Publicidad
Pascual Gaviria 9 Jul 2013 - 11:00 pm

Rabo de ají

Paz a tumbos

Pascual Gaviria

Las Farc llevan años haciendo política, negocios y guerra en el Catatumbo.

Por: Pascual Gaviria
insertar

Ahora, en medio de las protestas, se encuentran ante una paradoja difícil de afrontar. Han peleado durante años su carácter político, han explicado su aguante frente al Ejército por el apoyo valeroso de su base popular y han reivindicado sus formas de organización, más allá de lo militar, como una respuesta a la democracia cerrada que se practica en Colombia. De modo que hoy les resulta bastante difícil e inconveniente decir que los enfrentamientos con la Fuerza Pública, la agenda de demandas sociales y la logística de los bloqueos y las movilizaciones no tienen nada que ver con ellos. Y que sólo las coincidencias han hecho que lo que se pide por escrito en La Habana haya resultado tan parecido a lo que se exige con estribillos y discursos en Tibú.

La guerrilla de Timochenko, que suele confundir a las víctimas con los victimarios, debería entender que es culpable de buena parte del estigma sobre las protestas en el Catatumbo. Si las Farc decidieran de una buena vez ser la Marcha Patriótica y Cesar Jerez reconociera que su sombrero y su poncho son sólo el disfraz de un político, por cierto, muy parecido al de Uribe en campaña, todo sería menos tortuoso. Pero jugar, en el mismo tiempo y espacio, a la insurgencia armada que negocia la paz, al cartel que busca su porción en el negocio del narcotráfico y al estandarte de las reivindicaciones campesinas trae consecuencias bastante conocidas. Es cierto que a las Farc se les nota un renovado interés por la política: Timochenko comenta las noticias nacionales con el presidente Santos y Santrich sale a desmentir al ministro del Interior como un reposado vocero de la oposición. Pero la misma fuerza que los llevó a La Habana, su poder para intimidar, sus asesinatos a civiles, el reclutamiento de menores, las bombas contra las estaciones de Policía, hacen que su voz sólo tenga sentido y validez en la mesa de diálogo. Para ellos la política legal es todavía un espacio vetado.

Una pregunta interesante dejan los veinte días de protestas y bloqueos en buena parte de Norte de Santander: ¿qué pasaría en la región si las Farc hicieran política legal y eligieran alcaldes en El Tarra, en San Calixto, en Convención? ¿Mejorarían las condiciones sociales? ¿De verdad tendrían la base social para ganar en la región? ¿Serían hábiles para hacer política sin el fusil y movilizar con la invitación y no con el panfleto? Mirando las elecciones pasadas uno encuentra que la zona no tiene un claro predominio político. Hay alcaldes elegidos por Cambio Radical, el Polo, el Movimiento de Autoridades Indígenas, los conservadores y la ASI. En casi todas las elecciones la participación estuvo por encima del 55%. En El Tarra y Teorama las elecciones terminaron con asonadas y bombas incendiarias contra la Registraduría. El Polo y el Partido Verde fueron los derrotados en medio de esos bochinches. Además, dos candidatos a la Alcaldía de Convención fueron asesinados.

Timochenko dice que la democracia colombiana es una vergüenza. Habría que agregar que los actores armados, narcos puros, guerrilla, paras, han sido protagonistas claves en los últimos tiempos, y han puesto las peores muestras para el escarnio. Sería una alegría verlos comprando concejales en Ocaña, digo, para que no tengan que matarlos.

  • Pascual Gaviria Uribe | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Un hombre se lanzó desde una catapulta gigante a un acantilado

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio