Publicidad
Francisco Gutiérrez Sanín 22 Sep 2016 - 9:44 pm

Participación política: repensando los términos del debate

Francisco Gutiérrez Sanín

Como sucede con otros puntos del acuerdo, me parece que nuestro debate acerca de la participación política de las Farc parte de supuestos erróneos. Sólo que éste es un caso particularmente serio de desacierto. No por casualidad –entran, por supuesto, otros factores importantes— el talón de Aquiles del acuerdo de cara al plebiscito es dicha participación.

Por: Francisco Gutiérrez Sanín
  • 105Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/participacion-politica-repensando-los-terminos-del-deba
    http://tinyurl.com/hmekxgz
  • 0
insertar

Hasta el momento, la cosa está planteada en los siguientes términos: El uribismo afirma que es un escándalo que las Farc lleguen al Congreso. El Gobierno responde que aceptar que hicieran política fue un mal necesario, un resultado de la correlación de fuerzas; en un mundo ideal, el liderazgo fariano (o parte sustancial de él) se hubiera ido por décadas a la cárcel. Otras voces, en cambio, ven que la presencia de los insurgentes en la vida electoral no es problemática. Pero estas aserciones podrían estar apoyándose en falsas disyuntivas. ¿Qué tal que la participación política de las Farc sea problemática, y precisamente por eso deseable y necesaria? No sé si en realidad los negociadores gubernamentales no la querían, pero si la aceptaron a contrapelo terminaron actuando como el burgués gentilhombre de Molière, que “hablaba en prosa sin saberlo” (en este caso, hicieron lo correcto sin discernir por qué). La participación de la guerrilla desmovilizada en elecciones, con las respectivas estipulaciones para que pueda hacer oír su voz, no es una limitación de los acuerdos; es uno de sus más grandes aciertos.

Para entender por qué, hay que recordar lo que la investigación de alta calidad nos dice sobre los acuerdos de paz. Primero, una porción muy importante de ellos termina en recaídas en la violencia, quizás porque surgen otros actores (lo que nos pasó a nosotros en la década de 1960). Segundo, las desigualdades más peligrosas en términos de generar violencia organizada son las acumulativas y categóricas, aquellas en las que algunos sectores de la población no tienen voz (ver especialmente la investigación de Frances Stewart y asociados). Tercero, la paz es más sostenible y estable cuando sus beneficios son compartidos, y cuando hay monitoreo y seguimiento internacionales de la implementación de los acuerdos (según concluye Elisabeth Wood hablando acerca de “Los legados agrarios del conflicto en perspectiva comparada”). Cuarto, cuando hay cláusulas de participación política y se cumplen, el 21% de los acuerdos de paz termina en guerra; por el contrario, cuando esas cláusulas no se estipulan, el 79% de los acuerdos se cae (según reciente investigación de Aila Matanock; en esto coincide con las conclusiones de Stewart y lo que muestran investigadores como Cederman acerca de los beneficios de distribuir el poder). Parte de esas altas tasas de éxito se deben a que la participación electoral de la contraparte atrae más involucramiento internacional. Contrariamente a la lógica primitiva del uribismo (“no hay que premiar a los bandidos”), darle voz al actor que entra es una de las mejores formas de aumentar la probabilidad de que el acuerdo sea sostenible.

El rechazo de la ciudadanía a los horrores cometidos por las Farc contra miles de colombianos es perfectamente entendible. Pero, a menos de que compartamos la fantasía a la vez infantil y homicida de la Cabal (hay que dar bala sin restricciones “a los bandidos”, y si dices lo contrario eres del secretariado secreto de las Farc), es necesario entender que parte de la experiencia de ser ciudadanos es no olvidar nunca que estamos condenados a vivir juntos. Por los siglos de los siglos. Eso implica buscar acuerdos sostenibles. Ciertamente, las Farc no podrían pretender hablar a nombre del campesinado; a la vez, su X Conferencia muestra que tienen una voz agraria específica. Y más nos vale querer oírla. Hacerlo, y habilitar su expresión, no es una licencia espléndida; es parte integral de construir una paz sostenible.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

comentarista2

Vie, 09/23/2016 - 20:59
SI GANA EL NO. UNO DE LOS ARGUMENTO QUE EXPONE URIBE PARA PROMOVER EL NO, ES QUE EL ACUERDO DE PAZ DE SANTOS Y LA GUERRILLA NO ES CONVENIENTE PARA EL PAÍS, Y QUE POR LO TANTO SI GANA EL NO, EL GOBIERNO ESTÁ OBLIGADO A RENEGOCIAR LO PACTADO. PERO NO TIENE EN CUENTA QUE LA GUERRILLA DICE QUE NO RENEGOCIARA. ENTONCES: ¿CON QUIEN PRETENDE URIBE QUE SANTOS RENEGOCIE ESTE ACUERDO? COLOMBIANOS, PENSEMOS BIEN ANTES DE VOTAR, SI GANA EL NO LA GUERRILLA ENTRARA AL MONTE Y CONTINUARA LA BRUTAL GUERRA, CON EL COSTO ECONÓMICO PARA EL GOBIERNO Y PARTICULARES Y POR SUPUESTO EL DRAMA POR LAS MUERTES Y LOS LISIADOS DE PARTE Y PARTE QUE TRAE EL CONFLICTO.
Opinión por:

comentarista2

Vie, 09/23/2016 - 20:58
VOTEMOS SI, SI, SI Y MIL VECES SI, PARA ACABAR CON TANTAS MENTIRAS DE ESTOS DESALMADOS PERSONAJES. LA HUMANIDAD LES TENDRÁ QUE COBRAR ESTE DESPROPÓSITO TAN ABERRANTE.
Opinión por:

kaliman7

Vie, 09/23/2016 - 19:47
Lo que no dice el mamerto es que los comunistas como los yihadistas están en guerra permanente contra todo el que piense diferente a ellos, que ese es el principal dogma y mandamiento de esas mentes fundamentalistas, extremistas y radicales. Y no van a cambiar de la noche a la mañana. La mentira, el embuste, la trampa y el engaño están en el ADN del comunismo y sus aúlicos (como en los escritos de este) y hay que ser muy ingenuo, despistado e ignorante( al desconocer la historia del comunismo)para creerse los cuentos chinos de esos psicópatas . Ellos no han renunciado a la combinación de todas las formas de lucha. El que quiera se puede seguir engañando a si mismo.
Opinión por:

kaliman7

Vie, 09/23/2016 - 19:46
Vayan y voten por el si, dentro de 10 o 12 años a lo sumo, con la economía destruida, estarán marchando para revocar a timochancro, Teodora , cepeda, santrich, Calarcá o cualquier escoria de esas. Mientras tanto ju-hampa estará en Londres metiéndose su premio nobel por el c.u.l.o, y ni por asomo vuelvo a Colombia.
Opinión por:

kaliman7

Vie, 09/23/2016 - 19:46
Uno de los principales mandamientos del comúnismo es lo que Karl Marx dijo: (Enarbolar la paz como estrategia para ganar la guerra, difamar a quienes se interpongan, diseñar consignas pacifistas para que el ignorante las repita, justificar acciones violentas como reivindicaciones sociales, desvalorizar la patria y usar los pacifistas como escalones del poder). ¿es difícil entenderlo? Y churchil dijo: ( el que se arrodilla para conseguir la paz, se queda con la humillación y con la guerra). Entiéndase los pacifistas, como los idiotas útiles.
Opinión por:

Enzo Mountain

Vie, 09/23/2016 - 18:10
Por más claras que estén expuestas las ideas del columnista, la posición instransigente de la mayoría de los foristas (los mismos intransigentes en los demás foros de EE) me recuerda una lejana experiencia familiar. ------------------/Una fruslería, si se quiere. Uno de los niños de mi hogar debía ser vestido por sus hermanitas mayores: llegado el momento de ponerle los zapatos, a la que le tocaba la ingrata tarea, le ordenaba: "¡No encoqués los piés que no te entra el zapato!" --------------------------------------/ ¿Y quién dijo miedo? La mamá acosando porque los iba a coger la noche para llegar a tiempo a la misa y el culicaga'o nada que se deja calzar. ¡Dichoso en encocar la patica! Entre el entrevero de pellizcos de hermana mayor y berrinche infantil, se imponía finalmente la autoridad paterna. -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ No será un deseable lección la forzada intervención de la autoridad (la correa) paterna. No obstante, es rescatabe el hecho histórico de que el culicaga'o creció y aprendió a atarse ---él solito-- los zapatos. Sin pellizcos ni correas fraternas. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ Dicho con plastilina: los niños por lo menos crecen, y aunque el pícaro mocoso después se ria de las rabietas que produjeron a sus diligentes hermanas, queda inventariado la tozudez irracional primigenia ---caprichosa e insensata--- y la resignada tarea de los mayores empecinados en que los menores no anden por ahí descalzos, patilimpios, indefensos entre vidrios rotos y bichos raros.
Opinión por:

Risitos claros

Vie, 09/23/2016 - 12:44
Como vemos tan pobres de argumentos a los uribistas y la caridad cristiana nos exige ayudar al necesitado, les damos cuatro argumentos irrebatibles para promover el NO en el plebiscito: 1) porque la violencia en Colombia es una tradición y las tradiciones se defienden; 2) porque el centro democrático es una especie en vía de extinción y es nuestro deber contribuir a su preservación; 3) porque en lógica (hegeliana) no es sí, muerte es vida y guerra es paz; 4) porque los comandantes de las FARC son gordos y feos.
Opinión por:

Areopagita

Vie, 09/23/2016 - 15:49
Los chistes malos que haces no son argumentos. Cuando tengas algo inteligente que expresar, para refutar al CD, de pronto te contesto, y solo por mostrar mi caridad cristiana.
Opinión por:

morenoelesceptico

Vie, 09/23/2016 - 08:32
Muchas citas y mucha Elizabeth Wood, pero ningún nombre de país o lugar donde hayan alcanzado la paz estable y... premiando a los delincuentes. En Francia hemos visto que no dudan en matarlos y no encanan a sus "gendarmes". Secuestrocracia exitosa no conocemos. Los insurgentes puede que no sean problema en el congreso, pero los terroristas armados no pueden infundir sino pavor entre los que no paguen la boleta a tiempo. Tendrá que ser un país de sordos para no escuchar a los terroristas y sus bombas, o vivir confinado en la Nacho, el único lugar libre de ellas. Y la amenaza que no puede faltar a los comunistas: Mas vale querer oír a los terroristas porque...
Opinión por:

Areopagita

Vie, 09/23/2016 - 10:36
Humberto de La Calle estuvo ayer en un noticiero, dando "cátedra" sobres esos "acuerdos" que, según esas mismas encuestas que tanto alegran a los mermelados, NADIE HA LEÍDO Y NADIE VA A LEER, y aseguró que los responsables de crímenes de lesa humanidad, NO AMNISTIABLES, deberán "confesar" todos sus delitos, decir "toda la verdad" y "reparar" a las víctimas. Pero el señor "Romaña" dijo muy orondo el día de ayer que "no hay responsabilidades personales por los actos de las FARC sino COLECTIVAS" y que "las FARC fueron las mayores víctimas del conflicto armado". Como quien dice, lo que hicieron los "angelitos" de las NARCOFARC, lo hicieron TODOS, lo cual equivale a decir que NADIE LO HIZO, y los únicos reparados, al final, van a ser ellos.
Opinión por:

CHARLIALBERTO

Vie, 09/23/2016 - 05:17
Los 10 escaños que temporalmente se les va a dar a la Farc en el Congreso, son menos del uno por ciento del total de curules. Por otra parte, si se sometieran las Farc al escrutinio en votaciones democráticas, los colombianos sólo votarían un 15% a su favor, a juzgar por las encuestas. Cual es el miedo real?Este proceso democrático dentro de varios años exigirá a las Farc, un enorme esfuerzo político y mediático, si, como es lógico, el resto de fuerzas políticas asentadas en el poder desde siglos, deciden ahora sí, trabajar honrada y diligentemente por Colombia. Si estos, así no lo hacen, el pueblo terminará apoyando a la izquierda. Ese es el miedo de la extrema derecha y del capitalista criollo, no porque no puedan, sino porque no quieren.
Opinión por:

morenoelesceptico

Vie, 09/23/2016 - 09:07
Si contamos los votos de los fecodes, profesores, académicos y demás funcionarios del Ministerio de Educación, los sindicalistas y el Ministerio de Trabajo, de Juan Fernando Cristo y los del Ministerio del Interior, los de la Ministra Salomónica, de Hacienda y Mermelada, de los abogados y el Ministerio de justicia, de Protección Social, los ecofanáticos del Medio Ambiente, de "Cultura", los generales de la Habana y el Ministerio de "defensa" central, y los millones de incautos seguros de que en las tiranías comunistas todos viven como los Castro, Maduro y Petro, ese 15% de amor a las FARC aumenta considerablemente.
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio