Publicidad
Darío Acevedo Carmona 1 Oct 2012 - 7:19 am

Las palabras de la guerra y la paz

Darío Acevedo Carmona

Hay que prestarle atención a las palabras de los que intervienen en las conversaciones sobre la guerra. En distintas disciplinas de las ciencias humanas se reconoce la importancia del discurso político en tanto es a través de él que se hacen explícitas las representaciones, es decir, lo que cada movimiento, partido o fuerza piensa de sí mismo y de los demás.

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 33Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/palabras-de-guerra-y-paz-columna-378525
    http://tinyurl.com/lx6pdpm
  • 0

Algunos observadores del acontecer nacional y de las negociaciones en ciernes entre el gobierno Santos y las Farc dicen que no se le debe dar mucha importancia, por ejemplo, a las declaraciones de los comandantes farianos que dieron a entender que su presencia en la mesa es de poder a poder y que para nada se puede pensar que ellos se van a rendir. E incluso, disculpan o desestiman esas palabras afirmando que es parte de su show mediático, que son simples alardes y que lo hacen para calmar a sus bases. Es factible que varias de esos propósitos subyazcan en el discurso de los guerreros, sobre todo si desde la parte oficial se les reta a continuar las hostilidades o combates hasta no llegar a un arreglo definitivo.

Pero, quedarse ahí es dejar a mitad de camino el análisis de contenido del discurso. Por supuesto, no se trata de adivinar por la medición de frecuencia de las palabras y términos empleados lo que se está queriendo decir a la opinión.
De lo que se trata es de valorar, de manera cualitativa, en el contexto de una apertura de negociación de paz, qué es lo que se propone cada uno de los protagonistas de la mesa. Es de esperar en una mesa de diálogo que busca la paz y no la atenuación o humanización del conflicto, un lenguaje diferente al que hemos estado escuchando en estos días previos a la importante reunión de Oslo.

Por ejemplo, son desafortunadas las declaraciones generosas de parte de autoridades oficiales pues no se corresponden con el estado de un proceso que apenas se va a iniciar. Otorgar tanto al otro, como decir que “hay que creerles” que no secuestran o que es probable que “ningún guerrillero termine pagando cárcel” o que “hay que abrirles espacios de participación política”, sin nada a cambio, sin haber exigido un cese unilateral del fuego, sin haber cobrado los avances innegables del Estado colombiano y los progresos de la fuerza pública, puede ser interpretado por los jefes de las Farc como una actitud de debilidad que la van a utilizar en la mesa. El tono desafiante y hostil de Timochenko contra el gobierno remite al menos a dos cosas: una, que ellos se asumen en pie de igualdad en la mesa, y, dos, que ellos siguen pensando que la paz es un concepto lleno de adjetivos “paz con justicia social”, “paz como bienestar material para las mayorías”, etc. Eso significa que la guerrilla insistirá en la idea de que estamos en realidad en “un conflicto social y armado” en el que ellos “representan y son el pueblo” y son “víctimas de la feroz oligarquía y del inmoral sistema de explotación capitalista…”, en vez de pensar la paz política en los términos simples de ausencia de lucha ramada como fue entendida y aceptada en conflictos similares en Centroamérica.

Por su parte, el presidente Santos en su afán de desvirtuar las críticas de los escépticos, no con la paz sino con estos diálogos incondicionales, y para desmentir a los que lo acusan de haber descuidado la seguridad y desestimulado la voluntad de lucha de las tropas, ha optado por utilizar un lenguaje impropio de su investidura. En varias ocasiones ha retado a los violentos diciendo que si insisten en la guerra “los acabaremos a las buenas o a las malas”. Nadie se ha detenido a desentrañar el perverso e inmoral significado de tal frase. ¿Qué quiere decir “por las buenas”?, ¿dialogando? Muy bien, pero, ¿qué quiere decir “por las malas”?, ¿por las armas? o ¿ilegalmente? Hay ahí un doble sentido que es preciso despejar. Cuando un estado apela a la guerra para defenderse, no está optando por el camino de “las malas” sino por una opción legítima, no pensarlo así conduce a pensar que hacerles la guerra a los terroristas o a cualquier enemigo es inmoral.

Pero los deslices del presidente han ido más lejos, me refiero a su reciente declaración en New York cuando, para dar una impresión de fortaleza dijo que nadie le había dado tan duro a las Farc como él y que cuando le dijeron que las tropas tenían rodeado a alias Cano, “di la orden de eliminarlo”. La fuerza de una posición legítima no debe estar permeada por una ostentosa palabrería que deja mal parado al presidente. Eso iría en contravía de la reconciliación que supuestamente se debe buscar en adelante según ha expresado en otros momentos.

Estamos ante dos partes que utilizan un discurso contradictorio y que temen a aparecer como débiles o derrotados. Cabe recordar, por su grandeza, las palabras del general liberal Rafael Uribe Uribe en la guerra de los mil días cuando, después de años de batallas, invitó a los demás jefes a buscar la paz, pues, decía, aunque no estamos derrotados, no estamos en capacidad de obtener la victoria. Así justificó los acercamientos con el presidente Marroquín, quien los aceptó y en forma gallarda pusieron fin a esa guerra. Uribe Uribe dijo a sus detractores que las guerras se hacían para ganarlas en poco tiempo porque eran una experiencia muy dolorosa. Las Farc van a cumplir 50 años de guerreo inútil, no están derrotadas, es cierto, pero no podrán obtener la victoria, reconocerlo no es humillarse ni rendirse.

* Darío Acevedo Carmona

  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Así retaron a Iván Cepeda a un duelo
  • Invitado lanza al suelo su celular en medio de entrevista al aire
  • Desde hoy, Medellín se llena de flores

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Contradictor

Lun, 10/01/2012 - 11:49
Y de donde saliô este "analista" considera que hablar en favor de la paz es conceder lo que aûn no se sabe en la mesa.=
Opinión por:

Contradictor

Lun, 10/01/2012 - 11:50
Este es otro lameculos uribista.
Opinión por:

durero

Lun, 10/01/2012 - 11:42
Esas palabras suyas, que son un dictado de malas intenciones, o no, de malos deseos, no proponen polemicas fundamentadas en la razon, al contrario dejan traslucir una actitud pervertida por la defensa de una politica cuestionable y que es inflexible ante cualquier proceso de reconciliacion, y nacen de de la defensa a ultranza de un regimen que contribuyo de manera extraordinaria en someter a una sociedad a las ignominiosas y criminales practicas de explotacion, hurto, desplazamiento y otro largo etcetera que son el caldo de cultivo para mantener una comunidad en un estado de tension sempiterno, la biliosidad de su columna refleja la vileza que acompaña a su vision del pais que dice defender.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 10/01/2012 - 09:17
Los terroristas efectivamente aceptaron sentarse en una mesa de negociación, obligados por el debilitamiento militar causado por ocho años de seguridad democrática, pero no como creen algunos ingenuos que se sientan derrotadas, sino porque vieron que era el momento propicio de conseguir en una mesa lo que no pudieron conseguir en 50 años de inútil lucha; momento propiciado por un gobierno que con miras a un proyecto personal como una reelección o un premio Nobel, está concediendo a los terroristas gabelas que ni siquiera habían pedido, como estatus de beligerancia, marco jurídico para impunidad, discusión de la agenda nacional, credibilidad y hasta decisiones sobre las FF.MM; ellos también tienen su plan B, por eso piden cese de hostilidades, que les de seguridad,¡ni bobos que fueran! .
Opinión por:

JDNA

Lun, 10/01/2012 - 08:20
Es evidente la mala leche de este sujeto. Si es verdad que puede haber actitudes y mensajes, que pueden ser interpretados como incoherentes, también es cierto que las Farc se han acercado a la mesa de negociación en condición de derrotadas, pues el simple hecho real de manifestar voluntad de diálogo es, en sí mismo, una aceptación implícita de la derrota en el plano militar. El verdadero problema para esos guerrilleros que pretenden abandonar la lucha armada, es lo que se viene después, pues tendrán que defenderse (desarmados) del embate de las fuerzas oscuras de la Mano Negra, quienes no descansarán hasta acabar con la vida de todo aquel al que declaren su objetivo. Ya lo han manifestado los líderes naturales de esa organización: uribe vélez y fernando londoño (así en minúsculas, como
Opinión por:

JDNA

Lun, 10/01/2012 - 08:26
(2)...corresponde a esos sujetos), cuando se refirieron al intento de Restitución de Tierras como el inicio de un "Baño de Sangre", y que ellos (los mano negras) se opondrían con todas sus fuerzas. Si de verdad se quiere lograr un proceso de paz exitoso, debería incluirse a la Mano Negra en la negociación, y comprometer a esa organización, en un cese al fuego, algo que por lo visto, no va a suceder.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio