Armando Montenegro 26 Ago 2012 - 1:00 am

Pura política

Armando Montenegro

Los economistas Leopoldo Ferguson, James Robinson, Ragnar Torvik y Juan Fernando Vargas construyeron un modelo de economía política que es consistente con la tesis de que el presidente Álvaro Uribe disminuyó los ataques a las Farc al final de su segundo gobierno, después de la muerte de Tirofijo, la baja de Raúl Reyes y la liberación de Íngrid Betancourt (ver The Need for Enemies, www.nber.org/papers/wp18313).

Por: Armando Montenegro

Normal
0

21

false
false
false

ES-CO
X-NONE
X-NONE

Normal
0

21

false
false
false

ES-CO
X-NONE
X-NONE

En lugar de avanzar hacia la aniquilación de la guerrilla, sus cálculos electorales y su obsesiva búsqueda de la reelección —sugiere el modelo— le habrían aconsejado que permitiera que la “culebra” continuara viva y que, ante esa amenaza, los colombianos cerraran filas alrededor de su nombre y lo siguieran respaldando, como su mejor capitán, en su lucha contra los alzados en armas.

Si terminaba con las Farc, el mismo Uribe, el guerrero, ya no hubiera sido indispensable. Con la paz, los colombianos habrían buscado un presidente con mejores calificaciones para impulsar el desarrollo social, la educación y la salud, el equilibrio regional, alguien que, obviamente, no era el irascible y fogoso señor del Ubérrimo.

La idea es sencilla. Cuando alguien es competente para realizar una tarea, una vez que la concluye, ya no es necesario, sobra. Los autores recuerdan que el electorado británico no reeligió a Churchill después del triunfo de la Segunda Guerra Mundial. Attlee era más adecuado para enfrentar los desafíos sociales y económicos de la posguerra.

Después de plantear su modelo matemático, de carácter general, los autores examinaron la evidencia estadística de Colombia. Analizaron las cifras de las acciones militares contra la guerrilla y confirmaron que esas operaciones efectivamente disminuyeron después de los tres grandes golpes mencionados. Lo más interesante es que los números indican que la reducción de las actividades antiguerrilleras fue más pronunciada en los municipios en donde Uribe realizaba sus consejos comunales, donde había votantes indecisos y donde necesitaba redoblar su actividad electoral. Los autores, además, realizaron varias pruebas para comprobar la robustez de sus resultados empíricos.

Del documento se podría concluir que Uribe jugó con astucia sus cartas electorales y militares (la que le frustró sus ambiciones fue, como bien se sabe, la Corte Constitucional). Como otros políticos en circunstancias semejantes, parecería que prefirió no terminar la tarea que se había propuesto con el objeto de intentar disfrutar, al menos por cuatro años más, las mieles del poder y la adulación de sus seguidores.

Las ideas del trabajo, por último, sugieren algunas reflexiones adicionales. En primer lugar, éstas apoyan la interpretación que ha sugerido el ministro de Defensa de que el deterioro de algunas cifras de seguridad comenzó desde el final del gobierno anterior (no fue el resultado de la salida del presidente Uribe y la llegada de un gobierno supuestamente más “blando”). En segundo término, refuerzan el argumento de que el expresidente Uribe trata de mantener su vigencia política con la promoción de sus capacidades bélicas, mediante el incesante señalamiento del deterioro reciente de la seguridad, enfatizando el hecho de que él es el “duro”, que sí sabe hacer la guerra, y con su oposición cerrada a cualquier proceso de paz (si ésta se alcanza, él y sus halcones saldrían de circulación).

  • Armando Montenegro | Elespectador.com

  • 0
  • 19
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Rafael Ramirez, de zar petrólero a canciller de Venezuela

Lo más compartido

19
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

MARSUPILAMI

Lun, 08/27/2012 - 00:00
El enlace termina asi .. . . . . . . . /w18313
Opinión por:

ccdc

Dom, 08/26/2012 - 23:06
Las guerras son entre dos y en este modelo la contraparte no cuenta. "solo" le falta la mitad.
Opinión por:

paperez50

Dom, 08/26/2012 - 22:10
La fantasía convertida en política... ¡¡¡Hasta dónde pueden llegar los antiuribistas!!! Ya ni respetan los campos de la lógica y del buen sentido.... ¡¡¡Simplemente, están locos, Uribe los tiene locos!!!
Opinión por:

laurika

Dom, 08/26/2012 - 21:19
Esta corbata grande en el chiquito de Uribe que de fogoso no tiene nada, pero sí mucho de berrinche marrullero, quiere seguir engañando al pueblo de que es el providente que necesita colombia, y no falta el bobo y el desgualetao que le sigue la corriente con veladora y todo, por que aquí para bobos no nos sigue nadie, ese es el principal terrorista quejunto con las farc y sus secuaces quieren mantener supuestas polítiquerías terroristas para tomarsen otra vez el fisco nacional y repartirsen las tierras que no pudieron obtener en ocho años de corruptule tapada camuflada de las que hoy sufrimos las consecuencias.
Opinión por:

AliFerzat

Dom, 08/26/2012 - 20:46
Uribe entiende que el fin de la guerra, sera su propio fin. Por ello, se opone a las conversaciones con la guerrilla.
Opinión por:

Ben Adams

Dom, 08/26/2012 - 20:20
Uribe es como el perro que le ladra a los carros que pasan por una calle....cuando lo alcanza deja de ladrar y no sabe que hacer.....Es de hecho una obsesión irracional ....en ambos casos.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 08/26/2012 - 21:20
El uno late rabioso, pero el otro late echado y cambia de pelaje cuantas veces sea necesario. Por eso le ganó la mano.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 08/26/2012 - 19:09
Si Uribe "jugó con astucia sus cartas electorales y militares", la pregunta sería quién fue el que ·jugó con más astucia y "morronguería" sus cartas" en la Corte Constitucional.
Opinión por:

cuchuflo

Dom, 08/26/2012 - 14:03
La falta de oficio de algunos economistas se evidencia en este artículo: pretender darle estatus científico al sentido común y a lo que todo el mundo sabe y conoce. Esta actitud limita el avance científico y de esto está plagada la academia anglosajona desde la postguerra. Qué lástima que prestigiosos doctores de escuelas anglosajonas se dediquen a esta especulación pragmática, soslayando las verdaderas preguntas que la academia no asume investigar.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 08/26/2012 - 19:23
Cuchuflo, otro comentario de esos y lo becan en la Tadeo.
Opinión por:

lortizm

Dom, 08/26/2012 - 18:00
Ilumínenos y diga cuales son las "verdaderas preguntas", porque nosotros no sabemos.
Opinión por:

ivan varios

Dom, 08/26/2012 - 13:59
Sin la far , no hay guerra, sin guerra , no habrá mas narco-uribe.
Opinión por:

ALEJAROT

Dom, 08/26/2012 - 13:57
Cogieron a Santoyo, y todo el mundo empezo a voltearse, eso no le quita merito a su buena columna.
Opinión por:

Pepe Godoy

Dom, 08/26/2012 - 13:33
Una columna imprescindible. Gracias. PeGo
Opinión por:

suesse

Dom, 08/26/2012 - 13:29
Otra cosa: el link, al parecer, no funciona....casualidad? Donde mas se podrá consultar? Gracias!
Opinión por:

MARSUPILAMI

Dom, 08/26/2012 - 23:56
Se le fue una "P" de mas al columnista termina asi . . . /w18313
Opinión por:

suesse

Dom, 08/26/2012 - 13:30
Después de buscar, encontré el link que si funciona: http://www.nber.org/papers/w18313.pdf?new_window=1
Opinión por:

suesse

Dom, 08/26/2012 - 13:25
Estoy leyendo bien? Un Montenegro dandole publicidad a un documento de este estilo? Guau!! Aun podemos sorprendernos en este feudo!!! Lo cual indica que ahora, el conflicto con el otrora "mejor presidente de la Historia", ya es frontal....y va para largo....que bien!!
Opinión por:

Tetricaloctus

Dom, 08/26/2012 - 12:43
Si no se le revuelve tantica coca, el conflicto colombiano no es comprensible. Y los políticos, tampoco.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio