Por: Carolina Botero Cabrera

Publicada la política REDA

La ministra de Educación, con el acompañamiento de Unesco, lanzó un libro con la Estrategia de Recursos Educativos Digitales Abiertos (REDA) para educación superior en Colombia.

El libro recoge la experiencia de la oficina de Innovación Educativa del MEN y la de expertos de instituciones de educación superior (IES) que apoyaron su diseño. El documento concreta una política vivencial y participativa alineada con los propósitos que promueve Unesco, desarrolla los principios de su Declaración de París y pone a Colombia en la vanguardia del tema en la región.

El libro describe el camino del país hacia la apertura de los REDA y en él se reconoce que la apuesta hasta ahora ha sido por lo público —contenidos digitales que se difunden completos y gratis al público— y lo que se hace ahora es buscar apertura con estándares de interoperabilidad y reutilización que vayan paralelos con calidad. Parecería que el MEN debería considerar integrar ahora a otros actores de comunidad, como colectivos de software libre y cultura libre que podrían aportar aspectos conceptuales de lo abierto.

Finalmente, me alegró que el libro, congruente con su finalidad, esté publicado con una licencia abierta (Creative Commons Atribución-NoDerivadas-NoComercial). Sin embargo, como se trata de la más restrictiva consulté el porqué. Esto es importante porque cuando hablamos de apertura en educación privilegiamos la reutilización y, sobre todo, la modificación. Me comentaron que fue decisión de los abogados porque al ser política no debe modificarse (es como una ley, de uso público, pero no modificable). Me mostraron también que hay un capítulo, sugerencias de reglamentación para IES, que sí tiene una licencia que permite modificación. Aunque me parece que los abogados confunden la posibilidad de hacer obras derivadas con aceptar que otro modifique la propia (permitir modificar o hacer obras derivadas es autorizar una nueva obra que parte de la original pero que es diferente y autónoma, como conferencias, traducciones, adaptaciones). Ahora, el hecho de que se plantee esa reflexión y se adopten estándares internacionales que buscan interoperabilidad y aprovechamiento de lo tecnológico para participar de lo global es en todo caso lo destacable. Felicitaciones al MEN por la iniciativa.

 

*Carolina Botero

Buscar columnista