Publicidad
Oscar Guardiola-Rivera 12 Feb 2013 - 9:53 pm

La próxima fase

Oscar Guardiola-Rivera

En su icónico panfleto de 2010, ¡Indignaos!, Stéphane Hessel recuerda que fue el ascenso del fascismo, y no la depresión económica que causó al fascismo, lo que radicalizó a su generación.

Por: Oscar Guardiola-Rivera

Dicha observación adquiere mayor significado hoy, cuando las políticas de austeridad empujan al sur del continente europeo hacia el abismo, el fascismo revive y la democracia se revela impotente.

En España, tras las escandalosas revelaciones acerca de pagos a miembros del partido de gobierno, la popularidad de los políticos y la política toca fondo. En Grecia, mientras que la izquierda opositora de Alexis Tsipras espera nerviosa las próximas elecciones, los ataques del grupo ultraderechista Golden Dawn en contra de mujeres e inmigrantes se multiplican. En Italia, el espectro de Berlusconi renace.

Entretanto, en el norte de África que se atrevió a soñar la primavera un año atrás, los jóvenes revolucionarios despiertan a una pesadilla: el asesinato del líder de la oposición izquierdista en Túnez, la represión violenta de la disidencia en Egipto. De uno y otro lado, el movimiento de protesta parece aislado, sumido en la obsesión horizontalista. Como sucedió con el radicalismo alemán de los 1840, al no ser capaces de transformar sus realidades políticas concretas, los indignados de hoy parecen conformarse con una revolución mental.

Para pasar de la revolución ideológica a la real, los jóvenes radicales de hoy tendrán que involucrarse con aquello que más detestan: la política parlamentaria, los compromisos y las negociaciones, la organización, la disciplina de partido, el arte de lo posible y la militancia imposible.

Aquí el paralelo ya no es con los 1840 sino con los 1930. El comienzo de la Depresión generó desconcierto, gobiernos y políticas disfuncionales, y luego, el auge de la ultraderecha. Sólo entonces, el temor al contagio produjo una oleada de progresismo y liberalismo, incluidos el New Deal de Roosevelt, el laborismo inglés y la estrategia del Comintern de alianzas entre izquierdas y liberales en los Frentes Populares.

Algo así tendría que ocurrir hoy en Europa, en África y en las Américas. En Colombia, el temor a un nuevo auge de la ultraderecha debería unir a progresistas de derechas e izquierdas durante y después de los diálogos de paz. En Europa, una situación similar podría ser el catalizador para ir más allá de la ocupación de espacios, y que en África se consolide un constitucionalismo popular.

Mientras la austeridad y el descalabro económico continúan su marcha, haciendo más difícil sobrevivir, el saber que nadie, pero nadie, sobreviviría al racismo genocida, la contrarrevolución violenta, el exterminio y la guerra, bien puede ser el principio que guíe la próxima fase de las transformaciones globales.

* Óscar Guardiola-Rivera

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

eradelhielo

Mie, 02/13/2013 - 17:07
Interesantes columnas. Lo felicito Óscar Guardiola, porque sus escritos son muy variados, muy actualizados y tienen que ver con cualquier lector sea de cualquier lugar del mundo donde esté.
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 02/13/2013 - 13:26
Como sobreviviente de la crisis de los ultimos 30 anhos en Colombia, creame q no me causa la menor congoja la crisis europea!
Opinión por:

Sky_Voyager

Mie, 02/13/2013 - 19:30
Es cierto ..en Colombia siempre hemos vivido en Crisis iguales o peores y el riesgo es que te quieras quedar ... de seguro por eso Guardiola vive en Europa segun entiendo. Leyendo diariamente respecto a la crisis en Europa del Estado de Bienestar, que de alguna manera pienso se ha generado luego de la caida de la Unión Sovietica Socialista que era el coco de Occidente frente a las revoluciones de Trabajadores y obligaba a los capitalistas a mantener el Estado de Bienestar para mostrar que el capitalismo podia tener una faceta humana. La caida de la URSS y el contrapeso que representaba creo un mundo monopolar y los Neoliberales se han descarado llevando al mundo al estado previo a la Revolución Francesa o Bolchevique, es decir miseria y agitación social que no sabemos en que desemboque...
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 02/13/2013 - 13:23
Esa crisis ya la vivimos en las americas en los anhos 90s y aqui nadie viene a rescatarnos. Por el contrario el BM y FMI apretaron las clavijas y los eruropeos, esos q tanto le preocupan llegaron a estas tierras a aprovechar la ola privatizadora del neoliberalismo. Los Espanholes por ejemplo, compraron de todo, desde bancos hasta companhias de fosforos. Las consecuencias de eso 46% de pobres en colombia, 70% de informalidad y una violencia de guerrilla y narcos q lleva 250 mil muertos mal contados, 4 millones de emigrantes y 2 millones de desplazados internos. A UD LE PREOCUPA EL FACISMO? AQUI LO VIVIMOS HACE 30 ANHOS!
Opinión por:

chococruz

Mie, 02/13/2013 - 09:13
Cuando no existe una sociedad real, fisica, palpable y fuerte, que en cada proceso electoral exiga e imponga sus derechos eligiendo candidatos y partidos que impongan la generalidad sobre la individualidad, los grupusculos, cualquiera que tenga el poder del dinero ("popo del diablo") para corrumper a un funcionario o a una entidad estatal siempre llevaran las de ganar, el hecho que sigamos creyendo que el Estado no es de todos lo convierte en un objetivo de los corruptos, triste realidad que ocurre en Colombia.
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 02/13/2013 - 08:17
Difícilmente Europa retroceda a la barbarie de principios y mediados del siglo XX. EE.UU sigue, tímidamente, las indicaciones Keynesianas de la depresión, pero enfocándose en las revoluciones científicas por venir. Creo que a la salsa del columnista, le falta el menú principal. Lo que se viene en términos de revolución ecológica, nanotecnología, medicina, biología, etc. también hay que pensarlo en términos de cambios sociales. Las verdaderas revoluciones han sido científicas. El fin de la edad media y el inicio de la ciencia moderna, el fin de la esclavitud y el auge de las máquinas y la revolución industrial, el acceso a los electrodomésticos y los derechos de la mujer. Son sólo unos pocos ejemplos de como la ciencia ha revolucionado el mundo.
Opinión por:

Pachiargentina

Mie, 02/13/2013 - 12:22
Tenes razón, Pero creo que no hay que tener tanta fe en la modernidad, si bien implico unos progresos extraordinarios, tambien implico la aparición del fascismo, que se centraba en una mezcla de darwinismo social y mistica, estableciendo la raza superior Aria. Creo que el columnista habla de la aparición de un neofascismo que centrara no en la superioridad de la raza, sino en el poder economico, que implicara de la llegada de otras formas de dictaduras mas refinadas y la perdida del poder del estado a favor del capital, de manera que los gobernantes legislaran a favor del poder economico, dando un neofascismo de clase social. De esto hablo Deleuze en "postescritum a las sociedades de control" y tambien en el libro "Imperio" de Negri y Hard. Un abrazo-
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio