Publicidad
Darío Acevedo Carmona 5 Mayo 2013 - 11:00 pm

La paz entre La Habana y Caracas

Darío Acevedo Carmona

El mal momento de las negociaciones de paz que se adelantan en La Habana está relacionado con muchos factores. Una agenda más amplia de lo que se cree.

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 21Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/paz-entre-habana-y-caracas-columna-420299
    http://tinyurl.com/kabuop8
  • 0

 Vamos para ocho meses de trajín y ni siquiera se ha podido evacuar el primer punto, si el tema agrario ha sido duro, qué decir del que trata de la participación política que muchos “gestores de paz” despachan como si el gobierno estuviera conversando con los integrantes del coro de niños cantores de Viena. Una actitud insolente de los delegados de la guerrilla que va desde su desafiante discurso de Oslo hasta la negación de víctimas a resarcir, y exigencias fuera de foco como la de convocar una constituyente, reducir el tamaño del ejército, abolición de los TLC y cambio del modelo económico.

Nada conmueve a los delegados de las Farc. Parece que la vieja consigna que señala como máximo objetivo la toma del poder por la vía armada sigue vivita y coleando. En el imaginario colectivo persisten, con toda razón, los malos recuerdos del Caguán. Ni siquiera la benevolencia del Fiscal General y de los jefes políticos de la U y del liberalismo, que les prometen cero prisión y amplias facilidades para la participación en política. Ninguna exigencia como si se tratara de un préstamo bancario para comprar carro.

Descontemos las anteriores circunstancias en el entendido de que se trata del lógico tejemaneje de un pulso entre dos desiguales que el presidente Santos igualó sin mayor reato. Entonces, ¿qué otras cosas están gravitando sobre esas conversaciones para que no avancen? La cara de aburrimiento del doctor De la Calle al final de esta ronda da cuenta no solo de un malestar, sino de “mamera” con lo que no camina al ritmo esperado. Pero, ¿por qué? si ni siquiera al “furibundo furibismo”, como le dicen, se le puede achacar la responsabilidad de resultado tan desconsolador.

En el vecindario podemos hallar alguna clave. La situación del chavismo ha adquirido niveles preocupantes. Ni Maduro ni Diosdado pueden mantener el control y asegurar la pervivencia del proyecto, mientras la oposición liderada por un crecido Capriles avanza en su tarea de demostrar la farsa de las elecciones. Maduro no da la talla, no sale de dos o tres frases de cajón, de repetir una consigna y abrumar con insultos a sus adversarios. Maduro, la cabeza de un gobierno ilegítimo e impostor, montado gracias al fraude y al apoyo truculento de la inteligencia cubana, trata a más del 50% de los venezolanos como enemigos, los amenaza con medidas de fuerza como las que ya utiliza el tenebroso Diosdado en la Asamblea Nacional venezolana: linchamiento físico y moral, al mejor estilo fascista.

Y es esa la fuerza política que se supone está ayudando a la paz de Colombia, mediando y presionando a las Farc para que firmen la paz. Si internamente en su suelo están propiciando la violencia, la intolerancia y el fusilamiento moral de más de la mitad de su pueblo, ¿cómo tener fe en su buena voluntad para ayudar a la paz de los colombianos? El insulto de Maduro al expresidente Uribe al acusarlo de estar al frente de un plan para asesinarlo, es una clara demostración del desespero en que se encuentran. Están tratando de crear una artificiosa situación de amenaza para justificar su arremetida contra la democracia y las libertades. La ordinariez y la temeridad de Maduro deberían dar lugar a una enérgica protesta de la Cancillería colombiana, pero dudamos que vayan a poner en riesgo su proceso habanero.

El chavismo, pues, vive su momento de mayor debilidad en sus catorce años de gobierno y ello debe tener pensativa a una guerrilla que en gran medida tiene allá refugio, apoyo y protección del régimen chavista. ¿Para que apresurarse a firmar tratados de paz en una situación de incertidumbre en su patio trasero?
En síntesis, las Farc muestran temor al futuro, es decir, a la paz, a lo que implica dejar las armas, de ahí la divagación y la incapacidad para concretar acuerdos. También miedo ante la fragilidad de Maduro y la incertidumbre que reina en Venezuela. Por último, aprovechamiento sagaz de la urgencia del gobierno por una firma lo más pronto posible. La torpeza oficial les ha servido en bandeja de plata el pretexto ideal para dilatar, verbo que conjugan a las mil maravillas, las conversaciones. Ocho meses un año, dos –como sugirió Piedad Córdoba y aceptó con poca fortuna el presidente- son insuficientes para concluir un conflicto de medio siglo, afirman sin sonrojarse. Como quien dice, siéntense a esperar el día del juicio final, porque además, habrá que esperar la resurrección de las almas y el advenimiento del paraíso para que cesen “las causas objetivas del levantamiento”.

* Darío Acevedo Carmona

  • 21
  • Enviar
  • Imprimir
21
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

mayoriaspensantes

Lun, 05/06/2013 - 22:57
Otro indigno enemigo de la paz
Opinión por:

cala53

Lun, 05/06/2013 - 21:29
Que ingenuidad de algunos colombianos. Creer que las farc van a dejar las armas para llegar al poder?? ni de fundas. La negociación es apenas uno de los medios para finalmente llegar al poder y nunca volverlo a dejar como lo vemos en Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Cuba, Bolivia, etc. Lo mas curioso es que viendo las experiencias de estos países los dirigentes políticos del pais se hayan puesto de acuerdo para entregarle el poder a los narcoasesinos de marras. Creer que entregarle el país a estos violentos nos traerá paz, cual paz? si nos impondran el comunismo por lo que llevan 50 años asesinando a todo el que se oponga. YA pastrana nos dejo al borde de la catástrofe de lo que nos salvo el Gran Uribe para ahora volver a lo mismo de pastrana reencauchado ... no depondremos nuestras bandera
Opinión por:

cala53

Lun, 05/06/2013 - 21:35
ya estamos mamados de discursos insulsos y teorías absurdas de que la unica manera de llegar a la paz es claudicando ante los violentos y olvidando sus cientos de miles de crímenes contra inocentes colombianos que no estábamos en la guerra. No nos vengan con ese cuentazo que esa es la única forma, ya Uribe nos demostró que militarmente son vulnerables aunque en los 40 años anteriores ningún presidente fue capaz de dar de baja a ningún dirigente del estado mayor de las farc o eln. La via militar es valida solo que no se puede echar reversa en medio del combate, los arrodillados políticos y el presidentucho traidor no merecen sus cargos y bien caro pagaran su cobardía.
Opinión por:

porladecencia

Lun, 05/06/2013 - 17:34
SEGUN ESTE BOLUDO, AHORA LA PAZ DEPENDE DEL "ILEGITIMO" GOBIERNO DE MADURO. ESTAS LACRAS FURIBESTISTAS SABEN QUE SI SE LOGRA LA PAZ, NO TENDRAN MAS ESPACIO PARA SEGUIR VIVIENDO DE LA GUERRA Y DE LOS MUTILADOS, A LOS QUE COMO GRAN COSA LES HICIERON UN MONUMENTO, QUE HIJUEPUTAS TAN GRANDES, MISERABLES, LO UNICO QUE LES INTERESA ES MANTENER LA GUERRA ETERNA DE LA QUE VIVEN Y PRETENDEN MANTENER, OJALA LAS PARTES TENGAN CLARO QUE YA ES SUFICIENTE DE TANTOS MUERTOS Y QUE NINGUNA IDEOLOGIA Y MENOS LAS OPINIONES DE ESTAS BASURAS, DEBEN DETENERLA, LA PAZ ES UNA OBLIGACION MORAL!!
Opinión por:

turul

Lun, 05/06/2013 - 18:12
Usted va por la decencia, pero está muy lejos de llegar a ella. Lo espera un arduo trabajo.
Opinión por:

Roudier

Lun, 05/06/2013 - 16:46
Qué conexión existió o existe entre la Dirección Central de las A.U.C. y el profesor Acevedo? Se me hace semejante el discurso, solo que, digamos, el profesor Acevedo tiene un poco más de libros en la cabeza que Carlos Castaño.
Opinión por:

turul

Lun, 05/06/2013 - 16:26
Este proceso nació muerto, desde que no fue solicitado por las Farc y siguió idem al no producirse ningún gesto de paz por parte de la guerrilla, a pesar de las generosas ofertas que el gobierno de Santos le ha hecho. Pensar que la Venezuela de Chávez (y ahora la de Maduro y Diosdado) y la Cuba de los ancianos dictadores Castro iban a facilitar la paz de Colombia es un auténtico contrasentido.
Opinión por:

Margarito Cedeño

Lun, 05/06/2013 - 14:22
Que pasa.
Opinión por:

Margarito Cedeño

Lun, 05/06/2013 - 14:19
Fúmese un habano y deje de botar caspa, que la Paz aunque sea la mejor que se haga por estas décadas va a funcionar y veremos a Timochenko enfrentado a Alvaro Uribe en el congreso C.AGADO de Col. directo por RCN, de película, lo que nos merecemos. Su cuento, es para que no se de, y no es posible, porque el pueblo colombiano esta jarto de neofascismos y de mamertos, así que vaya comprando smoking francés para la ocasión.
Opinión por:

luigi rodini

Lun, 05/06/2013 - 10:25
el sr. columnista tiene siempre la cabeza voltiada x un solo lado 1 esfuercito hombre, ayuda al equilibrio, lo mas importante es acabar con la violencia, a principiar la de las instituciones corrompidas - en cuba 1 dictadura que ha llevado el % de muerte infantil de los bajos en el mundo, alfabetizacion casi total, desnutricion infantil casi ausente - datos UNICEF - mejor la democràcia (?) gringa?.....
Opinión por:

Boyancio

Lun, 05/06/2013 - 10:12
¡ O se sientan a conversar con sacrificio de por medio, o la papurreta les va servir para pasar unos meses, namá.!! Santos dirá que les dió una oportuniddad, y los ilusos contestarán desde el lavadero, que es más importante coser con hilito de cuero.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 05/06/2013 - 10:09
Mismamete, te digo, que no todo lo que brilla es amarillo; pues, puede ser, que el tiroteo sostenido haya obligado a los ilusos de la motaña a buscar tierra de la buena en La Habana. Ajá, si no se llega lejos en las conversas, pues se quedan salvando el pellejo, los muy avispaos. Porque nunca en la vida, óigase bien, no respetar los derechos humanos ha de ser una forma de gobernar a lo bien...¡sabroso!
Opinión por:

paperez50

Lun, 05/06/2013 - 09:31
Parece haber un consenso en que la debilidad del gobierno frente al chavismo y a Maduro se debe a que podría afectar la confabulación de La Habana. Yo dudo de eso, creo que puede insidir de alguna manera, pero lo esencial es que este gobierno no tiene carácter, no tiene propuesta para nada (parece que Enrique no le ha dicho al hermano bobo qué hacer en estos casos), en síntesis, pienso que, aunque no hubiera proceso en La Habana, la respuesta sería la misma, es decir "ni fu, ni fa"
Opinión por:

Contradictor

Lun, 05/06/2013 - 09:12
Ni siquiera leo al columnista por lo previsible.- .-.- Su carácter fascista no le permite la imparcialidad en sus escritos.-.- De manera que de sobra conocemos sus conceptos antidemocráticos y apologéticos de la violencia sin fin.--
Opinión por:

porladecencia

Lun, 05/06/2013 - 17:36
LO LEI POR ENCIMA, TIENE TODA LA RAZON...
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 05/06/2013 - 08:40
Excelente como siempre la columna del profesor Acevedo, para que nos vayamos bajando de esa nube, en la que anda montado el gobierno del melifluo, de que un gobierno fraudulento , dictatorial y de corte facista , va ha facilitar que los terroristas cedan en sus pretensiones de imponernos por chantaje lo que no lograron con las armas.
Opinión por:

Contradictor

Lun, 05/06/2013 - 09:15
O sea que usted teme Gonzalvo que las farc logren lo que ya lograron los paramilitares cuando llevaron a Uribe a la Presidencia de la República.- Su temor es justificado.
Opinión por:

Roudier

Lun, 05/06/2013 - 08:28
Mitómano es la mejor definición que puedo encontrar para el señor Acevedo. El problema radica en querer hacernos creer que su mitomanía es contagiosa y nos la va a pegar. Me parece FALSO decir "El mal momento de las negociaciones de paz que se adelantan....." Pregunto, cuando se había avanzado tanto en acuerdos con las guerrillas? Cuanto se demoraron, por ejemplo, las negociaciones en Ralito? Creo más bien los "furibundos uribestias" estan desesperados porque su enemigo se les va a acabar, y ya no tendrán de que darles de comer, porque aunque no lo crea, la guerrilla, siempre le ha dado de comer, si se acaba la guerrilla se le acaba el tema de le da el pan. Además no se ofendan porque les digan furibundos, que lo son y uribestias también.
Opinión por:

Juseloec

Lun, 05/06/2013 - 21:13
Señor Roudier: No soy uribista, no tengo afinidad política, y vivo cerca de una comuna en la ciudad de Medellín donde veo a diaro el conflicto, y la verdad dudo que se acabe la violencia si se firma la paz en la habana pues que va a pasar con los militantes de la guerrilla que aún subsisten de la extorsión y el narcotráfico? estoy seguro que va a pasar lo mismo que paso con lo exmilitantes de los paras, van a pasar hacer parte de las Bacrin... y los guerrilleros que están en la habana dirán que ya no son las Farc, que son otras organizaciones los que secuestran... el problema de debe resolver primero con INVERSIÓN SOCIAL... no buscando nobel de paz con pañitos de agia tibia.
Opinión por:

piramde

Lun, 05/06/2013 - 06:42
Al señor presidente Santos, con todo respeto, el pais necesita ver como usted, tiene el valor suficiente de defender a los colombianos, pues al hablar así del expresidente Uribe, nos falta al respeto a todos , independiente de diferencias ideológicas
Opinión por:

Cesar Mendoza Ramos

Lun, 05/06/2013 - 02:28
Dario no desaprovecha oportunidad para mostrar su catadura antichavista y su adipcion al uribismo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio