Por: Mario Fernando Prado

¿Otro Catatumbo?

Si el Gobierno no atiende de inmediato el paro de los mineros de Dagua, Zaragoza y Buenaventura, la vía que va de Cali al principal puerto de Colombia se va a convertir en el Catatumbo del sur.

A pesar de la advertencia presidencial de que no permitiría más bloqueos en las vías, los manifestantes desafiaron ese ultimátum y he ahí el resultado: no hay paso por la carretera y ya fueron quemadas tres tractomulas en medio de fuertes enfrentamientos con la Fuerza Pública.

Y como estos paros se sabe dónde comienzan pero se ignora dónde terminan, no demoran los mineros del Chocó en sumarse a este movimiento y con ellos quienes exigen vivienda, salud, educación y techo. Ojalá me equivoque, pero ya verán los escudos humanos de menores de edad, ancianos y mujeres embarazadas.

La estrategia de los bloqueos les ha dado buenos réditos a sus participantes porque se está volviendo costumbre que el Gobierno termine cediendo a sus pretensiones, negociando y ofreciendo a veces cosas imposibles de cumplir con tal de que despejen las vías.

Por otra parte, utilizar la fuerza significa muertes y no hay ejército ni policía que se le mida a verse juzgado y condenado por cumplir las órdenes de sus superiores. Total, estamos frente a un callejón sin salida en el que el aspecto político juega un papel definitivo: diálogos de La Habana, reelección presidencial, baja favorabilidad en las encuestas. Todo eso es aprovechado por quienes saben que sus reclamos serán oídos por las buenas o por las malas.

De no solucionarse lo de la vía a Buenaventura, tendremos —no lo duden— un nuevo Catatumbo, cumpliéndose con ello un plan siniestro urdido por quienes desean desestabilizar al Gobierno, que se está convirtiendo en un apagaincendios al que ya le está faltando agua, y mucha.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado