Publicidad
Elisabeth Ungar Bleier 17 Abr 2013 - 9:19 pm

Proceso de paz, pluralismo y partidos políticos

Elisabeth Ungar Bleier

Uno de los temas más debatidos en estos días son los diálogos de paz que se están llevando a cabo en La Habana.

Por: Elisabeth Ungar Bleier
  • 21Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/proceso-de-paz-pluralismo-y-partidos-politicos-columna-416796
    http://tinyurl.com/n8akx4v
  • 0

Recientemente, en una conversación sobre sus perspectivas, un participante afirmó que entre los mayores problemas que enfrenta está que es “un proceso de paz sin partidos políticos y sin pluralismo”. Y no le faltaba razón.

En los últimos años se aprobaron en Colombia diferentes reformas legales y constitucionales con el objetivo de transformar y de fortalecer a los partidos y movimientos políticos, y para ampliar las posibilidades de la participación ciudadana en la política. No obstante, estos propósitos se han quedado a mitad de camino. Si bien se logró reducir el número de partidos, al pasar de aproximadamente 70 hace algo más de diez años a cerca de 15 en 2013, varios no han logrado consolidarse como alternativas políticas viables ni en opciones para el ejercicio de la oposición. De otra parte, con contadas excepciones, siguen siendo bastante débiles, tanto en su gestión administrativa, organizacional y financiera como en su capacidad de formular propuestas programáticas frente a los principales temas de la agenda pública del país, de rendirle cuentas a sus miembros y seguidores y de hacer control político. Esto explica por qué en cada nueva contienda electoral se crean “partidos” o coaliciones, como por ejemplo el Partido de la U hace unos años, o la Unidad Nacional, o más recientemente el Centro Democrático, o incluso en su momento el Polo Democrático Alternativo, que pretenden ante todo agrupar bajo una sola sombrilla a diferentes partidos para obtener unas mayorías electorales. Sin embargo, han terminado diluyéndose en medio de rencillas personales o convirtiéndose en plataformas de lanzamiento para unos cuantos protagonistas, reforzando el personalismo tan característico de la política en Colombia. A esto se suma que varias organizaciones políticas están corriendo el riesgo de perder su personería jurídica ante la posibilidad de no alcanzar en las próximas elecciones el umbral del 3% exigido por la ley, lo que limitaría aún más la competencia y el debate político.

A pocos días de comenzar una nueva ronda de conversaciones en La Habana, es fundamental que los colombianos reflexionemos sobre el papel de los partidos políticos, los derechos de la oposición y la participación política ciudadana, temáticas que hacen parte del segundo punto de la agenda acordada entre las partes. Es en el terreno de la política donde se deben hacer los grandes debates sobre los temas y problemas fundamentales del país. Esto no se puede lograr imponiendo ideas, ni excluyendo o descalificando a quienes se atreven a disentir. Ni se va a alcanzar sin partidos políticos fuertes; sin una oposición organizada, respetuosa del marco legal e institucional que se acuerde, pero igualmente respetada en el pleno ejercicio de sus derechos; y sin la participación activa de los ciudadanos, que les permita incidir en las decisiones. Pero, sobre todo, sin pluralismo. Un proceso de paz sin estas condiciones, corre el riesgo de fracasar.

  • Elisabeth Ungar Bleier | Elespectador.com

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • La Equidad visitará a Santa fe en Los Zipas por la Copa Postobón
  • Paul McCartney publicará música inédita de Wings
  • "Masters of Sex 2": cuando el amor supera al sexo

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • "En mi nombre no, por favor"
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio