Publicidad
María Elvira Bonilla 14 Jul 2013 - 10:00 pm

Perdonar lo imperdonable

María Elvira Bonilla

En la cárcel de Cúcuta se realizó un acto de perdón en el que participó alias El Iguano y Salvatore Mancuso a través de un video.

Por: María Elvira Bonilla
  • 117Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/perdonar-imperdonable-columna-433628
    http://tinyurl.com/ocwh6qr
  • 0

Estaban presentes 135 víctimas directas de la cruel incursión de estos dos paramilitares al Catatumbo. El facilitador fue el padre Leonel Narváez de la Fundación para la Reconciliación, quien cuenta de primera mano lo que ocurrió, en un texto publicado en www.las2orillas.co. Marleny, una viuda, con su hijo que tenía dos años cuando El Iguano asesinó a su padre, confrontó duramente al paramilitar pero concluyó diciéndole: “yo te perdono”. La acompañaron buena parte de las víctimas asistentes.

El video del arrepentimiento de Mancuso, colgado en el mismo portal, no deja de ser impactante. Este es sólo un aparte: “Aguijoneado como estoy por dolores, remordimientos atribulados que navegan las aguas de mi memoria, imágenes que pugnan por salir a la luz, palpitaciones que sacuden mi alma con los ecos de lamentos y gemidos (…) Son los recuerdos del horror, los que alientan mi regreso a la tierra del combate, del despojo (…) No vive impunemente quien acompañó con su mirada aquel infierno (…) La humillación amarrada a la arrogancia del fusil. La quimera de la falsa victoria sobre la ofrenda del manso cordero de la tierra vencida y mancillada, sobre aquel paraíso convertido en campo de batalla, donde no hubo más derrotados y esclavos que los que gritamos triunfo (…) Qué equivocados estábamos (…) Una y mil veces perdón, un millón de veces perdón. Infinitas veces perdón. Toda la vida, toda la eternidad ¡perdón!”.

No es fácil digerir esto y no se trata de hacer juicios de valor sobre la sinceridad o no de las palabras de un Mancuso humillado en una cárcel gringa. Su nuevo rostro lo delata. Lo cierto es que es un alimento de reflexión. Porque, como decía el siempre recordado Guillermo Hoyos, la cultura del perdón debe entenderse como una virtud cívica y no una actitud religiosa, para evitar seguir atizando nuevas violencias, nuevos terrorismos, nuevas guerras.

Y se trata precisamente de perdonar lo imperdonable. Y superar la posición de quienes no están dispuestos a hacerlo a ningún precio y optan por seguir la guerra para que al final haya vencedores y vencidos, los dueños de la verdad y la moral, y los bandidos, los que sobrevivan para ser castigados, hasta que “se pudran” en una cárcel. Y punto.

Hay un perdón político, amnistía, indulto y figuras semejantes, que puede articularse en perdón legal, rebaja de penas. Mientras el perdón como virtud moral exige una actitud sincera de querer perdonar y de saber ser perdonado, la virtud política reconoce públicamente la culpa.

Y concluía Hoyos, de manera premonitoria, pocos meses antes de morir: “creo que en este momento en que se intenta un nuevo proceso de paz, lo más importante es que los colombianos nos preguntemos qué tan alta tenemos la virtud cívica de la cultura del perdón. Si llegamos a la actitud de querer poder perdonar lo imperdonable o si pensamos que el tema de la impunidad es asunto de justicia, no como equidad, sino como castigo, traducida en años de cárcel”. Y es este precisamente el dilema en el que está enfrascado el país.

  • María Elvira Bonilla | Elespectador.com

  • 9
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • Alemania busca un millón de inmigrantes para trabajar
9
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

cantalicio146

Lun, 07/15/2013 - 21:06
todos los asquerosos criminales de todas las pelambres deben responder penalmente por sus crímenes en la cárcel de verdad y ojalá de por vida para que nunca más vuelvan a hacer daño a nadie en su cochina existencia...el dia que los criminales sean despreciados por toda la sociedad,ese dia dejaran de serlo,pero mientras encuentren sus áulicos amaestrados,seguirán vigentes.....me entendió doña maria Elvira ?,o le hago un dibujito,,,
Opinión por:

rumbelio

Lun, 07/15/2013 - 20:34
cuando denuncie a los promotores de estos criminales pida perdon pero a dios.
Opinión por:

ragd

Lun, 07/15/2013 - 15:20
repito una vez mas las palabras de la madre tatiana "..y claro que puedo ser una buena cristiana y poner mi otra mejilla...pero no me pidais que ponga la otra mejilla cuando veo aun hombre bosnio (musulman), castrando a un nino serbio (cristiano)"....no me pidais que perdone alos catrhp de las far no NUNCA.
Opinión por:

TERWALS

Lun, 07/15/2013 - 15:16
LO IMPERDONABLE, SE PODRIA, CONCEBIR UNICAMENTE BAJO LA PERSPECTIVA,DE QUE HUBIERA UNA VERDADERA REPARACION A LAS VICTIMAS,NO ,EL ENGAÑO A QUE QUIEREN SOMETER A LAS VICTIMAS. ESO, POR UN LADO,PERO DEL OTRO, LADO PARA PODER SEGUIR ABONANDOLE A ESE PERDON. SERIA EXCELENTE QUE, MANCUSO ASI COMO TIENE EL VALOR HIPOCRITA DE PEDIR PERDON, TAMBIEN TUVIERA, LOS COJONES DE CONFESAR TODA LA VERDAD SOBRE LOS PARAMILITARES YDEJARSE DE TANTA MARICADA ....ASI QUE, MANCUSO VUELVASE SERIO, Y GANESE EL PERDON. SI NO , DE LAS VICTIMAS,POR LO MENOS DE LA GENTE QUE TIENE EL SENTIDO DEL VALOR CIVIL. YO PIENSO QUE ESE PERDON POR PARTE DE LAS VICTIMAS ESTA COMO ENVOLATADO, HAGALE DURO HACIA EL VERDADERO PERDON
Opinión por:

Contradictor

Lun, 07/15/2013 - 09:28
Los que deben pedir perdón públicamente son Morenoelescéptico y Gonzalvo por su proclividad al paramilitarismo y la corrupción rampante.-
Opinión por:

Vonf

Lun, 07/15/2013 - 09:19
No creo en esa solicitud de perdón de esos sociópatas que por dinero o por mantener sus beneficios asesinaron a tantos. La iglesia católica, como siempre, administrando el sentimiento de culpa a favor de los abusadores. Les da lo mismo si matan o piden perdón, con tal de lograr el fin buscado. No creo que ahora se digan de política de centro, luego de implementar semejante regimen de terror.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 07/15/2013 - 08:57
No decía lo mismo esta señora y otros social bacanos que aún no salen del clóset, cuando se trataba del proceso de justicia y paz, cuando ocho años de cárcel para los que se acogieran , confesando sus crímenes , reparando y pidiendo perdón, les parecían una nimiedad; rasgándose las vestiduras porque no se les extraditaba y volviéndoselas a rasgar cuando lo fueron; querían venganza y retaliación , pero como ahora los terroristas igual y peor asesinos que los paras, son de su afinidad política , ahora si predican el perdón como virtud moral y perdonar lo imperdonable y que el tema de la impunidad sea tomado como justicia de equidad no de castigo.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 07/15/2013 - 10:08
Cual incongruencia peluquero, a los paras no les dieron impunidad total, sino rebaja de penas, tenían que reconocerse como victimarios, confesar sus crímenes, reparar y pedir perdón, cosa que no aceptan los terroristas afines a su pensamiento; la impunidad que usted alega no es por el proceso , sino primero por la corte que los dejó en un limbo jurídico y luego por la ineptidud de una justicia lenta , politízada y corrompida.
Opinión por:

Xavierten

Lun, 07/15/2013 - 09:34
Completamente incongruente. Entonces, está o no de acuerdo con el perdón a los paras? Hay 19.000 que están impunes gracias al narcoparaco 'numero 1'.
Opinión por:

morenoelesceptico

Lun, 07/15/2013 - 07:07
No vi el video; me da agriera. No creo en el arrepentimiento de quienes se han hecho multimillonarios asesinando gente durante largo tiempo. Respeto el sentimiento de Dña. Marleniy y sus 135 compañeros. por lo menos sus victimarios están presos. No puedo contener las ganas de vomitar leyendo a esta legitimadora de los terroristas de la izquierda impunes, que se burlan de sus víctimas, perdonando a sus compinches como si ella misma fuera una víctima, y no otra beneficiaria de la industria del secuestro. ¡¡¡AAAGGGHHH...! ¡Qué asco!...¡¡¡Guácalas!!!...¡¡¡Gaaasss!!!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio