Por: Luis Fernando Montoya

Pasto

"Es mejor hacer poco y bien que mucho y mal": Sócrates.

El Deportivo Pasto es uno de los pocos equipos en Colombia que han mostrado que con una inversión económica moderada, pero con un trabajo metódico, planeado, serio y responsable, se pueden lograr las metas propuestas.

La mayoría de la gente es capaz de sentirse entusiasmada durante dos o tres meses. Muy pocas personas, en cambio, son capaces de sentirse entusiasmadas durante dos o tres años. Pero un ganador se mantendrá lleno de entusiasmo durante 20 o 30 años, o al menos todo el tiempo que le cueste ganar.

Los aspectos sobresalientes de la buena campaña del equipo nariñense:

1. Directivos: han sabido administrar adecuadamente los recursos económicos que poseen, han apoyado el proyecto de trabajo presentado por el técnico, así no hayan logrado el objetivo final en la Liga Postobón I y en la Copa Postobón, y le han dado continuidad al cuerpo técnico y a la mayoría de los jugadores, posibilitando así el trabajo del profesor Flavio Torres.

2. Cuerpo técnico: al frente hay una excelente persona, exfutbolista, conocedor de su oficio, preparado académicamente, joven: el técnico tolimense Flavio Torres, que llegó como asistente de Jorge Luis Bernal y cuando quedó al mando del conjunto nariñense cualificó el trabajo que se traía generando confianza en el grupo de jugadores, y potencializó a varios jugadores, como Kevin Rendón y Mauricio Mina, entre otros. Todo lo anterior lo ha llevado a lograr el ascenso de categoría en el 2011, a jugar la final de la Liga Postobón I frente al Independiente Santa Fe en el primer semestre de 2012, disputar la final de la Copa Postobón frente a Nacional y a ser actualmente protagonista de los cuadrangulares.

3. Jugadores: es un grupo con convicción de lo que desea conseguir; se percibe un conjunto unido, solidario, y eso lo ha mostrado en el terreno de juego.

José Fernando Cuadrado viene ratificando sus buenas condiciones como arquero: seguro, líder, buen saque, entre otras.

Edwars Jiménez y Mauricio Mina: la cuota goleadora del equipo; experiencia y juventud.

Gilberto García: su buen rendimiento lo ha llevado a ser tenido en cuenta por el técnico de la selección de Colombia.

Luis Zapata: cuando se proyecta al ataque lo hace bien.

Ómar Rodríguez tiene muy buen manejo del balón y pone frecuentemente mano a mano a los delanteros con el arquero contrario.

4. Afición: siempre ha apoyado al equipo en la categoría A y en la categoría B, asistiendo al estadio y motivándolo.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya