Publicidad
Julián López de Mesa Samudio 10 Oct 2012 - 11:00 pm

Atalaya

Pornogastronomía nacional (I)

Julián López de Mesa Samudio

La cocina y los rituales alrededor de la misma cuentan más de un pueblo que la historia que de sí mismo quiera narrar. La identidad de una nación se construye desde lo que ésta come y cómo lo come.

Por: Julián López de Mesa Samudio
  • 25Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/pornogastronomia-nacional-i-columna-380519
    http://tinyurl.com/8s7otf6
  • 0

Tener una gastronomía propia brinda una sólida y positiva identidad cultural y es la manifestación de un estado espiritual sano.

Colombia no tiene identidad gastronómica reconocida nacional ni internacionalmente. Tener unas pocas recetas autóctonas no es tener gastronomía. Tan sólo en el último lustro algunas universidades han abierto un espacio serio, amplio y trascendente a la gastronomía en nuestro medio al ofrecer programas profesionales de gastronomía (como el de la Universidad de la Sabana).

Empero, el país se ha visto inscrito forzosamente en procesos globalizadores y ha estado desde hace ya años cada vez más influenciado por las modas gastronómicas mundiales. El problema está en que nos abrimos a un mundo de posibilidades sin tener claro quiénes somos nosotros y qué imagen queremos proyectarle al mundo. La apuesta que va ganando es la apuesta superficial y cortoplacista por la moda o, peor, por lo que se percibe que es la moda (“tendencias mundiales”); lo que somos y mostramos pasa por el esnobismo del momento; por lo que Carlo Petrini, el fundador del movimiento Slow Food, llama “pornogastronomía” (la comida desprovista de espíritu; usada, fotografiada, mancillada).

Lastimosamente, las decisiones relacionadas con nuestra identidad gastronómica frente al mundo parecen estar en manos de burócratas y políticos del Ministerio de Turismo, que torpe e irresponsablemente pretenden mostrar una imagen cultural de Colombia que no sólo no se compadece con la realidad, sino que sigue perpetuando modelos identitarios revaluados, parciales y parcializados. Dichos agentes del Ministerio de Turismo confunden vanguardias con modas y superficialmente eligen qué, cómo, cuándo y dónde vender la imagen gastronómica de Colombia.

Madrid Fusión es uno de los eventos gastronómicos más importantes del mundo. Este año, gracias a los ingentes esfuerzos del Ministerio de Turismo, Colombia se presentará ante el público gastronómico mundial y por fin revelará todo su potencial gastronómico: a dos hermanos “innovando” con la preparación del pez león que tanto daño le hace a los corales colombianos; dos cocineros, famosos por su cocina francesa, mostrarán cómo en Colombia la gastronomía está sirviendo como método de control ecológico de especies dañinas. Dos cocineros que trabajan también para la más famosa y cuestionada cadena de comidas rápidas del mundo. El otro representante de nuestra gastronomía es un joven empresario de restaurantes cuyo gran aporte es la implementación de ciertas técnicas de cocina molecular; moda culinaria ésta que desde hace años se ha ido revaluando e incluso rechazando por quienes sí están a la vanguardia de la cocina mundial.

Sí. Es triste.

Sin embargo, estoy convencido de que en unos años la actual generación de colombianos que sí piensa en una identidad gastronómica colombiana corregirá el camino y poco a poco reemplazará a los actuales funcionarios ignorantes. Seguros estamos en la Atalaya de que para Madrid Fusión 2018, Colombia no sólo no hará el ridículo siendo parte de la pornogastronomía, sino que sorprenderá, como puede hacerlo, al mundo entero con sus verdaderos sabores, sus olores, sus matices, su alma.

  • 0
  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Falcao García, a rugir en Inglaterra
  • Próximo 11 de septiembre inicia la audiencia en caso Petro
  • Petro busca frenar revisión de cautelares en Sala Plena

Lo más compartido

20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Lun, 10/15/2012 - 09:06
pues yo he e stado en perú y Mexico que son íconos de la cocina y en los hogares o en los restaurantes de la calle se come desbalanceado y sin los sabores de colombia
Opinión por:

manamuisca

Lun, 10/15/2012 - 09:03
El título de la columna es sugestivo , pense que iba a hablar de los mitos sexuales acerca de los presuntos efectos de ciertos platos, o de lo poco balanceado que son los platos típicos de la calle como la fritanga, los sancochos, las asaduras y las arepas.El columnista parece que no conoce la gastronomias locales, todas tienen raices larinoamericanas que combinan fuentes indoamericanas, hispanoárabes y africanas, me extraña que digan que en venezuela se come mejor, ni siquiera se consiguen los productos básicos, aca al menos aún se producen algunas cosas como para hacer la mazamorra chiquita, no es fácil estandarizar y globalizar la comida colombiana, un plátano, yuca un ñame o un bagre son únicos que sólo se consiguen a muy baja escala local.que tal un sancocho emplatado en porcelana?
Opinión por:

Atrato

Jue, 10/11/2012 - 20:39
Si comenzamos con la forma de catar los vinos en Colombia, los "sommelier" insisten en decir que un vino sabe a "zarzamoras, grosellas, trufas y castañas"... Cuántos colombianos en realidad han probado esos frutos de otras latitudes, teniendo aquí la mejor fuente de frutas e ingredientes que concentran todos los aromas que alberga una buena uva añejada. Pero el esnobismo y el arribismo nos puede más. Colombia tiene una riqueza gastronómica invaluable, y en Barranquilla y Cali se ha ido rescatando muy bien los orígenes derivados de la influencia de ultramar con nuestros sabores autóctonos. Pero eso debe divulgarse y hacerse conocer con más mercadeo estratégico y una buena dosis de orgullo.
Opinión por:

ccdc

Jue, 10/11/2012 - 18:59
La gastronomía del mundo viene de lo que comen los pueblos, es decir, de lo que tienen a mano. Algunos platos pueden ser "globalizados", lo que en nuestra época quiere decir simular la comida mediterránea y, si acaso, la oriental. Pero ello no significa que no haya muchos platos que pueden ser verdaderas delicias gastronómicas. Menores porciones y mezclas más dietéticas... Está doña Leo y otros que hacen cosas interesantes. Hay que recordar que, para que hayan quedado 100 boleros clásicos ha habido que aguantar 200 años de boleros basura.
Opinión por:

Ar mareo

Jue, 10/11/2012 - 19:45
Es interesante q aquello q percibimos como "sabroso" tiene mucho q ver con las emociones y recuerdos asociadas a ellos, mire el caso de las mcdonald's en colombia o el de ciertos platos q en otros paises no gustan o producen rechazo.
Opinión por:

joserueda

Jue, 10/11/2012 - 17:02
Lo que pasa con la cocina colombiana es que, al colombiano promedio, le gusta que lo lleven y lo "descresten" con algo complicado y con nombre raro (chutneys, t-bone steaks, reducciones y todo eso) y entre mas ingredientes de otros lados y caros mejor. Por eso la gente del interior adora ir a comer a restaurantes de comida de mar, con mariscos congelados 6 meses y hasta salmón importado comen y les encanta (yo confieso que lo hago pero lo reconozco). El modelo de NOMA (que no es gastronomía molecular del todo) pretende resaltar la comida de la región y precisamente por eso es que solo utilizan ingredientes de origen local. Un modelo de restaurante así en Colombia contribuiría a rescatar los sabores de la comida local que son inacabables y la mayoría siguen sin descubrir.
Opinión por:

Ar mareo

Jue, 10/11/2012 - 16:06
Colombia es un pais por inventar, estamos en la infancia de todo y para todo. La cocina colombiana es un buen ejemplo de cosas q se quedaron en el siglo 19, en la epoca de tumbar montanhas
Opinión por:

Ar mareo

Jue, 10/11/2012 - 16:07
donde comer, es llenar la pansa, y "lo q no mata engorda"
Opinión por:

Ar mareo

Jue, 10/11/2012 - 16:02
La cocina colombiana tiene un origen rural, donde priman los carbohidratos, las harinas y las grasas ideales para el trabajo fisico, en areas pobres donde productos locales como las cidras, ahuyamas, coles, papa dulce y de mas son consieradas comida pa marranos y hay q reciclar las sobras de la mesa revueltas en huevo, en sopas de arroz, empanadas y calentados. Cocina en donde todo se frita, se pita o se hierve y donde el unico sazon es el caldo maggi, o el trisabor. Por el contrario la sociedad urbana del siglo 21 esta mas interesada en comida saludable, ingredientes frescos, en proteina animal, y en el uso de sabores, colores y texturas, ojala locales. El gran desafio no es meterse en las modas modernas, es volver esas sopas y secos mas saludables, ricas en texturas y colores, diversas
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Jue, 10/11/2012 - 11:22
Los cocombianos en materia de yantar son menos que básicos: creen que la buena comida está en restaurantes, y cuanto más estrambóticos, mejor. Los cocombianos con poder adquisitivo tienen dos cocinas, una donde cocina la "empleada" y otra abierta que nunca usan para mostrar a los amigos. Los cocombianos en su mayoría sin padre reconocido no han conocido tres comidas calientes en mesa familiar. Los cocombianos tienen estómago de carroñeros y por eso comen "por fuera" y nada les hace daño. Los cocombianos viven borrachos y en ese estado o no comen o todo les sabe igua. Los cocombianos son levantados.
Opinión por:

Sarcher

Jue, 10/11/2012 - 11:35
Ud. me parece buenísimaaaaaaaaaaaaaaa...hacía días estaba que le decía que me encanta como escribe. Se ha convertido en una de mis favoritas.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Jue, 10/11/2012 - 11:18
Como todo lo cocombiano es inventado, superficial, sin esencia, sin sustento, todo moda, todo ficticio, todo relincho y pedo. ¿Qué se puede esperar de un pueblo alimentado con pan y gaseosa en la tienda y después detentan el poder? Cualquier cosa los descresta, como a los cocombianos comem...
Opinión por:

Sarcher

Jue, 10/11/2012 - 11:01
Acabo de recordar un artículo que leí el año pasado sobre las mierdas que se inventan todos estos nuevos "gurús" de la gastronomía para tumbar idiotas. Uno de estos vanguardistas de la cocina molecular en Inglaterra se inventó el "Polvo de espárragos", pero el comensal lo tiene que ESNIFAR. "El plato", lo sirven como debe ser, ¡sí señor!: "espejo, tarjeta, y un billete de 100 dólares" -falso por supuesto- para enroscarlo y hacer un cilindro. Pues bien, hacer el papel de PAYASO -zamparse unos espárragos por la nariz- encima cuesta casi 60 euros. Y LA GENTE LOS PAGA!!!!... pero el broche de oro es el nombre del plato: "Colombian Asparagus", jajajajajaja. Busquen en internet para que vean que no digo mentiras.
Opinión por:

al_sabbah

Jue, 10/11/2012 - 08:46
Pues realmente no creo que la cocina molecular este "siendo rechazada": Noma, el mejor restaurante del mundo por dos años consecutivos, y The Fat Duck, son dos representantes de esta tendencia. Y si, de acuerdo que los Rausch se están perrateando y no, exactamente, representantes de la cocina colombiana. Trabajo que hace mejor Leonor Espinosa.
Opinión por:

al_sabbah

Jue, 10/11/2012 - 15:41
Huy que barbaridad! pero es que lo que se hace con nitrogeno es enfriar el recipiente que desee ultracongelarse, no se pone directamente a lo que se va a comer! lo que paso en Inglaterra, mas que un descrédito para la cocina molecular, fue una mala practica de cocina. Lo del tipo en Alemania, muy triste. Y lo de Fat Duck fue una intoxicación con ostras, las cuales venian contaminadas desde su area de cultivo, cosa que puede pasar no solo en un restaurante de cocina molecular sino, en cualquier parte (aca tambien nos comemos las ostras crudas).
Opinión por:

Sarcher

Jue, 10/11/2012 - 10:20
En Italia, por ejemplo, prohibieron el uso de algunos aditivos como el nitrógeno líquido, y es obligación informarle a los clientes de los restaurantes las sustancias usadas en los platos. Hace unos días, en Inglaterra, una muchachita de 18 años perdió parte del estómago por un cóctel con nitrógeno líquido. En Alemania, un joven perdió las dos manos practicando "cocina molecular". El Fat Duck, en 2009, tuvo más de 500 intoxicados en seis semanas. Mis dos únicos amigos que comieron en El Bulli, se sintieron ESTAFADOS. Hace menos de 15 días, estuve en un restaurante con dos estrellas michelin -y para los precios y la fama- NADA QUÉ ver, menos mal que NO pagué YO. Y sobre el NOMA, con ver este videito ya se puede uno hacer a la idea del sitio: http://www.youtube.com/watch?v=t8z00ClUxFI
Opinión por:

Sarcher

Jue, 10/11/2012 - 04:27
Si hay algo que yo no extrañe de Colombia es la comida, jamás, nunca, estando fuera del país piso un restaurante colombiano. Sin embargo, sí me provoca ir a restaurantes mejicanos, argentinos o peruanos. Es que ni un buen café -o tinto- saben hacer en Colombia, el café que le sirven a uno allá es HORRIBLE. Por cierto, hasta en Venezuela se come muchísimo mejor. Me gustó la columna, pero creo que es difícil que Colombia -algún día- pueda sorprender al mundo "gastronómicamente" hablando.
Opinión por:

al_sabbah

Jue, 10/11/2012 - 15:35
Es cierto, el arroz atollao, al igual que la paella española, es un plato que se hace con sobras, y como tal, depende del sabor de lo que mezcles. Si, basicamente es un recalentado. Lo otro es q la comida colombiana es comida de jornalero - de ahi si altisimo contenido calorico-, amalgama de la cultura española, precolombina y africana; no son platos para mandarse al almuerzo y la comida, suelen ser, de hecho, comidas bastantes pesadas para el estandar actual. Prueba las empanada de pipian con aji de mani, o las marranitas, el jugo de zapote costeño, las carimañolas, los pandebonos, las achiras, la torta de pastores... si, puede que no sea comida atractiva visualmente, pero como te te decia, no fue pensada para serlo. Eso es trabajo de los cocineros actuales.
Opinión por:

Sarcher

Jue, 10/11/2012 - 10:40
Me gustan los comederos al aire libre que había en las carreteras de Antioquia (me imagino que todavía hay). Ese arroz que me dices, no me provoca, tiene apariencia de un "calentao". Me ENCANTAN los sancochos -incluido el valluno- (son mi debilidad colombiana), también la sopa de plátano frito y los pasteles de garbanzo (claro que me gustan más cosas, pero no recuerdo). No puedo con el mondongo, ni con esa arepa con chicharrón de santander del sur; el mute -no sé por qué, me cae super mal; el mote de queso me parece incomible, el arroz con coco tampoco me gusta; el pichón (lo que se hace con sangre) -HORRIBLE-, los tamales tolimenses espantosos (creo que son los que tienen arroz), el ajiaco me parece feísimo, la marrana tolimense con solo verla, me parece super desagradable, etc.
Opinión por:

al_sabbah

Jue, 10/11/2012 - 08:48
Lo que pasó fue que nunca comiste buena cocina colombiana! yo jamás cambiaria un buen arroz atollao por un risotto parmesano o algún salteado oriental!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio