Por: J. William Pearl

Pegados

Casi todos los países están pendientes de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, por cuanto a la gran mayoría los afecta en lo económico y en lo político, principalmente.

Los Estados Unidos conforman una economía grande y muchos países dependen de cómo le vaya al país del norte: Si la economía baja, diversos países se ven afectados por no tener quien les compre sus productos, ese país es monumental y abarca mucho poder.

Existen muchas diferencias entre los candidatos y dependiendo de quien gane la carrera por la Casa Blanca se tomará uno u otro camino. Mientras Romney dice que gastará en zonas de conflicto, Obama dice que saldrá de algunas dé ellas. El tema no es nada fácil, pues mientras Romney propone seguir por la senda de la guerra, Obama quiere regresar tropas a casa.

En el plano económico, América Latina con Brasil a la cabeza, aun no está tan resentida como Europa, lo que genera cierta ventaja sobre las demás regiones. Dependiendo de quien triunfe los Estados Unidos se enfocarán en un continente o en otro, ya que como candidatos ven las cosas diferentes y como gobernantes actuarán como cada uno piense. Al no ser la primera opción económica, este continente tuvo que mirar hacia el resto del mundo y así crecer. No de la mano de los Estados Unidos, de otras economías, lo cual pudo haberlo salvado.

En lo político, hoy en día nuestro continente sigue siendo el patio trasero, pero ya le están creciendo flores y pasto. No es tan feo como hace cincuenta años, le tocó mirar otras regiones y por fortuna pudo crecer un poco. Este continente hoy en día no representa una amenaza grande para los Estados Unidos, aun cuando muchos de sus líderes son de tendencia de izquierda como Chávez en Venezuela, Ortega en Nicaragua, Correa en Ecuador y Castro en Cuba. Es muy probable que al estar tan cerca y no fijarse en América Latina y Centro América se optara finalmente por otro camino al de los Estados Unidos.

Al estar cerca, muchos latinos se trasladan a vivir en esas latitudes, con cerca de cincuenta y dos millones de personas, es la minoría más grande de dicho país. Es irónico por decir lo menos, que siendo una corriente en crecimiento, ese país mire hacia otro lugar y no se enfoque en su patio trasero. Las elecciones son hoy martes y el voto hispano es muy importante, tal vez mucho más importante que la región misma. Muchos dicen que el voto hispano puede hacer la diferencia entre quien gane y quien pierda las elecciones. Pueden votar cerca de veintitrés millones de hispanos.

Quién ganará es una incógnita, pues según las encuestas están muy cerca uno de otro. Independientemente de quien triunfe, para la región es un punto importante, pues el camino que tome ese país nos afecta a todos. Los países están pendientes de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, por cuanto a la gran mayoría se afectan en lo económico y en lo político, principalmente.

Los estados Unidos conforman una economía grande y muchos países dependen de cómo les vaya a ellos: si la economía baja, diversos países se ven afectados por no tener una que les compre sus productos, ese país es monumental y abarca mucho poder.

Existe una diferencia y esto depende de quien gane la carrera por la Casa Blanca. Mientras Romney dice que invertirá en zonas de conflicto, Obama dice que saldrá de muchas de ellas. El tema no es nada fácil, pues mientras Romney propone seguir por la senda de la guerra, Obama quiere regresar las tropas a casa.

En el plano económico, América Latina con Brasil a la cabeza, aun no está tan resentida como Europa, lo que le genera cierta ventaja sobre las demás regiones. Dependiendo de quien triunfe los Estados Unidos, se enfocarán en su continente o en otros, ya que como candidatos ven las cosas diferentes y como gobernantes actuarán como cada uno piense. Al no haber sido la primera opción económica, este continente tuvo que mirar hacia el resto del mundo y así crecer. No de la mano de los Estados Unidos, de otras economías, lo cual lo pudo haber salvado.

En lo político, hoy en día nuestro continente sigue siendo el patio trasero, pero ya les están creciendo flores y pasto. No es tan feo como hace cincuenta años, le tocó mirar otras regiones y por fortuna pudo crecer un poco. Este continente hoy en día no representa una amenaza grande para los Estados Unidos, aun cuando muchos de sus líderes son de tendencia de izquierda como Chávez en Venezuela, Ortega en Nicaragua, Correa en Ecuador y Castro en Cuba. Es muy probable que al estar tan cerca y no fijarse en América Latina y Centro América se optara finalmente por otro camino al de los Estados Unidos.

Al estar cerca del país del norte, muchos latinos se trasladan a vivir en esas latitudes, con cerca de cincuenta y dos millones de personas, es la minoría más grande de dicho país. Es irónico por decir lo menos, que siendo una corriente en crecimiento, ese país mire hacia otro lugar y no se enfoque en su patio trasero. Las elecciones son hoy martes y el voto hispano es muy importante, tal vez mucho más importante que la región misma. Muchos dicen que el voto hispano puede hacer la diferencia entre quien gane y quien pierda las elecciones. Pueden votar cerca de veintitrés millones de hispanos en esta oportunidad.

Quién ganará es una incógnita, pues según las encuestas están muy cerca el uno del otro. Independientemente de quien triunfe, para la región es un tema importante, pues el camino que tome ese país nos afecta a todos, bien dice el dicho que si por allá estornudan aquí no da gripa.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl