Publicidad
Jorge Iván Cuervo R. 18 Abr 2013 - 11:00 pm

¿Cómo proteger los derechos de las mayorías?

Jorge Iván Cuervo R.

En un Estado social de derecho, como el colombiano, la defensa de los derechos de las minorías por parte de un tribunal constitucional es una consecuencia lógica del hecho de que la democracia por sí sola no es suficiente garantía para quienes que no han obtenido los votos necesarios para hacer aprobar leyes y exigir políticas públicas que los beneficie.

Por: Jorge Iván Cuervo R.
  • 196Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/proteger-los-derechos-de-mayorias-columna-416968
    http://tinyurl.com/kalmket
  • 0
insertar

Por eso se ha dicho que la democracia tiene un límite, y es el respeto a los derechos fundamentales, especialmente los de las minorías. Esto que se conoce como la cláusula contra mayoritaria no es de buen recibo entre políticos y, generalmente, es desconocido por los ciudadanos no familiarizados con la jerigonza constitucional; por eso frente al debate sobre matrimonio igualitario se escuchó decir de manera recurrente que ese tema lo deben decidir las mayorías en el Congreso y no la Corte en una sentencia.

Buena parte de la controversia acerca del papel de la Corte Constitucional en Colombia radica en que se trata de un organismo que no ha sido elegido democráticamente, por lo menos de manera directa, que puede anular leyes u ordenar políticas públicas para la defensa de los derechos de las minorías, sin tener en cuenta el principio democrático, según el cual, ese tipo de decisiones corresponde a los gobiernos y a los parlamentos que deben actuar conforme al querer de las mayorías.

El jurista Ronald Dworkin, recientemente fallecido, señalaba que un Estado que exige la misma lealtad ante las normas de parte de todos los ciudadanos no puede discriminar en la protección que debe dar por medio de la ley. Si los miembros de la comunidad LGTBI pagan impuestos, multas, se someten a los kafkianos trámites administrativos, entre otras conductas exigibles a todos los ciudadanos, no hay razón para que se les discrimine en cuanto a la garantía de sus derechos.

Ahora bien, cuando se observa el debate se advierte de parte de los opositores al matrimonio igualitario una reacción visceral a esta protección jurídica elemental en cualquier sociedad civilizada, y valdría la pena preguntarles por qué ven amenazados sus derechos con el hecho de que otros los tengan. Para alguien heterosexual no debería ser objeto de preocupación que dos personas del mismo sexo se casen si ya están definidos que nunca lo harían. Pero escuchando a un señor Cely en el Senado y las manifestaciones de grupos neonazis en la plaza de Bolívar de Bogotá, queda claro que se trata simplemente de odio e intolerancia, de negarle a otros lo que ellos ya tienen.

Para avanzar, será necesario por parte de los defensores de las causas que se originan en la inviolabilidad de la autonomía moral de las personas como (matrimonio igualitario, interrupción del embarazo, legalización del consumo de drogas, eutanasia) pensar en una estrategia en la quede claro que un avance en la garantía de los derechos de las minorías no supone un déficit de protección ni una amenaza de los derechos las mayorías.

@cuervoji
 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 37
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El réquiem de Echavarría
  • En medio de un presunto asalto asesinan a ciclista en puente peatonal de Bogotá
  • Una periodista misak radicada en Bogotá

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio