Publicidad
Umberto Eco 29 Sep 2012 - 11:00 pm

Personajes sospechosos

Umberto Eco

En los programas de televisión, las parejas hacen en la cama una o más de las siguientes cosas: hacen el amor, riñen o discuten porque uno de ellos tiene dolor de cabeza. En ocasiones, simplemente se dan la espalda sin escucharse. Lo que nunca parecen hacer es leer libros.

Por: Umberto Eco
  • 305Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/personajes-sospechosos-columna-378290
    http://tinyurl.com/mcpp7s9
  • 0
insertar

Consumimos ansiosamente estos programas y luego nos quejamos de que, en el mundo real, la gente nunca lee —ya que se comportan de acuerdo con los modelos presentados en la televisión—. Entonces, ¿qué más estamos aprendiendo inconscientemente de la televisión?

¿Qué sucedería si un agente de policía llegara a su puerta y le empezara a hacer preguntas?

Si usted fuera un criminal endurecido —un mafioso con un historial o un asesino serial sicótico, por ejemplo— respondería con insultos y una risa desdeñosa, o se tiraría en el piso y crearía una distracción fingiendo un ataque epiléptico.

Pero suponiendo, más bien, que es usted una persona común con un historial limpio, probablemente invitaría al agente a entrar, se pararía cortésmente frente a él y respondería a sus preguntas con calma, aunque con un toque de preocupación. Así es como las conversaciones tienden a darse en el mundo real.

¿Pero qué pasa con los programas policiacos? (los cuales, no vaya a creer que soy un moralista aristocrático, sí veo; particularmente ciertos programas franceses y alemanes que no incluyen violencia excesiva ni explosiones exageradamente dramáticas). Cuando el policía hace preguntas, el ciudadano siempre continúa con lo que está haciendo. Mira por la ventana, termina de prepararse el desayuno, lava platos, se cepilla los dientes y responde al teléfono, saltando de un lado a otro de una manera que para nada parece natural. Después de un rato, finalmente le pide al policía que se vaya porque tiene muchas cosas que hacer.

¿Por qué los directores insisten en proyectar esta idea de que los agentes de policía deberían ser tratados como irritantes vendedores de aspiradoras puerta a puerta? Es cierto que un sospechoso con malos modales desencadena el deseo de venganza en el público: hace que los televidentes ansíen el momento al final en que triunfe el humillado detective. ¿Pero qué tal si eso no es lo único con lo que se quedan? ¿Qué tal si algunos televidentes menos inteligentes toman esto como parámetro de que deberían tratar a los agentes de policía con desdén, creyendo que esta es sencillamente la forma en que se hace?

Quizá las cadenas que comisionan y difunden series televisivas no se preocupan por esas cosas; después de todo, si los dramas de procedimientos policiales y tribunales nos han enseñado algo, es que no siempre hay consecuencias para quienes están arriba.

Luego, por supuesto, está la cuestión del período de atención. Los directores de televisión parecen haber decidido colectivamente que si una escena de interrogatorio dura más de un minuto, tiene que haber algo de movimiento; algo de interés visual: No pueden sacar solamente a dos actores hablando cara a cara. Así que hacen que el sospechoso se mueva de un lado a otro.

Pero, ¿por qué un director no puede sostener —y conceder a los televidentes el beneficio de la duda de que ellos, también, pueden permanecer sentados durante su transcurso— una escena donde dos personas se vean a los ojos por unos minutos, especialmente si están discutiendo asuntos de gran interés dramático? Porque para hacerlo bien, el director tendría que tener, cuando menos, la competencia de Orson Welles, y los actores tendrían que estar al nivel de Emil Jannings en The blue angel o Jack Nicholson en The shining, personas que pueden manejar un acercamiento y expresar su estado mental con una sola mirada o una sutil curva de la boca.

En Casablanca, Ingrid Bergman y Humphrey Bogart podían hablar durante muchos minutos sin que el director Michael Curtiz (que no era exactamente Sergei Eisenstein) se permitiera apenas una toma de acercamiento medio. Pero en estos días, cuando un equipo de producción se ve obligado a filmar un episodio (y en ocasiones más) cada semana, los productores de televisión probablemente no pueden permitirse ni siquiera un director del calibre de Curtiz.

En cuanto a la calidad de los actores, si se las ingenian para dar lo mejor de sí mismos mientras comen hot dogs entre golpazos sobre un teclado de computadora de utilería —como sucede a menudo en los programas policiacos alemanes—, entonces el programa lleva las de ganar.

Evitaré moralizar. Estos programas tienen valor como diversión ligera o placeres culpables. Mi preocupación es simplemente que quienes sólo ven la televisión y nunca se molestan en abrir un libro olvidarán —o nunca siquiera descubrirán— que en algunas historias, y en el mundo real en el que se basan, las personas realmente se sientan quietas y se miran una a la otra a los ojos.

 

 

  • Umberto Eco * * Novelista y semiólogo italiano. / | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Festival Estéreo Picnic da a conocer fechas de 2015
  • Carlos Tevez, ad portas de volver a la Selección de Argentina

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

luigi rodini

Dom, 11/04/2012 - 09:23
ententemos mirar, escuchar, leer e interloquir siempre buscando calidad, de pronto no dá felicidad mas si serenidad
Opinión por:

YuryTatiianna

Vie, 10/12/2012 - 22:49
Los medios se han convertido en unos constructores propios de la realidad, una construcción producida para moldear la sociedad, creando estereotipos y masificando los individuos. Bien lo revela el texto de "Establecimiento de la agenda Priming y Framing" de D'Adamo Orlando, donde deja ver como el efecto agenda setting es la "influencia que los medios ejercen sobre la opinión pública", indicando que la mayor cantidad de conocimientos de los cuales la sociedad se apropia, proviene de la experiencia de acercamiento a los medios masivos. Importante destacar, que el mismo texto cita a Bernard Cohen quien señala que el éxito no radica en decirle a la gente que pensar, más bien darle sobre que pensar. Es así como los medios modifican el acercamiento que los individuos tienen de la realidad.
Opinión por:

Boyancio

Jue, 10/04/2012 - 08:40
Hay que estudiar fuerte, sumercé, para haver harto billete. porque de lo contrario en suceso triste, le toca ver películas por televisión y aguantarse todas las publicidades de cosas que jamás podrá comprar, pero se las tiene que mamar por pobre desleido, desinformado, engañado, y con seguridad enamorado del enano venganza o de Boca e perro Ordóñez.
Opinión por:

ALEJAROT

Dom, 09/30/2012 - 22:12
El cine es la verdadera alternativa y no es posible compararlo con la tv, ya que en cine, uno es el que elige uno es el que descide la tematica y la busca , en tv nos imponen programaciones seguidas de comerciales estupidos , donde la unica opción es cambiar canal y por último apagar el aparatito.
Opinión por:

HERMANNHESSE

Dom, 09/30/2012 - 20:10
en parte porque en la realidad ya no hablamos. acaso chatear es una verdadera comunicación?, cuando uno escribe un "ps" y a los cinco minutos un "ajá, xq, :), oIo, ..." acaso sentarse a la mesa mientras alguien tiene a la mano un blackberry o ipad o un portátil y chatea o mira fotos de desconocidos en facebook por dos horas es siquiera algo parecido a comunicarse?. Para mí es un verdadero fastidio observar a los que caminando oen el buso conduciendo o hlablando con uno, se dedica a mover desesperadamente los dos pulgares en una porquería de aparato.
Opinión por:

ABIGAEL

Dom, 09/30/2012 - 13:50
LOS MEDIOS PODEROSOS COLOMBIANOS COMO RCN Y CARACOL TV SON UNOS CORRUPTOS DE TIEMPO COMPLETO QUE LES IMPORTA UN PEPINO LO QUE PASA EN COLOMBIA - SOLO PIENSAN EN MAYOR REITIN - MAYORES INGRESOS - NO MIRAN LO QUE LE ESTAN ENSEÑANDO A LOS JOVENES Y ALOS NIÑOS - ESTAS EMPRESAS DEBERÍAN SERVIR PARA INFLENCIAR A NUESTRA SOCIEDAD LLENANDOLA DE VALORES - BUSQUEN TEMAS PARA PRODUCIR COMO LA VIDA DE GHANDI POR EJEMPLO - DE ESTE TIPO DE PERSONAJES QUE SON EJEMPLARIZANTES PARA EL MUNDO NUNCA HAN HECHO UNA SERIE - PERO DE LOS MAFIOSOS AHI SI.. - SEAN RESPONSABLES CON LA GENERACIONES QUE VIENEN.
Opinión por:

ABIGAEL

Dom, 09/30/2012 - 13:44
MIENTRA EN ESTE PAIS NO ENTREMOS EN RAZON DE QUE LA TELEVISIÓN COLOMBIANA ESTA ENSEÑANDO MALAS COSTUMBRES AL PUEBLO COLOMBIANO A TRAVES DE SUS "ESPECIALES PROGRAMAS" CON EXCELENTES REINTINS DE SINTONÍA, NUSTRA SOCIEDAD VA AL ABISMO - ENSEÑAN VIOLENCIA, ASESINATO, CORRUPCIÓN, LIBERTINAJE, INMORALIDAD DE GENERO, INFIDELIDAD, AMOR SIN FRONTERAS, EN FIN ENSEÑAN TODO LO CONTRARIO A DAR BUEN EJEMPOLO PARA CONSTRUIR UNA MEJOR SOCIEDAD.- ASI VAMOS MUY MAL - DEBEMOS REACCIONAR Y EXIGIR CONTROL DE TIPO DE SERIES Y RELITIS QUE ESTAN EMITIENDO AL AIRE.- RCN Y CARACOL TV - SOLO PIENSAN EN EL DINERO NO PIENSAN EN NUESTRA SOCIEDAD.-
Opinión por:

Anonimous wikileaks

Dom, 09/30/2012 - 11:22
No será que así se comportan las presuntas delincuentes Laura moreno y su amiguita complice, o la exreina de AIS.
Opinión por:

iceve

Dom, 09/30/2012 - 09:49
Nuestra sociedad rebasó hace tiempo el límite entre lo inteligente y culto y lo banal y entretenido, ese hecho marcó el paso desde lo "interesante" hacia lo "chabacano", vivimos en una sociedad vulgarizada, disminuida y ""descerebrada", cuyas finalidades son: desde la orilla de la oferta el lucro, el lucro y el mayor lucro posible; desde la orilla de los receptores el entretenimiento fácil, banal, vacío y castrador. Ya no pensamos, nos limitamos a mirar y escuchar para emocionarnos de inmediato sin procesar lo que nos traen los sentidos, es un tránsito directo de la imagen y el sonido a la emoción, nos empequeñecemos más cada día y cada día reconocemos con mayor fervor a los empequeñecedores y como consecuencia nos afirmamos en un proceso de retraso mental que parecería irreversible.
Opinión por:

Requeñeque

Dom, 09/30/2012 - 09:06
Genila!
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/30/2012 - 08:23
Para Doloresthomas, mi sonrisa sin tener nadita de guayabo, pues ayer no me los tomé, me la pasé con tinto, namá.
Opinión por:

polista

Dom, 09/30/2012 - 08:18
Los medios de comunicación siembran ,perfilan , establecen costumbres y la tv es muy vista , audiovisual y metida en la vida de la sociedad , conlleva a cambios , pero el caso de la policía en la realidad concentra la atnción directa y no se le puede decir al interrogador que uno está muy ocupado o que es muy importante lo que está haciendo el interrogado. Pero muchas conductas si son modificadas y este medio se puede decir que ha transformado , moldeado la actual sociedad.
Opinión por:

jesuscristogarciamarquez

Dom, 09/30/2012 - 08:06
Esto es a lo que nos ha llevado el capitalismo campante donde es mejor copiar y pegar,un reality,una narconovela que un buen libro. En las peliculas gringas se fuma mariguana como cosa natural asi como se fuma un cigarrillo y todo por que ellos ahora son el primer productor mundial de la misma,los directores ahora solo buscan vender la pelicula,no existe esa magia que nos deleitaba con escenas de dialogos y actitudes histrionicas fascinantes,todo mse reduce al consumismo.
Opinión por:

Hoax

Dom, 09/30/2012 - 10:08
fue bien recibida por toda la industria, ya que se imagina usted ¿cómo hacer una película del hombre Marlboro sin mostrar fumando al protagonista?¿Al final cómo le explicamos al espectador que el tipo tiene cáncer de pulmón? Sobre la Marihuana le diré que piense si tiene sentido prohibir una planta.¡Una planta!Los prejuicios de un par de idiotas en EE.UU sobre esta hermosa y mágica hierba son un insignificante capítulo en la milenaria historia de ésta.Además, cuando uno fuma marihuana hasta la peor serie de Tv parece un gran relato.
Opinión por:

Hoax

Dom, 09/30/2012 - 09:58
Usted tiene una parte de la respuesta que yo quería dar.Para mí, Eco comete al menos dos errores:1- le pide a la televisión que tenga la misma semiótica que tiene el cine.2- No tiene en cuenta la diferencia entre la gran variedad de alternativas que ofrece la Tv.Yo siempre he pensado que la idea de "tener que leer libros" es un embeleco de las editoriales, así como los porcicultores recomiendan en Tv comer carne de cerdo al menos 3 veces a la semana.En la pantalla grande como no hay salida, uno puede enfocar unos labios o unos genitales varios minutos en un primer plano, mientras que en la Tv uno puede cambiar el canal cuando quiera, e incluso puede ir al baño y verse sus propios genitales.Por último, hace un tiempo en Hollywood querían prohibir las escenas de tabaquismo, pero la idea no
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/30/2012 - 06:04
Cosa buena en la vida diaria, don sumercé, que nos deguste con esas explicaciones de divulgación de técnicas y cámaras mientras, con mucha sutileza, nos va llevando a lo que tanta rabia nos da. ¡No tener libros para leer!
Opinión por:

doloresthomas

Dom, 09/30/2012 - 07:40
Sabía que le iba a gustar esta bonita columna, Boyancio. ¡Su comentario le hace justicia, además!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio