Publicidad
Julio Carrizosa Umaña 19 Oct 2016 - 10:30 pm

Paces imposibles

Julio Carrizosa Umaña

La paz no pasará de ser un sueño si no comprendemos en qué país vivimos.

Por: Julio Carrizosa Umaña
insertar

Los que pensamos que el acuerdo final es el mejor posible, los que votaron No porque piensan que viven en la mejor de las democracias, los que no votaron porque creen que ya ganaron la guerra o porque ya no aceptan nada que venga de los políticos. Todos reflexionamos muy poco acerca del país que se formó durante estos últimos setenta años de guerra.

Para darse cuenta de las incoherencias entre las propuestas políticas y económicas y la realidad del país bastaría leer los resultados del censo rural, los estudios del Instituto Geográfico Agustín Codazzi que se ya se publicaron acerca de la calidad de sus suelos o los informes de los institutos vinculados o adscritos al Ministerio del Ambiente y del Desarrollo Sostenible, el Ideam, el Humboldt, el Invemar, el del Pacífico.

Todas estas fuentes demuestran la extrema complejidad del territorio y la gravedad del deterioro que los ecosistemas han sufrido durante estos años de guerra y de mal manejo. Si los políticos y los economistas tuvieran en cuenta lo que dicen los científicos acerca de las características estructurales y el deterioro actual de los ecosistemas en donde vivimos, es probable que fueran mucho menos optimistas cuando proyectan la disminución del narcotráfico, el aumento de la producción agropecuaria o los beneficios de la minería y de la extracción de petróleo.

Sin embargo, la gran mayoría de los científicos políticos, de los economistas y de los políticos activistas cree que esa información acerca de los ecosistemas no importa, que la voluntad y la innovación serán capaces y suficientes, si se siguen los dogmas correctos, de construir la paz en ese país deteriorado y de extrema complejidad. Eso no es extraño, obedece a las creencias que los modelos dominantes de izquierda y de derecha han difundido en las universidades, pero lo inaudito es que esos optimistas perennes tampoco reflexionan acerca de las graves condiciones humanas y sociales en que los colombianos, todos los colombianos, hemos quedado después de setenta años de guerra, de narcotráfico, de pobreza y de corrupción.

Afortunadamente ya hay grupos de psicólogos y de otros científicos sociales colombianos que están afrontando la triste labor de pensar acerca de los traumas físicos y mentales que sufren muchísimos colombianos, incluso algunos de los que toman decisiones políticas. En medio de esos dos deterioros, el físico y el humano, es que tenemos que construir una paz real.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

laurika

Jue, 10/20/2016 - 12:48
Una cosa es el No, una vez se falle sobre su legitimidad y su legalidad, otras las ambiciones personalistas y jactaciosas del señor Uribe y algunos judicializados y sin judializar, otra cosa es la cùpula de la farc y los inmensos pacientes campesinos, niños, jòvenes, mujeres, ancianos que esperan reincorporarse con un abrazo a la vida civil, que son los que producen, porque los paras y milicos no hacen sino producir guerra,conflictos,corrupciòn, terror y despilfarro del presupuesto nacional desde los casinos de la ociosidad.
Opinión por:

Livingstone

Jue, 10/20/2016 - 21:39
¿Cuál es la resistencia a implementar la más viable opción para desenredar el asunto que es la mesa amplia y el pacto nacional que propone el senador Uribe? Es miedo de las FARC y el gobierno de que se caiga todo lo que la mitad del país rechaza? a ver, ahora sí, ¡Acordemos todo con verdad!
Opinión por:

Livingstone

Jue, 10/20/2016 - 01:17
Encuentro coherente la posición del senador Uribe. La corte constitucional no puede hacerle conejo al país. El presidente Santos no puede hacerle conejo al país. El problema no es la firma del acuerdo, es la implementación del acuerdo. Un país polarizado no puede consolidar la paz. Unidad es paz. El pacto nacional para la paz sí es el mejor acuerdo posible, no el esperpento jurídico que querían imponernos, desde La Habana, con fuerza constitucional.
Opinión por:

Livingstone

Jue, 10/20/2016 - 21:39
¿Cuál es la resistencia a implementar la más viable opción para desenredar el asunto que es la mesa amplia y el pacto nacional que propone el senador Uribe? Es miedo de las FARC y el gobierno de que se caiga todo lo que la mitad del país rechaza? a ver, ahora sí, ¡Acordemos todo con verdad!
Opinión por:

laurika

Jue, 10/20/2016 - 12:52
Cuándo ha habido país señor?Usted que lee disque el No? Cuantas preguntas son?Cuantos conflictos son, què problemas, son los personalistas y privátisimos del señor Uribe?Què magos estos de què Universidad son, de los Cesar perez, acaso?De què justicia es la que habla? La de un Estado corrupto, sin soberanìa y sin legitimidad?Con trampa electoral?Còmo asì que ganò el NO, es el No el paìs? Confunde su mente calenturienta a doña Ramona con una Marrana Mona.Da grima estos intelectuales disque polìticos.
Opinión por:

Contradictor

Jue, 10/20/2016 - 10:14
La única coherencia que los Colombianos vemos en Uribe es que siempre ha sido defensor de los terratenientes despojadores de tierras a sangre y fuego y por eso se opone a la restitución de las mismas .-
Opinión por:

Contradictor

Jue, 10/20/2016 - 10:14
La única coherencia que los Colombianos vemos en Uribe es que siempre ha sido defensor de los terratenientes despojadores de tierras a sangre y fuego y por eso se opone a la restitución de las mismas .-
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio