Publicidad
Mauricio Botero Caicedo 19 Ene 2013 - 11:00 pm

Pobreza, indigencia, desigualdad y felicidad

Mauricio Botero Caicedo

El fin de año trajo dos noticias que amargaron las fiestas de los izquierdistas en general y de los ‘mamertos’ en particular. La primera es la reducción, en algunos casos de manera dramática, de la pobreza y la indigencia. Esta noticia, que en principio debe ser de buen recibo por la totalidad de los colombianos, no lo es para aquellos que utilizan —por sesgo o por ignorancia— estadísticas que se remontan 10, 20 o 30 años atrás para intentar demostrar tesis contrarias. Igualmente pone en aprietos a los izquierdistas que pretenden seguir utilizando frases de cajón como: “bajo neoliberalismo salvaje ‘los pobres cada vez son más pobres, y los ricos, cada vez más ricos’”. (Entre otras, ¿por qué el ‘neoliberalismo’ casi siempre es ‘salvaje’? ¿por qué en ocasiones no puede ser ‘arisco’?).

Por: Mauricio Botero Caicedo
  • 69Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/pobreza-indigencia-desigualdad-y-felicidad-columna-397517
    http://tinyurl.com/aof7t5p
  • 0

Según el DANE, la pobreza entre 2010 y el 2011 se redujo en tres puntos, pasando del 37,2 al 34,1%. En el caso de Bogotá, la pobreza cayó al 13%, después de estar en 15,4 en 2010 y en 31,8% en 2002. La pobreza extrema, o indigencia, en la capital es de solo 2%, cuando en 2002 llegaba al 31,8 y en 2010 al 15,4%. Para el experto Stefano Farné, “los resultados son consecuencias del buen ritmo de la economía, la estabilidad de los precios y los programas sociales”. Y si bien las noticias son positivas en el sentido de que en 2002 dos de cada tres colombianos estaban en la pobreza y hoy solo uno de cada tres, hay unos enormes lunares como el Cauca y el Chocó, en donde la tasa de pobreza es de cinco veces la de Bogotá. (Es pertinente preguntarse ¿por qué los habitantes de la ciudad, que no tienen un palmo de tierra, son cinco veces más ricos que los indígenas y las negritudes, que tienen decenas de millones de hectáreas a su haber? ¿No es acaso dogma en la izquierda que tierra es sinónimo de riqueza y prosperidad?).

En el campo de la desigualdad ha habido un mínimo descenso en el índice Gini nacional, de 0,56 a 0,55; y en la capital de 0,53 a 0,52. Si bien estas reducciones no son significativas, hay que entender que en la inmensa mayoría de los países del mundo, especialmente en EE.UU. y Europa, ocurre lo contrario: la desigualdad está en aumento, no en descenso.

En el lado cualitativo, otra noticia que poco debió agradar a los izquierdistas y a los ‘mamertos’ es que el último Barómetro Global de Felicidad, realizado por WIN-Gallup International, muestra que el índice de felicidad de los colombianos, el 75%, es el mejor del mundo. De esta encuesta se pueden sacar dos conclusiones: la primera es que si se acepta la doctrina utilitarista del inglés Jeremy Bentham, quien manifiesta que la finalidad de todo Estado es “alcanzar la mayor felicidad para el mayor número de personas”, al igual que el preámbulo de la Declaración de Independencia de EE.UU., que declara que “entre los derechos inalienables del hombre están la vida, la libertad y la búsqueda de felicidad”, hay que aceptar que con todos sus defectos el Estado colombiano es un éxito.

La segunda conclusión que se deriva de dicha encuesta tiene que ver con el hecho de que los países más ricos —con índices de desigualdad bastante mejores que los de Colombia, como es el caso del Grupo de los Siete, compuesto por los países más ricos del mundo (EE.UU., Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Japón)— apenas presentan un índice de felicidad del 35%, menos que la mitad que el de Colombia. Corroborando que la desigualdad no es sinónimo de infelicidad, la inteligente Patricia Lara en su columna de El Espectador (enero 11/12), afirma, en relación con la poca diferencia entre los índices de felicidad entre los que ganan poco y los que ganan mucho (12%): “En resumen, se concluye que no es el dinero, pero sí la posibilidad de conversar, y de reír y de bailar… lo que da la felicidad”.

  • Mauricio Botero Caicedo | Elespectador.com

  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • 'Nunca busqué restringir los derechos'
  • Una expansión a punta de cerveza
  • Recuperan 691 piezas arqueológicas

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio