Publicidad
Luis I. Sandoval M 17 Jun 2013 - 11:00 pm

Potencialidades del sindicalismo

Luis I. Sandoval M

El sindicalismo más victimizado del mundo, el colombiano, está en camino de convertirse en uno de los más dinámicos e innovadores del planeta.

Por: Luis I. Sandoval M
  • 61Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/potencialidades-del-sindicalismo-columna-428444
    http://tinyurl.com/kkpbo5v
  • 0
insertar

Distintas  ventanas abiertas hacia el interior del movimiento así lo indican. El sindicalismo en 26 años lleva 3000 dirigentes asesinados y cerca de 500 organizaciones destruidas ¿Cuál es el estado de ánimo en la dirigencia y en las bases del movimiento? 

En 2012 que estuve muy cerca de los sindicatos por mi responsabilidad como Coordinador Académico del Proyecto Iscod-Codhes-Aecid sobre Reparación Transformadora, constaté con sorpresa que la masiva victimización sufrida por el movimiento no ha destruido la moral de los sindicalistas. 

Los dirigentes siguen al frente, los trabajadores se siguen asociando y reuniendo, los pliegos, huelgas y protestas – reducidos a nivel nacional y regional por la intimidación y la destrucción del tejido social - siguen ocurriendo, la presencia sindical no ha dejado de sentirse en la vida del país. Existe una especie de estoicismo y quizá de masoquismo asociativo, de signo virtuoso, que convierte al árbol mutilado en árbol podado, ya están apareciendo los retoños.

Los trabajadores sindicalizados de todas las Centrales están empeñados en profundizar la democracia plural, deliberante y participativa, de género, etnia y opción sexual al interior del movimiento. Se refleja en medios audiovisuales e impresos de gran calidad. 

La informalidad pasa del 60% de la PEA, los sindicatos han comprendido a cabalidad lo que ello significa y se han dado a la tarea de organizar el sector informal y de aproximarse a todas las demás situaciones donde la flexibilización de los mercados oscurece la condición y la conciencia de trabajador. 

De la mayor comprensión del mundo global, de sus dinámicas apabullantes pero también de las nuevas oportunidades para la cooperación y la solidaridad, se derivan iniciativas de articulación entre sectores del propio sindicalismo y de convergencia con otros movimientos sociales y partidos. El sindicalismo está abriéndose a la construcción de un nuevo sujeto plural. 

La CUT con sus treinta subdirectivas regionales y sus 700 sindicatos integrantes, entre ellos FECODE (educación), USO (petróleo), Anthoc (salud), Sintrainagro y Fensuagro (el campo) - acaba de realizar (7 de junio) elecciones directas desde la base con la cooperación de la Registraduría Nacional. Eligió 21 directivos nacionales y 800 delegados y delegadas al VI Congreso Nacional. Este ejercicio sindical  incipiente de democracia electiva directa es único en el continente.

Naturalmente hay problemas: recientemente sectores importantes de base han discrepado de acuerdos laborales hechos por las más altas direcciones sindicales con el gobierno (jueces, maestros). La pluralidad a veces se desvirtúa por la formación de bloques internos que alteran el juego democrático. La participación no ha derrotado la abstención. El sentido militante ha cedido en aras del sentido profesional de la vida sindical. 

El sindicalismo siente vivamente la necesidad de autorreforma. Esta circunstancia hace recordar que comenzando los setenta Gustavo Pérez, sacerdote y sociólogo, colega de Camilo Torres en ICODES, escribió un libro que nunca se publicó: Sindicatos para el cambio o el cambio del sindicalismo. Quizá este dilema sigue vigente.

No obstante, el sindicalismo de víctima se está erigiendo en sujeto social y político, que busca real incidencia en la transición del conflicto armado a la construcción de paz estable y duradera. La acción reparadora y transformadora frente a la victimización coadyuvará sustantivamente al resurgimiento del sindicalismo como constructor de democracia. 

Jorge Carrillo, primer Presidente (1986) decía: “si tantos tan diferentes somos capaces de convivir en la CUT, la pluralidad es posible en Colombia y podremos vivir en paz”. La CUT desde su origen es un referente para todo el país. 

[email protected]

  • Luis I. Sandoval M. | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio