Publicidad
César Rodríguez Garavito 3 Dic 2012 - 11:00 pm

Procurador por nocaut

César Rodríguez Garavito

Hay que reconocerlo: en el Congreso, la vieja política del procurador Ordóñez le ganó por nocaut a la nueva de las redes sociales, la opinión independiente y las organizaciones ciudadanas.

Por: César Rodríguez Garavito
  • 126Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/procurador-nocaut-columna-390517
    http://tinyurl.com/ljogalp
  • 0

Con reflejos de pugilista, algunos progresistas reaccionaron ágilmente, buscando a los culpables en los laberintos clientelistas que el procurador conoce de memoria. Los encontraron en el lugar más obvio: el Partido Liberal, con Simón Gaviria a la cabeza, que le vendió el alma al cielo. Basta entrar un momento a Twitter para ver que el liberalismo es el saco de arena preferido en el que desfogan sus jabs los activistas digitales.

Tienen toda la razón los críticos del liberalismo, que no merece ni su nombre ni nuestros votos. Pero echarle la culpa a la vieja política —o peor, a “los políticos” en general— es no aprender del episodio. Es salir con la guardia baja (y volver a perder) al siguiente round, que probablemente será la votación de Gerlein y compañía sobre la ley de matrimonio igualitario.

Si hay algo que enseñan los hechos recientes es que existe una corriente vital de ciudadanos dispuestos a movilizarse por un país transparente e incluyente, pero cuya influencia será limitada mientras no permee la política convencional. Esa es la lección del declive del movimiento Occupy, el ícono de la movilización descentralizada de las redes sociales. A un año de las protestas de Wall Street, es claro que el movimiento se deshizo porque no supo combinar su activismo callejero y digital con la influencia en las instituciones y las votaciones que decidían las causas que defendía. El problema es que Occupy “simplemente se negó a involucrarse con el mundo exterior” —escribió Joe Nocera en el New York Times—, “y se rehusó a untarse las manos hablando con políticos”.

Cuando la politiquería alcanza los extremos que se vieron en la reelección del procurador, es entendible querer refugiarse en la antipolítica, en esa cámara de eco que son los blogs y los trinos de gente que piensa (y vive) como uno. Pero el costo es ser ineficaz, como puede suceder con las versiones criollas de Occupy, desde la MANE hasta el movimiento por el matrimonio igualitario.

Tampoco bastan los medios independientes, como quedó a la vista tras la avalancha de denuncias de la prensa sobre clientelismo en la Procuraduría. Ni siquiera en casos más publicitados, como la parapolítica, las investigaciones periodísticas cambiaron la realidad política. Como lo muestra un estudio fascinante de Leopoldo Fergusson, Juan Vargas y Mauricio Vela, los señalamientos de los medios no afectaron los resultados electorales de los parapolíticos que se lanzaron al Congreso. Cuando las denuncias se conocieron antes de los comicios, los parapolíticos simplemente reforzaron su campaña en los municipios donde las instituciones son más débiles y el voto comprado o intimidado más frecuente. Así que los medios son vitales, pero se quedarán cortos “hasta que las instituciones complementarias de la democracia estén suficientemente fortalecidas”, como concluyó Fergusson.

Esas instituciones —el Congreso, la Presidencia, las alcaldías, la Registraduría, la Procuraduría misma— se fortalecen sólo si el progresismo ciudadano hace la tarea de construir organizaciones, movimientos y partidos que influyan en ellas, además de seguir opinando y denunciando. Eso implica prestar atención a temas menos taquilleros que la reelección del procurador, desde la reforma electoral hasta la reforma a la salud. Y también pensar seriamente en una nueva corriente política que canalice la energía que despilfarró la ola verde, y que ninguno de los partidos existentes —ni de derecha ni de izquierda— puede recoger.

Como los boxeadores que entrenan solitarios, la movilización ciudadana puede estar peleando contra su propia sombra. Y esa pelea no se puede ganar.

  • 0
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Defensor apoya adopción de parejas del mismo sexo
  • No puedo confiarme: Nairo Quintana
  • Bus del SITP chocó contra un hotel en el occidente de Bogotá

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
23
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 12/09/2012 - 13:40
Los acontecimientos de reformas legislativas y de reelección del procurador sólo demuestra que una situación po mala que sea es susceptible de empeorar, aquí hay una burla fragante no sólo a la doxa opinión de los medios sino a los mas sensibles principios de derecho y ética y peor que el elegido mon señor son los que pudiendo y debiendo ejercer una oposición salen ahora a dar explicaciones no pedidas como Gaviria y Galan acerca de la importancia de llamarse Ordoñez, pobre este pais y mas pobre partido Liberal, lástima a oposición cada vez más sospechosamente irresponsable
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 10:46
La exploración de los medios parte de qué medios son accesibles en el espacio práctico, no de qué medios existen en general. La multiplicidad de medios en la sociedad de consumo alimenta la ilusión de que son generalmente accesibles. La accesibilidad se comprueba averiguando primero qué población tiene acceso a qué medios. Quedan excluidos los medios que no llegan al público pretendido por la intención política. La prensa necesita miles de comunicadores (emisores), la ejecución de las orientaciones políticas requiere la intervención de cientos de miles. Con el surgimiento de las autocracias modernas se efectúa una ampliación enorme de los medios audiovisuales.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 11:07
Si en la Edad Media la influencia de la oratoria estaba limitada en el espacio y el tiempo (el púlpito y la misa), desde la I Guerra Mundial los nuevos medios (cine, radio, televisión, internet) su potencial influencia y sus audiencias se han ampliado exponencialmente. Toda una generación se indigna contra los medios de distribución establecidos, una generación educada en ellos y que se siente oprimida por ellos en el despliegue de sus posibilidades...
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 11:05
De ahí que las relaciones entre los medios establecidos y los estallidos de violencia en el ámbito primario requieren del análisis científico. Mientras tanto, las técnicas de comunicación se refinan en rápida competencia entre la ingeniería y las demandas de la economía, que constantemente plantea a la investigación comunicacional tareas nuevas antes de que haya solucionado las viejas. La cuestión de la función de la comunicación (tanto para los occupy o para los blogeros pioneros) presupone el carácter instrumental de los medios.” (Vicente romano, “La violencia mediática; el secuestro del conocimiento”)
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 01:20
No hace falta que, indirectamente, el maestro Javier Darío Restrepo avale el pesimismo de esta "cámara de eco", de esta evidencia virtual que limita la participación ciudadana en la democracia real: "es incipiente la penetración de la internet en sus diversos canales de emergencia: PC, celulares, tabletas, etc." Tampoco es suficiente el "efecto" Ruiz-Navarro (Catalina) y su heróico vanguardismo apuntalado en las posibilidades reales de la web. El diablo sentado en la silla presidencial del Senado acaso tiene sobrada razón... por ahora. A pesar del desalentador balance del impulso de la 'Occupy wave', quizás no sea mero estrabismo de la incongruente posmodernidad el seguir suscribiendo las ventajas estratégicas del feísbuc y las redes sociales. Sin embargo, el obligado revisionismo
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 02:15
del potencial “social-demócrata” de la virtualidad precisa una especie de censo de la población consumidora de la internet. Por más fastidioso que pueda parecer el paradigma prestado de la ficción: caer en la cuenta de la población alienada de nuestra saga de 'The Matrix'. Lo que en 'nuce' elicita esta forma de activismo político diletante e inhibe el 'occupysmo' consciente de largo aliento. ¿Cómo censar? no tengo idea. De lo que estoy convencido es del aura de una gente que, en principio, son una suerte de decididos blogeros anarquistas pero de cerquita evidencian la correspondiente alienación de los efectos colaterales del reino de lo visual. Lo VISUAL, enemigo mortal del razonamiento abstracto, el que es indispensable para hallar la raíz del poder invisible que moldea nuestros destinos
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 01:40
Entre nosotros, y por decir algo, ¿qué porcentaje de las actuales generaciones que andan entre los 15 y los 45 años, se “conectan” al universo de la web para vivir óptimamente el mundo de los centros comerciales? ¿o para explicar y adueñarse del mundo de acuerdo con los genitalizados arcanos del reguetón en el templo planetario de you tube? ¿o a partir de las "competencias" tecnológicas, para sustentar logísticamente el entramado del jugoso mundo del microtráfico de drogas, las vacunas y los territorios delimitados por las fronteras invisibles?
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 01:34
Más allá del bullyng, considerado como típica perversión ‘webaria’ (el adolescente costo de el “ser ineficaz” en pleno ascenso de la curva de aprendizaje de lo virtual), la construcción de confianza ciudadana (real) en la política trascendencia (virtual) de las redes precisa el sondeo demográfico para determinar qué porcentaje de la sociedad interconectada haría parte de los próximos ciudadanos no-alienados de la nueva “Sión” desconectada de la Matrix.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 01:27
Por ahora, los adocenados agentes Smith, atornillados en el Senado (y en el Ejecutivo, y en el Judicial), no dejan de clonarse a plácet. La verdadera desventaja de los pares del ‘efecto Ruiz-Navarro’, pasa más por no saber cuántos son los que siguen tomando el internet (y los medios en general) en su versión de la pastilla azul -la que les permite ver lo que no es real, pero que les sigue ofreciendo lo que conocen desde siempre. O la web en su versión 'pastilla-roja' que muestra exactamente cuál es la realidad del mundo y el conocimiento sobre el mismo.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 01:24
Parodiando a los ilustrísimos ciudadanos pensantes del siglo de Las Luces, la construcción de lo social a partir del perseverante uso de la razón es la única opción para derribar hegemonías; la única salida de los errores -incluso de los propios errores causados por el uso de la razón misma- que cancelan las oportunidades de cambiar el mundo de ilusión en el cual vive Colombia. Mundo controlado por terceros que nos impiden ser libres y decidir por nosotros mismos.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 00:14
No hace falta que el maestro Javier Darío Restrepo avale, indirectamente, el pesimismo de esta "cámara de eco", de esta evidencia que limitda por a la participación ciudadana en la democracia real: la incipiente penetración de la internet en sus diversos canales de emergencia: PC, celulares, tabletas, etc. Tampoco es suficiente el "efecto" Ruiz-Navarro (Catalina) y su heróico vanguardismo apuntalado en las posibilidades reales de la web. El diablo sentado en la silla presidencial del Senado acaso tiene sobrada razón... por ahora. A pesar de la desalentadora evaluación del impulso de la 'Occupy wave', quizás no sea un mero estrabismo de la incongruente posmodernidad el seguir suscribiendo las ventajas estratégicas del feísbuc y las redes sociales. Sin embargo, el obligado revisionismo de
Opinión por:

alarico

Mar, 12/04/2012 - 22:47
muy sencillo, todo el que trate de cambiar la politica tradicional en colombia desde a dentro lo matan. asi de sencillo, colombia es un pais que de democratico no tiene nada. los politicos se mantienen donde estan a punta de politiqueria y cuando se ven amenazados recurren al gatillo
Opinión por:

maquiaverlo

Mar, 12/04/2012 - 22:07
Tal vez lo que ocurre es que ante la insoportable fetidez de la apodada "clase política", quienes quisiéramos luchar para refundar la democracia en Colombia, preferimos la antipolítica para impedir contaminarnos en la cloaca institucional. Esperemos pacientemente que esta caldera continúe acumulando presión.
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Mar, 12/04/2012 - 19:13
La llamada "clase politica"esta conformada por dinosaurios que se resisten a desaparecer.Entre las muchas comparsas grotescas y pateticas que pululan en Colombia,esta fauna ocupa el primer lugar.Su poder se sustenta en la ignorancia,la indolencia y la indiferencia de quienes hipotecaron su cerebro.Por eso no se puede ver todavia el efecto del pensamiento libre ,de otras miradas y posibilidades .No podemos olvidar que frente a la "eternidad de los dinosaurios",las redes sociales,las otras voces ,apenas se perciben.Queda la certeza de que no todos somos borregos,y que aunque sea muy lentamente ,el cambio se dara,a pesar de los pesares.
Opinión por:

Estrella de la mañana

Mar, 12/04/2012 - 18:11
Y este columnista porque no tuvo en cuenta el otro impacto que causo el señor procurador en las redes sociales, a través del apoyo de muchas organizaciones a favor de la vida, de la familia y de la moral, pero su imparcialidad no le permite apreciar este apoyo, nunca antes el pueblo colombiano se ha sentido tan representado con el procurador Ordoñez, muchos conocieron de la existencia de la procuraduria gracias a él.
Opinión por:

Sin timón y en el delirio

Mar, 12/04/2012 - 22:06
Por favor, "estrella de la mañana", explíquenos a nosotros, los 'imparciales, qué fue que no reconocimos en el procurador. ¿Que no diferenciaba entre decisiones de estado y decisiones personales? ¿Que se armó de la más intrincada fuerza política para asumir un cargo que ni siquiera debería haber ocupado? ¿Qué significa estar a favor de la vida? Por mi parte, lo estoy. Estoy a favor de que las mujeres sean totalmente libres de escoger cómo manejar su vida, de que les sean proporcionados unos derechos en caso de querer abortar por decisión propia. ¿Tiene usted conocimiento de cuántas jóvenes mueren cada día por abortos mal practicados? Me imagino que no.... Por favor, persona desconocida, no se castre intelectualmente...
Opinión por:

lioberguer

Mar, 12/04/2012 - 13:02
Excelente artículo que da perfectamente en el blanco: si esa movilización ciudadana no está acompañada de acciones contundentes en la clase política, seguiremos en las mismas y con más frustraciones. Los cortesanos, los cenadores ( con c porque no les interesa el senado sino la cena ), los políticos y toda la demás fauna de parásitos, seguirán burlándose de aquellos que nos manifestamos sobre la necesidad de tener unas instituciones sanas y honestas, pero que con nuestra indiferencia en la acción les permitimos continuar con el saqueo del erario. Para cambiar esas estructuras corruptas hay que cambiar, con nuestro voto, a sus ejecutores.
Opinión por:

quequemeque264

Mar, 12/04/2012 - 11:19
esa es la politica corrupta y amangualada de la clase dirigente, esa es la que hay que sacar de la vida nacional,corruptos,ruines y miserables que tienen este pais al borde del abismo,y oensar que hace 4 años lalo ordoñez prometio lucha frontal contra la corupcion, pero la que no estaba del lado de el,persiguio a los que ya sabemos cual alumno del nefasto londoño hoyos,pero a los verdaderos con esos se codea muy bien, este predicador si que salio bien tramposo, respaldado por esa dirigencia corrupta del senado, popolitiocs,paraco-politicos,transfugas, pobre colombia, tocara encomendarsela al mismisimo mandingas,o mefistofeles.
Opinión por:

Gonzalvo

Mar, 12/04/2012 - 09:16
Lo que quedó claro en este episodio es que las mayorias no estaban en las redes sociales , como manipularon los medios ,independientes y no independientes, sino en el sentimiento nacional que reconoce la labor eficaz e imparcial de un funcionario contra la corrupción ,independiente de sus inclinaciones religiosas y así lo entendieron los congresistas.
Opinión por:

solesporventanilla

Mar, 12/04/2012 - 11:17
¿De qué sentimiento nacional habla este delincuente?
Opinión por:

fernando artavia lizarazo

Mar, 12/04/2012 - 06:17
Señor columnista no obstante lo difuso de sus opiniones, que le queda claro: Quedó demostraro que en este país sigue triunfando la democracia directa o representativa porque es la que manda, en otras palabras, quienes mandan son los electores, ese pueblo que democrática y soberanamente acude a las urnas mientras que las redes sociales no, no representan a nadie. El país no sería transparente e incluyente si triunfará los grupos organizados de poder diferente a los constituidos democráticamente; igual, si los señalamientos que hacen las redes sociales a través de los medios, porque no son los medios los que los hacen bajo el entendido que nadie diferente al Estado legítima constituido sustituye la administración de justicia de ahí que se persiga a autodefensas y guerrilla.
Opinión por:

solesporventanilla

Mar, 12/04/2012 - 11:17
Que tal este troll barato, ¿democracia directa o participativa la elección de un procurador? Tiene más cerebro gonzalo, usted ni alcanza a leguleyo.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 12/04/2012 - 04:08
Estás, nene, requetefrío, por ahí no es la cosa. Urge dejar que la republiqueta se unda en el lodo de la corrupción desenfrenada y la venganza mata siete, para endespués que cada región haga de sus prácticas culturales una autonomía respetada y libre; libre te digo, para pactar con las regiones que queden y luego, hacer respetar los pactos y acuerdos; pero como por acá no se respeta nada de eso, mejor es cogerla suave en espera del tiempo que se va perder en unión convergente, entre alebrestados, u la gente decente...¡uyuyuyyyy!
Opinión por:

doloresthomas

Mar, 12/04/2012 - 01:38
Excelente columna. Propone una revisión urgente, y una reflexión necesaria para quienes creemos que ha llegado la hora de desmarcarnos de quienes nos tienen secuestrados, para dirigirnos hacia una democracia más justa y real.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio