Por: Mario Fernando Prado

¿La provincia vs la capital?

Lo que faltaba: un enfrentamiento amargo entre las distintas regiones o ciudades o departamentos con la capital de la República. Según se oye y se lee, la llamada peyorativamente y con algo de displicencia “provincia” está hastiada de la discriminación de que está siendo víctima.

En este país todo se resuelve en Bogotá y así sean temas propios de San Andrés o de Tumaco o del Casanare, los expertos en la materia son de la capital y a estos sitios llegan con cara de turistas a resolver problemas de los que no saben nada. Ah, y además, desprecian y descalifican a quienes pueden aportar sus conocimientos en la materia habida cuenta de que viven en esos lugares.

Tal actitud centralista y discriminatoria ha originado un malestar que está haciendo agua y que es preciso corregir, porque si a lo anterior le agregamos el paquidermismo burocrático que enreda y tortuguiza cualquier solución por ínfima que sea, simple y llanamente las cosas ni marchan ni se arreglan.

Son innumerables las promesas del alto gobierno. Pese a las buenas intenciones de la cabeza, los mandos medios, por desidia o por temor, ponen tantos palos en la rueda que finalmente se forman nudos gordianos imposibles de desamarrar. Total, malestar general y sensación de que no hay voluntad política .

Todas las regiones de Colombia están padeciendo de la odiosa centralización en manos de desinteresados y hasta desalmados funcionarios a quienes parece que les pagaran por no hacer y no por hacer.

Las visitas a la capital se han convertido en infructuosas antesalas y una pedigüeñería que tornan al interesado en un lagarto inmamable al que le sacan el cuerpo o incluso tratan mal.

No es que se quiera descalificar y menos desconocer la tramitomanía legal, pero tampoco llegar a los extremos que estamos padeciendo y que han provocado enfrentamientos que —insisto— es preciso superar.

La provincia enfrentada a la capital a nadie le hace bien y si esta sensación toma más fuerza, ¡que sea bienvenido el federalismo!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado