Reinaldo Spitaletta 3 Sep 2012 - 11:00 pm

Sombrero de mago

La paz y el arte del engaño

Reinaldo Spitaletta

La guerra, partera de la historia de la humanidad. La guerra, continuación de la política por otros medios. La guerra como posibilidad de la paz.

Por: Reinaldo Spitaletta
  • 95Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/paz-y-el-arte-del-engano-columna-372216
    http://tinyurl.com/kl8qmkb
  • 0

O de otra guerra, como pasó al finalizar la Gran Guerra con el Tratado de Versalles, que, en rigor, fue la declaratoria para la segunda conflagración mundial. Una larga paz bien vale una guerra, dicen.

Qué curioso. La guerra, incluida la de Troya, ha tenido estrategas. Generales tremendos. Teóricos desde Sun Tzu, el chino que dijo, entre tantos asuntos sobre la guerra, que en esencia el “arte de la guerra es el arte de la vida”, hasta grandes novelistas como Tolstoi, Hemingway, Norman Mailer, Stephen Crane y Vasili Grossman, por citar solo algunos. Tzu advertía que el arte de la guerra se fundamenta en el engaño, pero el supremo arte, según él, está en someter al enemigo sin luchar. Qué curioso. La paz tiene, tal vez, menos sacerdotes. Gandhi pudiera ser uno. Mandela, otro.

Tolstoi, autor de Guerra y Paz, una suerte de Ilíada moderna, decía que el poder es la causa de todos los males de que sufre la humanidad. Y el poder, cualquiera que este sea, tendrá siempre la guerra como una posibilidad de permanecer. Y en este punto habría que observar, en estos tiempos de desastre planetario, que la guerra también se ha tenido como un negocio extraordinario. Se han urdido guerras para ganar mercados, rutas comerciales, aplastar pueblos y quedarse con sus riquezas, y, en especial, para establecer una industria de armas y otras “delicadezas”.

Hoy que despierta la esperanza de una solución política negociada al largo conflicto interno colombiano, tanto la guerra como la paz tornan a ser objeto de miradas diversas, desde la de los fundamentalistas que a ultranza se oponen a cualquier acercamiento, como los que consideran que tanto una y otra pueden ser una fuente de ganancias. Y en este escenario chocan concepciones guerreristas y pacifistas.

Colombia en todo caso ha tenido en su vida republicana más tiempo de guerras civiles (o de guerras contra los civiles), conflictos armados, violencias partidistas, que períodos de tranquilidad. Una de las decisivas causas de enfrentamientos en el país, ha sido la tierra. Aquí no podríamos decir con el inca y su poesía, que el hombre es tierra que anda, sino que es tierra que se disputa, se quita, se expropia, se adueña por la fuerza. Jamás se ha cumplido por estos andurriales aquello de “la tierra es para quien la trabaja”.

El caldo de cultivo para las guerrillas ha sido, en Colombia, el despojo de tierras a campesinos; la miseria de vastos sectores sociales; los privilegios repartidos entre una minoría oligárquica; la intolerancia frente a pensamientos disidentes y otros factores que tienen que ver tanto con el estómago como con la cabeza. El conflicto lleva más de cincuenta años y sus raíces se hunden más allá del Bogotazo. Incluso, pudiera tener que ver con haber arrebatado a campesinos gallinas y marranos. Es que somos tan pobres, diría algún personaje de Rulfo.

Los miles de muertos de la Violencia, aquel período de terror en el que “pájaros” y chulavitas masacraron por doquier; la aparición de la guerrilla liberal y después o al mismo tiempo del bandolerismo; el surgimiento de grupos de autodefensa tras los bombardeos a Marquetalia y otras regiones y luego la emergencia de grupos guerrilleros, han caracterizado el ya viejo baño de sangre, que en múltiples veces ha sido azuzado y patrocinado por gamonales y las castas dominantes.

El conflicto armado colombiano, atravesado como si lo anterior fuera poco, por los carteles de la droga, mafias y paramilitares, las injerencias de la CIA y los Estados Unidos, las transnacionales, en fin, merece otra vez un nuevo intento de solución pacífica. Pudiera ser un paso hacia la civilización, aunque se diga que ésta, la civilización, ha sido la que más guerras ha inventado.

Tantos cantos se han hecho a la guerra, que parece que da más réditos que la paz. Los perros de la guerra ladran en todas partes. Y la paz, caso extraño, pertenece más al terreno del desprestigio. ¿Habrá un arte de la paz? ¿Será que como en otros intentos de buscar la paz, se apelará, como en la guerra, al arte del engaño? 

  • 0
  • 30
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Periodista colombiano desató la furia de Paris Hilton
  • Alberto Contador disputará el Giro de Italia 2015

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
30
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

polista

Dom, 09/09/2012 - 09:20
Siempre engañados , siempre con ilusión , con esperanza. La esperanza no se pierde y quiere decir que la extrañamos aunque el conflicto ha marcado mas tiempo y vidas. Aquì importa la verdadera intención de las partes . Que sea para Santos y la Guerrilla el premio o el castigo. Estamos tan atrasados y nuestro pueblo es cada dia mas ignorante , explotado , maleducado frente a las naciones vecinas que no sufren de este mal. Esto es apenas el comienzo que nos llevará a convencernos de los verdaderos males que se estuvieron justificando con esta guerra.
Opinión por:

luispuyana

Dom, 09/09/2012 - 05:15
TIMONCHENKO Y SANTOS TIENEN UN PROBLEMA IGUAL, LES FALTA GENTE, como lo reconocía el primero. Y ambos pertenecen al mismo bando, los que en más de 5O AÑOS, CADA UNO POR SU LADO SE LA HAN PASADO A SANGRE Y FUERO ACAPARANDO TIERRAS, ES POR ESO QUE NO TIENEN GENTE. Santos pertenece a esa vieja generación de Rafael Nuñez, el liberal mutado a Godo, que en la guerra de los Mil Diás enterró el partido liberal y sobre su cadáver nació una generación de liberales vendepatrias, que se dejó robar Panamá por EEUU en 1903, HOY VIENEN POR TODA COLOMBIA A SAQUEAR SUS ÚLTIMOS RESTOS. Y TIROFIJO IGUAL, SE NOS VOLVIÓ GODO Y NARCOTRAFICANTE, así juren debajo de un taubreta lo contrario.
Opinión por:

icariano1921

Jue, 09/06/2012 - 09:36
Los poderosos siempre mienten , pero lo hacen con más fuerza cuando son gobierno (de estado, o de empresa), pues la ecuación que manejan debe conducir siempre al mismo lugar: la reproducción de su poderío; la iniciativa de paz, desde el gobierno, no obedece a un sentimiento profundo de querer la paz, sino porque el negocio se les está dañando, pues la guerra civil que vivimos les afecta sus intereses, les impide reinar con tranquilidad, pues la gente, la de a pie, es decir, la mayoría, ha comenzado a pensar y a darse cuenta que ese poder es un engaño y vive de engañar; entonces el miedo es que de pronto no vuelvan a votar, ni amenazados por los paracos y los patronos, por los mismos de siempre...por eso busquemos que la paz sea un asunto para todos, no para los mismos de siempre...
Opinión por:

Boyancio

Mie, 09/05/2012 - 06:11
¡Ay! Anavicky, si supieras la falta que me has hecho, vuelve por favor, que ya tengo un radio nuevo y cogí las goteras.
Opinión por:

CARV

Mar, 09/04/2012 - 20:11
Muy acertada y pertinente la observación del señor Spitaletta, al señalar -con justificada ironía- que en el mundo existen muchísimos y majestuosos monumentos dedicados a 'honrar' la memoria de guerreros, de guerreristas y de acontecimientos bélicos, mientras casi nadie se ha preocupado de enaltecer la memoria de quienes han 'luchado' por la fraternidad, el respeto y la vigencia de los auténticos valores del ser humano. Inclusive los más conspicuos íconos religiosos suelen ser convertidos en 'héroes' y en ejemplos de 'berraquera' porque en algún momento de sus míticas vidas actuaron bajo los efectos de la eufemísticamente llamada 'santa ira' (o de la 'santa avaricia' y la 'santa matonería', como en el 'Génesis').
Opinión por:

oscar florez castill

Mar, 09/04/2012 - 17:22
Se habla de conflicto pero en Colombia no existe conflicto alguno y es que para justificar lo injustificable se cambia de denominación, atacar pueblos asesinar niños, campesinos, mujeres, embarazadas, hacer atentados instalar minas quiebra patas en las escuelas rurales secuestrar a eso ahora llaman conflicto, se habla de la injerencia de EE.UU como causa de la violencia pero no se dice nada de penetración y adiestramiento político militar del COMUNISMO desde RUSIA y CUBA principalmente en la vida Nacional COLOMBIANA que alimento el odio y violencia tampoco se dice nada de la actual injerencia de VENEZUELA con su SOCIALISMO BOLIVARIANO con apoyo financiero y protección a los terroristas este tema tiene tela para mucho rato pero la verdad ya nos entregaron al enemigo
Opinión por:

agualongo

Mar, 09/04/2012 - 12:17
Reinaldo: muy bien. A Cristina la Torre le indicaba hoy que tal vez el verdadero y único diálogo que debería hacerse en Colombia es el de la sociedad civil con la dirigencia sangrienta que se tomó el poder en 1.819. Allí estriba todo el problema de la guerra crónica nuestra. El bipartidismo es el CAUSANTE de la mayoría de los males de los colombianos. Será capaz esta dirigencia de negociar la guerra para llegar a la paz?. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 09/04/2012 - 09:43
Una columna del recetario. Sólo lugares comunes y justificaciones típicas para la insurgencia. Ahora resulta que ser pobre implica ser violento. Están más interesantes los mismos comentarios.
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 09/04/2012 - 12:47
"""""Obviamente"""", lo que yo quise decir es que las razones que da el columnista para que haya insurgencia son reduccionistas, no dice nada nuevo, no agrega nada al debate, es la misma historia de siempre. Eso qué ud dice contradictor, me imagino que refiriéndose a los inicios de la guerra, seguramente es importante, pero no nos dice porque las farc atacan a la población civil, matan indigenas incluso defensores de los derechos humanos.
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 09/04/2012 - 12:42
Contradictor aprenda a leer.
Opinión por:

Contradictor

Mar, 09/04/2012 - 12:28
"justificaciones tîpicas para la insurgencia"?...................................qué me dice usted de la masacre de liberales de la época de la violencia?.....................implementadas por el Estado ?
Opinión por:

Julio Herrera

Mar, 09/04/2012 - 09:26
Para justificar la guerra, a los guerreristas de "El mesías" les basta con declararla "santa", como los judíos y los islamistas, y declarar "hereje" a todo el que se oponga a ella, haciendose merecedor de morir en la hoguera de la "santa inquisición". Y aunque Uribe ya no está en el poder, aún tenemos en este gobierno a Alejandro Torquemada Ordóñez, uribista de racamandaca dispuesto a inmolar a quien se atreva a blasfemar de Uribe y su santa "guerra contra el terrorismo", es decir guerra contra los antiuribistas, según el precepto mesiánico de que "el que no es uribista es terrorista".
Opinión por:

bentarron

Mar, 09/04/2012 - 11:48
que brutalidad: "todo es por culpa de uribe".. que mamera los mamertos con su trillado cuento... si no somos de izquierda, todos somos paracos entonces???
Opinión por:

Amonoi

Mar, 09/04/2012 - 08:42
Es cierto que colombia ha vivido una verdadera matanza a lo largo de los siglos, pero hoy contamos con una gran ventaja y es poder consultar al instante los detalles de cada una de estas guerras y ver la imbecilidad de primera mano, con solo pulsar algunas teclas o mover el mouse. ¿Le parece a alguien que la llamada violencia fue algo inteligente o digno de estudio?, ¿o que la carnicería de palonegro debe formar parte de alguna epopeya?. La guerra es una verguenza en todos los casos, la origina el ansia y el desequilibrio emocional de unos pocos desquiciados. Hoy es posible, en el caso de las guerrillas, traer un poco de orden al país, y darnos la oportunidad de lanzar al pasado vergonzoso esta otra guerra fratricida y, especialmente cerrar las oportunidades a los mercaderes de la guerra.
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 09/04/2012 - 09:45
Su comentario es más inteligente, más profundo que la misma columna, que no hace sino decir lo mismo que se ha dicho durante más de 50 años. Pareciera que el autor, no tiene opinión, sino que es portavoz de una opinión ya trillada y desgastada.
Opinión por:

gente común

Mar, 09/04/2012 - 08:01
Bien pocos, demasiados pocos los que podemos citar como adalides de la paz. Pero coincidimos. No se me ocurre ni uno más. ¡Que difícil es usar la Paz como bandera! Pero sería igualmente oprobioso si se pretende usar al igual que las estadísticas oficiales del desempleo este proceso de diálogo como herramienta distorsionadora que mina la credibilidad y persigue intereses políticos a costa del bien común y la esquiva verdad.
Opinión por:

Tacito

Mar, 09/04/2012 - 07:58
Escribió Sun Tzu hace 2500 años en ´El Arte de la Guerra´: El único objetivo de la guerra es la paz´. La guerra es cruel pero al menos permite sanear las sociedades cuando se define de qué lado se está y se sabe hacia dónde disparar. Pero aquí, mientras terroristas bancas criminales ideologizadas por los comunistas criollos asesinan, secuestran y destruyen, sus cómplices de la izquierda criminal han orquestado por años marchas, apaciguamientos, diálogos y despejes y ahora claudicación al narcoterrorismo, para aprovecharse otra vez de una ´paz´ amorcillada que ha impedido a la sociedad colombiana defenderse y quienes por la Constitución tienen el deber de hacerlo, son calumniados, perseguidos, y encarcelados al parecer por algunos de sus criminales mamertos infiltrados en la justicia.
Opinión por:

emalgenio.com

Mar, 09/04/2012 - 07:46
El mejor y UNICO mediador para encontrar la PAZ es DIOS. Entonces ENCOMENDEMONOS.
Opinión por:

Amonoi

Mar, 09/04/2012 - 08:46
Dios es quién da la paz, pero los líderes religiosos son impulsadores de las guerras. Incluso jesús lo expuso claramente "no vengo a traer la paz sino la guerra"
Opinión por:

gente común

Mar, 09/04/2012 - 08:07
En su nombre se han librado las batallas más sangrientas y se han justificado los crímenes más atroces. Y como mediador ha brillado por su ausencia. Mejor dejémoslo tranquilo donde está. Lo que menos necesitamos ahora es que cada uno salga a defender su dios, en una diferencia que todavía no es religiosa.
Opinión por:

consensopúblico

Mar, 09/04/2012 - 07:37
Organigrama para la Danza: juego de GO en una baldosa amplia... APACENTARNOS de adentro hacia afuera. La MATRIA extiende sus nodos siderales al tiempo que crecen los fratriotas glocales, verso a verso. OIKOS HUMENES, las fronteras son líneas redibujables de afuera hacia adentro. Mil lenguas en un solo beso. Santy Le Sentier mi amado.
Opinión por:

consensopúblico

Mar, 09/04/2012 - 07:40
OIKOS-NOMOS-HUMENES = H A B I T A T
Opinión por:

Boyancio

Mar, 09/04/2012 - 05:48
Para que buscar el cese al fuego; si no podemos hacer cumplir las leyes que tenemos.- Diría yo, si no fuera por que hay tanto magistrado rata y bien pagado.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 09/04/2012 - 05:26
En antes, las sabanas del cesar eran comunales, sea que cualquiera podía pacer sus ganados a libertad plena; llegado el halambre de púa, se apoderaron de los pajonales las familias que estaban con el poder en boca de jarro. ¡ay hombe! Bebé, y dale un trago a mi compae, currutá, currutá, currutá...
Opinión por:

anaviky

Mar, 09/04/2012 - 07:54
Traguito, para que no nos regañe Sebastián Felipito.
Opinión por:

anaviky

Mar, 09/04/2012 - 07:53
Empezó temprano sumercé. Guárdeme un tragito y le mando un abracito.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 09/04/2012 - 05:28
Del Cesar, ...para que no me pegue Sebastían Felipe.
Opinión por:

luispuyana

Mar, 09/04/2012 - 04:16
EL FUTURO DE LA HUMANIDAD ESTA EN LA TIERRA, decía Marx y agregaba que la solución es socializar las tierras cultivables en manos del Estado en aquellas naciones industrializadas y en las que imperan rezagos feudales (como en Colombia) se debe de emprender es la liquidación del latifundio ocioso entregando tierras a los campesinos para que la cultiven y desarrollar así la industria y el capital nacional. De manera vehemente sostenía que el proletariado con sus organismo gremiales y políticos deben es defender y cohesionar esos sectores productivos nacionales que permitan el desarrollo de la industria, que jamás podrá emerger sinque se cultiven alimentos y salga materia prima que la industria requiere.LUEGO LO DE LAS PROTESTAS DE CULTIVADORES CONTRA EL TLC QUE LOS ARRUINA ES LA SOLUCIÓN.
Opinión por:

virruaco

Mar, 09/04/2012 - 02:03
Cualquiera diria, con unos tragos encima: "Todo es problema de la economía" Y es allí donde dejan los "huevos" unos, y ponen a empollar los "huevitos" otros. Pero mientras las hienas esten con un pañuelo blanco en sus mandíbulas, ocultando su risa, y haciendo creer que lo llevan es por la paz, esta vaina va para atrás como muchos cangrejos. Y de que las hay las hay ahí.¿ A cuantos no se les desarman los planes de "pescar" en rio revuelto? Y a cuantos no se le caera la careta. Son muchos años de sangre y balas que el pueblo a tenidos que sufrir bajo la férula del miedo y el terror, que muchos esperan hacer hoy lo que hicieron ayer con aquellos que creyeron que la sociedad los iba a recibir con laureles y gladiolos como muestra de paz... pero la paz, tal vez, la encontraron en la tumba.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 09/04/2012 - 05:32
Falta de autonomía, namá
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio