Publicidad
Santiago Gamboa 6 Sep 2013 - 10:23 pm

A propósito de Álvaro Mutis

Santiago Gamboa

Escribo esta nota recién llegado de méxico, donde vive Álvaro Mutis desde hace más de 50 años, convencido de que el país azteca es la patria de los buenos escritores colombianos, y aquí me refiero por supuesto a Gabriel García Márquez, a Mutis y a Fernando Vallejo.

Por: Santiago Gamboa
  • 61Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/proposito-de-alvaro-mutis-columna-444935
    http://tinyurl.com/ldjhcbr
  • 0

México estimula de un modo especial a los creadores, y por eso siempre he creído que es un país que los escritores deben merecer, y lo repito pensando en Mutis, en su genial obra poética y en sus novelas extraordinarias. Mutis contradice esa vieja idea de que las novelas escritas por poetas son farragosas, como barcos que se hunden por exceso de adornos, mármoles y porcelanas. Barcos que no logran salir del puerto. No es su caso. Las novelas de Mutis son trepidantes, y el hecho de que su autor sea un poeta opera de un modo muy fuerte sobre el lenguaje, sí, porque cada palabra es como una flecha que parte y da en el blanco. Su escritura no es hipnótica, exclusivamente lírica. ¿Y por qué? Porque incluso siendo un poeta es capaz de escribir frases banales, sin las cuales es imposible escribir buenas novelas. Sus poemas, que leí desde los 17 años, parecen tallados con navaja sobre marfil.

Admiré de la persona muchas cosas: el refinamiento con el que se refiere a su reclusión en la cárcel de Lecumberri, donde leyó a Proust y conoció a Ramón Mercader, el asesino de Trotsky; le admiré también el haber sido objeto de un mandato de arresto internacional por gastarse la plata que una compañía petrolera gringa usaba normalmente en relaciones públicas, pero que él invirtió en repetir la cena del célebre cocinero francés Vatel en Bogotá, invitando a poetas y escritores en lugar de a banqueros. Su fuertísima y elegante voz. Su humor inteligente. Su conocimiento de la poesía francesa y del misticismo judío, su elegante acento belga, su capacidad sobrehumana para seducir, su elegante chaqueta azul marino en el puerto francés de Saint-Malo recordando a Chateaubriand ante su tumba, y la seguridad con la que una vez me dijo, en el Pont des Arts de París, señalando a la isla de Saint Louis: “Mira esto, míralo bien, es la vista más hermosa que ha construido el ser humano en toda su existencia”.

Admiré el modo en que se burlaba de todo el mundo, incluido yo mismo, mientras se tomaba un tequila en Tlaquepaque, pues su humor unido a su vozarrón hacían verdaderos estragos. Una vez me dijo: “Tú eres el mejor novelista de Chapinero”, y a pesar de las risas de los demás comensales para mí fue un cumplido porque provenía del autor de Reseña de los hospitales de Ultramar. Admiré el espíritu literario que dio a lugares como el valle de Cocora, y los maravillosos títulos de todos sus libros, y ese enigmático personaje del Gaviero, que marcó a toda mi generación.

Mutis el monarquista provocador, que a la invitación del subcomandante Marcos para ir a un congreso, respondió: “Cuando le devolvamos todas estas haciendas a la corona española, hablamos”. Admiro su biblioteca infinita, en la calle Louis Ferdinand Céline, México DF. Y finalmente admiro y sobre todo agradezco lo que nos dejó a las generaciones que lo seguimos: lecturas, curiosidad, amor por el intelecto y los libros, respeto por el oficio.

  • Santiago Gamboa | Elespectador.com

  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Tony Bennett y Lady Gaga lanzan "Cheek To Cheek"

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Jose Knecht

Sab, 09/07/2013 - 15:55
Todo aquel que triunfa, desarrolla un trabajo valioso o tiene éxito de una u otra forma se va a vivir a otra parte. ¿Por qué?
Opinión por:

doctor Rieux

Sab, 09/07/2013 - 10:34
Al parecer es necesario salir de Colombia y ver en la lejanía, a distancia; superar la contingencia de la existencia y muerte nacional. Es un periplo categórico para quien busca un tonal, un mínimo de armonía espiritual. En este sentido no es sólo México un lugar para afinar apropiaciones estéticas y éticas, se trata de hallar "una habitación interior". Tu artículo tiene la cortesía y la decencia de reconocer al país azteca como un verdadero hallazgo y eso está bien. Pero existen otros lugares como la cosmopolita Francia; la madre España y cualquier otro lugar como la China, un verdadero abrevadero para Harold Alvarado Tenorio quien nos ha regalado una dimensión estética moderna de la relación entre el cuerpo y el alma.
Opinión por:

samueld

Sab, 09/07/2013 - 09:21
Es obvio que Gamboa quiere quedar bien con Álvaro Mutis y por eso debe decir algunas mentiras. Por ejemplo, que las novelas de Mutis son "extraordinarias". La verdad es que las novelas de Mutis son un monumento al aburrimiento, y no lo digo sólo yo, es la opinión de otros como Antonio Caballero.
Opinión por:

Marmota Perezosa

Sab, 09/07/2013 - 18:36
de acuerdo , y su poesía peor
Opinión por:

recapitulando

Sab, 09/07/2013 - 08:58
Como Alvaro Mutis, nadie. Esa generacion de personas colombianas, finas ,educadas y con mente brillante brillan por su ausencia. Nunca se le ha escuchado a Mutis, tantas sandeces e incoherencias en sus comentarios y su practica, como a los otros que usted menciona en su articulo.
Opinión por:

karissa

Sab, 09/07/2013 - 04:59
Excelente... simplemente excelente...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio