María Teresa Ronderos 30 Ago 2012 - 11:00 pm

La paz en serio

María Teresa Ronderos

No alcanzó a salir a la luz pública que el gobierno quiere negociaciones de paz con las Farc y el Eln otra vez, cuando vienen a la mente escenas caguanescas: jefes armados barrigones fotografiándose con la crema y nata del país; negociadores convertidos en estrellas de la tele, mientras las Farc hacían de la zona de distensión un centro de secuestros y el gobierno hacía lobby por el Nobel en Estocolmo, por helicópteros Black Hawk en Washington, y no hacía nada para frenar la arremetida de terror de los paramilitares. Nadie quiere otra vez esa paz mentirosa.

Por: María Teresa Ronderos

Si cuajaran negociaciones ahora, sin embargo, la situación sería absolutamente diferente. Las Farc ya no derrotan a los militares a campo abierto y, a pesar de sus cilindrazos, ya no tienen la iniciativa militar. El Secretariado debe darse cuenta de que están resbalando vertiginosamente al despeñadero del crimen y este olivo de la paz puede ser la última ramita de dónde se puedan agarrar para no sucumbir del todo en el barroso fondo donde nada quede de la razón que originó su lucha hace casi cincuenta años.

Segundo, la Ley de Víctimas que ordena restituir la tierra robada a millones de campesinos le da al establecimiento argumentos para decirles a las Farc que ya ha empezado a cumplir una de sus demandas históricas. Y las guerrillas, contando con normas que la hacen posible, tienen la oportunidad de presionar para que el acuerdo de paz profundice el compromiso oficial con una auténtica reforma agraria.

La otra vieja exigencia de las guerrillas ha sido el desmonte del paramilitarismo. A pesar de las trampas y el lastre criminal que dejó la desmovilización de las Auc, el paramilitarismo quedó desarticulado como organización política nacional y, al hacerse públicos sus horrores, quedó deslegitimado ante una sociedad que antes lo toleraba.

Pero el as en la manga de esta negociación es el equipo del consejero de Seguridad, Sergio Jaramillo, que la está llevando a cabo. Entiende, como nunca antes en Colombia, que no se negocia con las Farc partiendo de la ilusión de que éstas “tienen voluntad de paz”. Nadie que esté en guerra tiene voluntad de paz. Es la negociación misma la que va empujando a las partes a construir esa voluntad. A medida que van ganando confianza, van dejando de lado las tácticas ventajistas de corto plazo y las posiciones intransigentes. Así fue como Irlanda consiguió la paz con el grupo armado del IRA, aunque nadie daba un peso cuando comenzó. Y pocos como este equipo de Santos conocen en detalle las experiencias internacionales de paz y de justicia transicional.

Jaramillo ha estudiado al revés y al derecho los siete terabytes de memorias incautadas en batalla a las Farc y conocer al enemigo es condición indispensable para negociar con éxito. Es una ventaja también, en nuestra larga historia de diálogos de paz, que quien los conduzca haya trabajado tan de cerca con la fuerza pública, porque sabrá hacer valer en la mesa su enorme sacrificio.

Esperamos que Santos mantenga el timón firme para seguir en curso con este equipo experto, reservado, con pies de plomo, agenda concreta y metas realizables de corto plazo. El riesgo es ceder a las pretensiones faranduleras de quienes buscan los laureles de la paz, pero que no conocen a las Farc, ni saben de negociación, ni de procesos de justicia transicional en el mundo, ni son respetados por los militares. No se puede pronosticar un resultado exitoso, pero sin duda habrá menos peligros y mayores ganancias si hacemos un proceso de paz con las Farc realmente en serio.

  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • En Sucre temporada de fuertes vientos se extenderá hasta noviembre
  • Así movieron un edificio histórico en Washington
  • La Equidad visitará a Santa fe en Los Zipas por la Copa Postobón

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • "En mi nombre no, por favor"
20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Tacito

Vie, 08/31/2012 - 17:37
.Cómo olvidar el Caguán y la entrega del país a los narcoterroristas con licencia para extorsionar, secuestrar, asesinar, destruir poblaciones, forzó el éxodo de 3 millones de colombianos, arruinó la economía y arrasó millones de hectáreas de selva para producir coca y por eso, la inmensa mayoría de los colombianos llevó y mantuvo a Álvaro Uribe en la Presidencia para la reconstrucción del país. La izquierda disolvente y sus narcoterroristas brazos armados, todavía acorralados gracias a la Seguridad Democrática, añoran el Caguán, campo de concentración y tortura, dolce vita del terrorismo, pasarela de seudo-intelectuales que guardaron silencio cómplice mientras criminales cuadrillas secuestraban en las carreteras miles de ciudadanos, aun cautivos por los terroristas para presionar un infame e inhumano trueque.
Opinión por:

Tacito

Vie, 08/31/2012 - 17:29
.Ahora tocará empezar a reivindicar a Andrés Pastrana, como víctima de una encerrona de los siniestros García Márquez, Juan Manuel Santos (entonces ministro de Hacienda) y su hermano comunista, Enrique. Este, con los apátridas GGM y Daniel Samper dirigía la sediciosa revista Alternativa, órgano oficioso de los terroristas NarcoFarcrim-ELN y apologista de sus crímenes atroces. Se va aclarando que bajo tan nefasta influencia, lo del Caguàn y el despeje de 45,000 kilómetros de territorio, fueron idea de nadie menos que del hoy traidor presidente FarcSantos, ahora asesorado por su Caín hermanito comunista, el paraterrorista Sergo Jaramillo, embajador de las Farcrim en Palacio, y el terrorista León Valencia, consejero de Vargas Lleras. Ante el ´Narco Jurídico´ para la Paz, ¿alguien podrá desmentir esto que se dice tiene como fuente al mismo Andrés Pastrana?
Opinión por:

Ocossa

Vie, 08/31/2012 - 17:08
La paz se logra si las farc quiere pactarla, pues el Estado ha dado suficientes muestras de que es capaz de hacerla. La clave es que la guerrilla entienda que debe desmovilizarse e integrarse a la vida civil para continuar luchando por sus ideas por vía democrática. Si no entiende eso, y le parece que es una "derrota", entonces no habrá paz, Y la guerra deberá continuar, aún con mayor dureza, hasta el extrerminio de esa guerrilla. No hay que hacerse ilusiones, pues la paz no depende de los ciudadanos, ni de la voluntad del gobierno.
Opinión por:

lamente

Vie, 08/31/2012 - 16:44
El noventa por ciento de los Colombianos, no solo queremos la paz, la añoramos, pero, no creemos en el proceso, ni en los actores de los dos bandos, los unos, el gobierno, ignoran al gran grueso de los colombianos, les importa un bledo su opinion, solo quieren figurar para su banco politico, a esto se anexan personajes extrangeros, que se valen del gran sufrimiento de Colombia, para sus oscuros propositos, los otros la mal llamada guerrilla , que perdio su ececencia hace ya muchos años, solo les importa, por lo menos a los cabecillas, el protagonismo internacional que todavia los cree, defensores sociales y impulsar extrategias para legalizar el negocio infame al cual ahora estan dedicados de lleno, valiendose para ello del terrorismo en todas sus formas. Dificil, no creen.
Opinión por:

durero

Vie, 08/31/2012 - 14:31
Doña Maria Teresa, creo honestamente que su columna merece algunas precisiones, Las FARC tambien son actores de primera linea en la usurpacion ilegal a tanto predio de tanto campesino (ojala esclareciera cuantos son los millones de campesinos y no dejar cifras al garete ), el desmonte del paramilitarismo? ¡por dios! sus horrores siempre han sido publicos y su representacion politica camina aun oronda por los pasillos del capitolio, una cosa es que la prensa nacional y el gobierno en complicidad, procuraron silenciar las noticias de su accionar terrorifico, y la vieja maña de analistas insulsos que quieren comparar el lejano preceso de paz del IRA en Irlanda con cualquier proceso de paz con FARC, es un absurdo, son y fueron realidades diferentes. Le falta sensatez señora columnista.
Opinión por:

lucasamen

Vie, 08/31/2012 - 12:32
Este proceso tiene muchos enemigos y mâs los que viven del pasado y no quieren un futuro sin la FARC y ELN. La PAZ en Colombia al veo lejana,lo que si veo cerca es que las guerrillas deje las armas y se incorporen a la vida civil. Que asi sea y Dios intervenga en bien de este proceso.
Opinión por:

Marmota Perezosa

Vie, 08/31/2012 - 12:20
Usted parece ser completamente ignorante sobre la guerrilla.......Dice que no derrota al ejército a campo abierto....Lea el libro Guerra de guerrillas de el Che para que sepa come es la estrategia.......Dice que no tienen la iniciativa militar o como dice Uribacrim que están debilitadas o derrotadas......Falso y la iniciativa no es la estrategia
Opinión por:

LorenzoEscobar

Vie, 08/31/2012 - 11:24
Tu artículo, pesimista esta trillado, no sé dónde estás..."los tontos hablan del pasado, los locos del futuro y los inteligentes del presente" (Napoleón Bonaparte), Borges va más allá..."El olvido, es la única venganza y el único perdón" (En un texto:"Diálogos Sábato Y Borges" lea mamacita, no hable caspa conozca la historia de Irlanda:¿CÓMO fué el proceso? no necesitamos recetas, ni fórmulas necesitamos salidas
Opinión por:

Julio Herrera

Vie, 08/31/2012 - 09:58
Se necesita ser muy ingenuo para creer sinceramente que el gobierno, conformado por terratenientes y latifundistas, va a permitir que se negocien sus privilegios ancestrales y deban renunciar a éstos en aras de una paz para todos. Si ya crearon el ejercito antirestitución de las tierras a los desplazados, ¿qué no harán para impedir una verdadera reforma agraria? Los fracasos de todas las negociaciones de paz precedentes han sido a causa de la intransigencia de la oligarquia de los terratenientes y no solamente por parte de la guerrilla. Para negociar la paz hay que eliminar primero a los enemigos de ella: los uribistas.
Opinión por:

franciazulu

Vie, 08/31/2012 - 08:30
El mayor carles de narcotráfico en Amércia son las farc; a alguien se le ocurre que estos bandidos van a dejar negocio con tanto lucro que les permite tener más dinero que el promedio de los colombianos? mamoooooooooola !!!
Opinión por:

Gonzalvo

Vie, 08/31/2012 - 10:06
Este contradictor siempre sobresaliendo por sus argumentos tan profundos.
Opinión por:

Contradictor

Vie, 08/31/2012 - 09:59
A un gatillero que le va a interesar la paz........pufff.
Opinión por:

Estetoscopio

Vie, 08/31/2012 - 08:04
primero: segun esta insulsa señora los únicos que pueden estar barrigones, tomar whisky y posar para las cámaras son lo oligarcas en sus clubes, los pobretones que sean fámelicos, harten cerveza y no salgan de las canchas de tejo; segundo: será que si es cierto que devolverán las tierras aquellos "inversionistas confiados" que "compraron legalmente" las mejores tierras para llenarlas de palma aceitera..lean que la ley que nombra la erudita señora lo niega dizque porque ya son parte de complejos industriales o productivos a gran escala, el hampa neoliberal y narcoparamilitar se protege a si misma, los terruños inaccesibles para los "reparados"; tercero: alaba esta señora que sea un tipo de seguridad el que sepa de paz, y el resto de la sociedad qué? cuarto: que parecido puede Irlanda con es
Opinión por:

rabil

Vie, 08/31/2012 - 07:02
El Presidente dbe explicarnos: 1. cómo conciliará las demandas económicas que los actos de buena voluntad gubernamentales para alcanzar una verdadera paz que parta de la inclusión social real le exija con la llamada regla fiscal que es un deber de los gobernantes elevada, absuramente a mi juicio, a derecho con rango constitucional. 2. Cómo enrumbará la locomotora minera, por ejemplo, por caminos que protejan el medio ambiente y generen verdadera riqueza para todos 3.Cómo hará de la reforma a la educación una caja de herramientas para que desde la sala-cuna se construya un nuevo ciudadano integral, solidario, respetuoso de normas, personas, instituciones y medio ambiente. Es una tarea muy difícil y cada uno de nosotros, en nuestro mundo, tenemos la llave para construir ese nuevo pais.
Opinión por:

Cecilia Zarate

Vie, 08/31/2012 - 05:58
El Nobel de la Paz se da en Oslo, no en Estocolmo. Alfred Nobel lo decidió así en su testamento, para consagrar la paz, dado que hubo una guerra entre Noruega y Suecia, y de esta manera tan linda, quiso que se tuviera siempre presente que la paz tiene prioridad sobre los intereses destructivos de todas las guerras.
Opinión por:

Hoax

Vie, 08/31/2012 - 08:18
Incluso recuerdo que Uribe estaba obsesionado con recabar información sobre las personas protegidas en Suecia, que envió a Ernesto Yamhure a hacer inteligencia.En una de sus operaciones fue descubierto tomando fotografias, e inmediatamente regreso al país.
Opinión por:

Hoax

Vie, 08/31/2012 - 08:06
Cecilia, yo me refiero a lo que Uribe denominaba como la "Comisión Internacional de las Farc" y a los emisarios del gobierno reunidos allá, cada uno de ellos haciendo lobby por su propia causa.El Gobierno combinando todas las formas de lucha, igual que las Farc; y éstas intentando mostrar que son una fuerza política.
Opinión por:

Cecilia Zarate

Vie, 08/31/2012 - 07:47
HOAX : Las dos burocracias están separadas. Lo digo porque estuve en Oslo y estuve reunida con esa oficina. Ellos mantienen deliberadamente la separación por el testamento citado.
Opinión por:

Hoax

Vie, 08/31/2012 - 06:50
Ella no dice que el premio se entregue en Estocolmo, sino que hacían lobby allá, porque en ese lugar hay bastante de la burocracia involucrada en todo este espectaculo.Pero el resto de la columna es un asco.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 08/31/2012 - 04:24
La Farc es importante, sumercé, porque le han dado mucha importancia en odio concentrado y recalcitrante en extremo puro; pero ni crean los ilusos que, acabada la guerra, la derecha dejará de aplaudir el asesinato de sindicalistas y hermanos mayores en sangre ancestral, sea los que llaman las viejas de dedo parado y hopo flojo: indios arrastrados, namá.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio