad de la autoridades y jueces para atender reclamos de esta índole.
Por otra parte, es cuestionable pensar que establece al menos tres entes para los temas ambientales: 1) un Consejo de Asuntos Ambientales, para facilitar la aplicación del capítulo ambiental y del Acuerdo de Cooperación Ambiental entre los dos países, así como para posibilitar la participación del público; 2) una Comisión de Cooperación Ambiental, creada para ejecutar el Acuerdo de Cooperación Ambiental; y 3) un nuevo Comité Nacional Consultivo o Asesor (o consultar uno existente), para dar oportunidades de participación del público en las cuestiones ambientales del TLC. ¿Serán necesarios tantos organismos? Esperemos que, tanto en la conformación como en el funcionamiento, estos grupos de expertos sean capaces de lograr efectivos niveles de protección y participación ciudadana, no entes burocráticos o faltos del poder y capacidad para coordinar y lograr su verdadera finalidad.

Finalmente, por cuanto el TLC adolece de instrumentos complementarios desarrollados para otros tratados similares, como por ejemplo NAFTA, entre Canadá, México y Estados Unidos —que tiene un acuerdo ambiental paralelo y un secretariado especializado—, la implementación del capítulo del medio ambiente del TLC y del Acuerdo de Cooperación Ambiental debe hacerse con total transparencia y con la participación de todos los sectores, incluidas la sociedad civil y la academia, para avanzar en el propósito de lograr un desarrollo sostenible que beneficie ambos países. Todo está por definirse; ojalá no se pierda la oportunidad.

* Profesor de Derecho Ambiental y del Cambio Climático en Bard College, Nueva York.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

A.oflodA

Sab, 02/11/2012 - 19:46
Opino que hay que hacer un análisis más profundo y considerar otros ejemplos en relación al tema tratado en esta Columna. Si bien el TLC con EE.UU. incorpora nuevos mecanismo (como los mencionados arriba) no debemos de llegar a conclusiones ingenuas y, para mi gusto, demasiado optimistas de que lo firmado conciliará el maltrato al Medio ambiente que se irá gestando. No podemos dejar de lado experiencias importantes como las vistas en el Protocolo de Kioto y en la Conferencia sobre el Cambio Climático en Copenhaguen en donde para EE.UU. firmar el protocolo en pos de un desarrollo sostenible y "amigable" con el medio ambiente implicaba más costos su economía que cualquier otra causa. ¿Qué nos hace pensar que la percepción de los líderes americanos sobre los asuntos ambientales ha cambiado?
Opinión por:

suesse

Sab, 02/11/2012 - 22:52
Nada. O no mucho. Máximo, están viendo que allí tambien puede haber negocio, pero nada más. Muy oportuna su opinión.
Opinión por:

Ar mareo

Sab, 02/11/2012 - 19:46
medio ambiente y sustenibilidad son suficientemente ambiguas para acomodar los intereses mas diversos como las minas a cielo abierto que nos quieren meter en los paramos o marmato, los cultivos de palma, o las explotaciones ganaderas. Los recursos naturales en este pais han sido para hacer y deshacer y es bastante iluso creer que companhias extranjeras van a venir a cuidar lo que nosotros mismos no valoramos.
Opinión por:

paisacoraje

Sab, 02/11/2012 - 08:54
Si quieres que algo no funcione, crea un comité.
Opinión por:

suesse

Sab, 02/11/2012 - 22:53
Especialmente, en culturas como estas.....
Opinión por:

Stephanie Green

Sab, 02/11/2012 - 07:19
Es un tema importante sin duda. Las experiencias en Mexico para acoplar la regulación ambiental del NAFTA han sido complejas pero útiles para mejorar los niveles de gestión ambiental en la industria y para Colombia esto seria verdaderamente importante. Seria importante se aclare al publico, sin embargo, como quedo el tema de a propiedad intelectual de la biodiversiad en el TLC.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio