Publicidad
Gonzalo Silva Rivas 18 Jun 2013 - 11:00 pm

Primera línea

Gonzalo Silva Rivas

Presidencia de la República, Procuraduría, Fiscalía, Defensoría, Judicatura, Policía, siete ministerios, varios institutos y departamentos administrativos, ONG y asociaciones de diversa índole, entre otras entidades, son responsables en Colombia de velar por la protección de la niñez, resguardar sus derechos y sumar esfuerzos para prevenir y combatir delitos que atentan contra su integridad como es el caso de la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes.

Por: Gonzalo Silva Rivas

El país ha suscrito numerosos convenios y convenciones internacionales; adherido a códigos de infancia y aprobado leyes a su favor. También ha actualizado su legislación penal y armonizado su marco legal a la normatividad internacional, formando un complejo entramado de herramientas jurídicas para promover el fortalecimiento institucional a fin de erradicar el flagelo, especialmente en lo sexual. Pero los resultados no caminan al mismo ritmo de las buenas intenciones.

En el reciente lanzamiento de una campaña de blindaje infantil dentro del campo del turismo, realizado en Bogotá, los directivos del IDT, Unicef y Renacer revelaron que en el último quinquenio solo se han tramitado ante las autoridades locales 112 denuncias por abuso sexual, y de ellas apenas cuatro han terminado en condena, la más alta con pena de cárcel superior a treinta años. Alarma el caso de Bogotá, si se tiene en cuenta que junto con Cartagena, Santa Marta, Cali, Medellín y Cúcuta, lidera este aberrante mercado que registra el drama que viven dentro de nuestras fronteras cerca de 35 mil niños, según la Unicef. 

Las cifras confirman que ni la justicia opera ni la actitud de la comunidad se sacude de la indiferencia frente a un fenómeno que día a día se extiende por estos lados como sucede en Latinoamérica y gran parte del mundo. Precisamente la campaña recoge nuevos compromisos acabados de contraer en Panamá entre autoridades de la región, en procura de propiciar entornos turísticos accesibles que erradiquen la trata de personas y el abuso sexual infantil. 

Pese a los esfuerzos de algunas organizaciones y personas por combatir el problema, su solución solo será posible si se erradican factores enraizados en la cultura y en los valores sociales que les otorga estatus de mercancía a los menores de edad. Apatía, ignorancia, silencio, complicidad, corrupción, venalidad y tibieza judicial, son componentes explosivos que se mezclan para facilitar el ámbito de incidencia del delito. Estrategia como la mencionada debe ser motivo de reflexión entre las autoridades y la comunidad para hacer efectivas las medidas de prevención y protección hacia la niñez. 

Papel esencial corresponde a turistas y prestadores de servicios, quienes conforman la primera línea de trincheras en la guerra contra la explotación infantil.

gsilvarivas@gmail.com

 

  • Gonzalo Silva Rivas | Elespectador.com

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Liberia decreta toque de queda en todo el país frente a progresión del ébola
  • Policía incautó 1,3 toneladas de cocaína del Cartel de Sinaloa

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

suesse

Mie, 06/19/2013 - 13:00
En donde los niños ( y la gente, en general) son mercancía, abusados, ignorados y tratados como seres de segunda clase, no puede extrañarse que luego sólo exista violencia, enfermedad mental, pedofilia, suicidios, gente que elige verdugos pasiva y activamente, y mayorías que sobreviven haciéndose los locos, porque conscientemente, no se puede.
Opinión por:

ferchoa90

Mie, 06/19/2013 - 11:04
Que importante el exito que pueda tener esta campaña para proteger a nuestros niños pero que importante también sería que se lanzara otra campaña para prevenir, concientizar y castigar la violencia y el abuso que se comete contra los adultos mayores. Sobre los niños es bueno recordar que son los grupos alzados en armas uno de los principales responsables de explotación tanto sexual como física y económica.
Opinión por:

Alfredo O

Mie, 06/19/2013 - 09:02
Si en Colombia se viola tan sistemáticamente a los niños y niñas, por parte de familiares, vecinos y desconocidos, la justicia no actúa y la sociedad es indolente ante ello, ¿qué tiene para sorprender que docentes y directivos universitarios, de Colombia, violen sistemáticamente el derecho de autor (Constitución, Artículo 61; Código Penal, Art. 270-272) en publicaciones universitarias? En Colombia, país de oprobios, la violación es un acto codiano, se violan niños y se viola el conocimiento. Los "libros" sirven para engañar y estafar. En el portal PlagioSOS se denuncian tres casos en universidades: dos en la UN-Palmira, y otro en la UPB, Medellín. Además de impunidad, docentes, directivos, estudiantes y "medios" guardan silencio. .Visite www.plagiosos.org Correo: plagiosos@gmail.com
Opinión por:

morenoelesceptico

Mie, 06/19/2013 - 04:58
Pero qué pueden hacer los turistas, si aquí nuestro JudasM., sus plenipotenciarios y la mamertería están empecinados en premiar a los pedófilos con impunidad, curules sin votos y Zonas de reserva guerrillerinas.
Opinión por:

Taticapaisa91

Mie, 06/19/2013 - 00:24
Importante que la sociedad colombiana se pronuncie contra este flagelo y le diga abiertamente al mundo que el abuso sexual en ninguna forma es aceptado y por eso las autoridades deben tomarse a pecho esta campaña y aprobar condena significativas contra estos delincuentes. La primera responsabilidad pienso yo debe recaer en el seno de las familias y en en las aulas de clase y aunque es un delito tan expandido por el mundo Colombia debería dar el primer paso y ausmir un liderazgo. Muy bien, felicicitaciones.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio